Téotl

La palabra náhuatl Teotl, es la idea central en la religión nahua, por lo que a partir del siglo XVI surgieron las primeras interpretaciones por parte de los cronistas españoles como Francisco Javier Clavijero, Alfredo Chavero, Francisco del Paso y Troncoso, Manuel Orozco y Berra, Diego Durán, Remí Siméon y Bernardino de Sahagún, quienes tradujeron el sentido de la palabra náhuatl “téotl” al lenguaje castellano por medio del concepto teológico de «Dios»[1] , según el gran diccionario náhuatl por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México, con respaldo del INAH, por otro lado, puede ser una fuerza[ cita requerida], un principio[ cita requerida] o una energía[ cita requerida] sacra o divina autogenerada[ cita requerida], única y dinámica, que creó y continuamente genera[ cita requerida], permea y gobierna el universo.[ cita requerida] Se manifiesta de muchas formas, cíclica y regularmente, y en particular como dualidad (véase Ometéotl). Teótl implica las ideas esenciales de devenir, movimiento y cambio.

El término Teotl también se ha traducido como "Dios nuestro Señor" en Náhuatl Clásico.[2]

Concepción de Téotl

Muchas de las características de Teotl se expresaron en la religión popular azteca del siglo XVI y la mitología. Por sí, o como Ometéotl,[ cita requerida] en una de sus manifestaciones, Teotl era considerado el Dios supremo, con hegemonía sobre trece deidades superiores y unas doscientas inferiores.

Téotl era también considerado como un ser eterno e invisible, Creador y sustentador del mundo. Se le aplicaban por sobrenombre Tloque-Nahuaque (Creador de todas las cosas) y también Ipalneomani (ser por quien se vive). No era representado en ninguna imagen.

Miguel León-Portilla y Alfonso Caso sostienen que las clases menos educadas tendían a adherir a los aspectos politeísticos de la visión, mientras que los sacerdores y los tlamatinime (‘conocedores de las cosas’, o sabios) abrazaban su aspecto monista.

De acuerdo a Francisco Javier Clavijero, antiguos mexicanos, especialmente en Anáhuac, usaban la palabra como sinónimo de Dios o la Divinidad (así como en griego se usa Theos), refiriéndose a un "Ser supremo, absoluto e independiente, invisible en cuyos epítetos se le llegaba a llamar Ipatnemoani (que significa "el que vive por sí"), e Itoquenahuaque (que significa "el que todo lo tiene en sí").[3]

Other Languages
English: Teotl
italiano: Teotl
Nederlands: Teotl
română: Teotl