Títulos y cargos del Imperio bizantino

El Imperio bizantino contaba con un desarrollado y complejo sistema de burocracia y aristocracia. Muchos de los cargos y títulos eran meramente honoríficos, pues teóricamente el único gobernante era el emperador. Durante los más de 1.000 años de existencia del Imperio, se utilizaron y dejaron de usar numerosos títulos, según ganaban o perdían prestigio. Al principio los títulos usados en el Imperio eran prácticamente los mismos que en el Bajo Imperio romano, pues Bizancio mantuvo la continuidad romana. En la época de Heraclio, en el siglo VII, muchos de los títulos romanos estaban ya anticuados; en tiempos de Alejo I Comneno, muchos de los cargos eran nuevos o habían cambiado radicalmente de sentido y función, pero se mantuvieron casi sin cambios desde el reinado de Alejo hasta la caída de Constantinopla en 1453.

Títulos imperiales

  • Basileus – término griego para "rey," en sustitución del término arcaico anax, cambio que se produjo durante la Edad Oscura griega.
En principio hacía referencia a cualquier rey del mundo greco-parlante del Imperio romano, como Herodes en Judea. También se usaba para referirse al emperador ( sah) de Persia. Heraclio adoptó este título en sustitución del antiguo título latino de Augusto (Augoustos) en 629, y se convirtió así en el término griego para designar al emperador. Heraclio también utilizó los títulos de autokrator ("autócrata") y kyrios ("señor"). Los bizantinos reservaban el término "basileus" entre los gobernantes cristianos exclusivamente para el emperador en Constantinopla, y se referían en cambio a los reyes europeos occidentales como "rigas", forma helenizada de la palabra latina "rex" (=rey). Los emperadores que deseaban enfatizar la legitimidad de su ascendencia al trono, añadían a sus nombres el título de porphyrogenitos (castellanizado como "porfirogeneta" o "porfirogénito", "nacido en la púrpura"), con el sentido de que habían venido al mundo en la sala de nacimientos del palacio imperial (llamada "Porphyra" porque estaba recubierta de losas de mármol púrpura), eran hijos de un emperador reinante y, por tanto, legítimos. Este epíteto era elegantemente definido por el poeta Claudiano:

Ardua privatos nescit fortuna Penates;
Et regnum cum luce dedit. Cognata potestas
excepit Tyrio venerabile pignus in ostro...

La forma femenina basilissa se usaba para referirse a la emperatriz. Las emperatrices eran denominadas "Eusebestati Augousta" (=La más Pía Augusta), y también se llamaban Kyria (=Señora) o Despoina (forma femenina de "despotes", véase más abajo). Basileopator era un título honorífico reservado para el "padre" de un emperador, aunque un basileopator no tenía por que ser necesariamente el padre del emperador que estuviese entonces en el trono. El primero en usar el título de basileopator fue Zautzes, un noble de época de León VI, y Romano I Lecapeno también uso este título cuando fue regente de Constantino VII. No debe olvidarse que la primogenitura, o incluso la transmisión hereditaria del trono, nunca llegó a estar firme y legalmente establecida en la sucesión imperial bizantina, ya que en principio el emperador romano era elegido por el Senado, el pueblo y el ejército. Este hecho se asentaba firmemente en la tradición "republicana" romana, según la cual se rechazaba cualquier forma de herencia del poder y el título imperial consistía teóricamente en la coincidencia de varios cargos de la República en una misma persona. Muchos emperadores, deseosos de salvaguardar el derecho al trono para sus primogénitos, los coronaban como coemperadores cuando aún eran niños, asegurándose así que tras su muerte el trono imperial no quedaría vacante ni un instante. En tales casos, no se planteaba el caso de una elección imperial. En otros casos, el nuevo emperador ascendía al trono por ejemplo tras casarse con la viuda del emperador anterior o incluso tras obligar al emperador anterior a abdicar y retirarse a un monasterio como monje. Algunos emperadores también fueron depuestos por incapacidad manifiesta, por ejemplo tras un grave derrota militar, y otros fueron asesinados. Todo esto explica por qué un basileopator (es decir, el padre del emperador o su padre político) no había sido emperador él mismo.
  • Autocrator – "Emperador", este título fue en un principio equivalente a Imperator, y estaba reservado a los emperadores.
  • Sebastos – "Majestad", este título era la traducción literal griega de la palabra latina Augustus o Augoustos, y estaba también reservado a los emperadores. En tiempos de Alejo I Comneno pasó a ser menos importante tras la creación del título de Protosebastos. Su forma femenina era sebasta.
  • Despotes – El título de "déspota" fue creado por Manuel I Comneno en el siglo XII, como el máximo título después del emperador. Un déspota podía ser el titular de un despotado, como por ejemplo del despotado de Morea, con capital en Mistra. Dicho título sería usado por el heredero del trono bizantino desde 1261. La forma femenina, despoina, se usaba para referirse tanto a una mujer con el cargo de déspota como a la esposa de un déspota.
  • Sebastokrator – "Venerable gobernante," título creado por Alejo I combinando los de autokrator y sebastos. El primer sebastokrator fue el hermano de Alejo, Isaac; en esencia era un título sin contenido, que indicaba simplemente una relación muy cercana con el emperador. Su forma femenina era sebastokratorissa.
  • KaisarCésar, en un principio, como en el Bajo Imperio romano, este título era usado por un coemperador subordinado o por el supuesto heredero. Cuando Alejo I creó el título de sebastokrator, kaisar pasó a ser el tercero en importancia, y sería el cuarto después de que Manuel I crease el título de despotes. La forma femenina era kaisarissa.
  • Panhypersebastos y Protosebastos – fueron creados a partir de sebastos ("majestad"). Alejo I y los emperadores posteriores crearían numerosos títulos por el procedimiento de añadir pan ("todo"), hyper ("superior"), proto ("primero") y otros prefijos a títulos básicos como sebastos.

Despotes, sebastokrator, kaisar, panhypersebastos y protosebastos fueron títulos normalmente reservados a los miembros de la familia imperial y se distinguían por el uso de ropajes determinados y de distintas coronas. Sin embargo, también podían aplicarse a extranjeros: de hecho, el primer despotes fue un extranjero, Bela III de Hungría, dando a entender así que Hungría era un estado tributario de Bizancio. El primer extranjero al que se concedió el título de sebastokrator fue Stefan Nemanja de Serbia en 1191. Kaloyan de Bulgaria también usó este título. Justiniano II concedió el título de kaisar a Tervel, kan de los búlgaros*, en 705; el título luego se convirtió en el término eslavo* zar o czar (pasando así del latín al ruso*). también confirió el título de kaisar a Roger de Flor, jefe de la Gran Compañía Catalana de los almogávares, en 1304. Protosebastos fue concedido a Enrico Dandolo, dux de Venecia, antes de su implicación en la Cuarta Cruzada.

En los últimos siglos del imperio, a los emperadores bizantinos también se les aplicaron los títulos de khronokrator y kosmokrator - literalmente, "gobernante del tiempo" y "gobernante del mundo".

Other Languages