Táin Bó Cúailnge

Táin Bó Cúailnge [ˈt̪ˠa:ɲ bo: kuəlʲəɲɟə] o, en castellano "El robo del toro de Cuailnge" (en inglés Cooley, una península en el condado Louth), es una famosa leyenda del Ciclo de Ulster, que forma parte de la Mitología celta de origen irlandés. En parte, narra cómo por una discusión matrimonial, puede arder un país entero. Existe un género de leyenda irlandesa denominado "Táin", es decir: robo o saqueo de ganado, práctica evidentemente habitual entre los antiguos irlandeses. Algunos ejemplos de relatos de este tipo son el Táin Bó Regamma; el Táin Bó Flidais o el Táin Bó Dartada.

Esta leyenda en particular, es tan famosa en Irlanda que se ha traducido del gaélico en numerosas ocasiones. Se han hecho ediciones académicas y populares de ella, destacando entre las últimas la del poeta Thomas Kinsella de 1969. También se ha editado en varios idiomas, tanto para los lectores académicos como para los interesados en la mitología. La historia carece de encaje histórico definido, principalmente debido a la manera en que se recogió en forma escrita, muchos siglos después de haber sido una leyenda oral. Las principales versiones en que se encuentra, tienen una fuerte influencia cristiana, que sin embargo no consiguió borrar los elementos paganos que están presentes en el relato.

Resumen de la leyenda

Una noche, los reyes del Connacht, Aillil y Maeve, se estaban acostando. Maeve entonces dijo a Aillil que tenía más bienes y rango que él, y que por ello, tenía derecho a ser la reina de la provincia.

A la mañana siguiente, los dos reyes hicieron contar sus pertenencias. Se dio la casualidad de que Aillil y Maeve poseían la misma cantidad de oro, joyas, y ganado, mas Aillil ganaba por poseer un bello y fuerte animal: El Blanco Cornudo. Por ello, Maeve se propuso conseguir un animal más fuerte y bello que éste. Mandó mensajeros a todas partes, y uno de ellos trajo la noticia de que existía un magnífico ejemplar, El Pardo de Cuailnge, en el Ulster, al norte. Maeve, entonces mandó mensajeros a Daré, el propietario pero Daré, le expulsó de su casa indignado por las palabras de sus mensajeros. Y para colmo, Daré puso al Ulster como testigo de su gallardía. Pronto, Maeve hizo pactos con el Meath, el Munster, y el Leinster. La guerra se había declarado. Pero cuando Maeve mandó oteadores, antes de que cruzaran la frontera, Cúchulainn ya había acabado con ellos. Por ello Maeve pactó con Cúchulainn, que desde ese momento, defendería al Ulster durante medio día, y se retiraría a las montañas durante la mitad restante. Pronto, el Ulster cayó, y Maeve encerró al toro en un corral gigantesco. Pero éste, destrozó los muros y fue por toda Irlanda buscando al Blanco Cornudo. Éste hizo lo mismo, y nadie salió de sus casas, hasta que, tras haber dejado Irlanda rota, se mataron el uno al otro en un sangriento combate. Cuando el Blanco Cornudo expiró, el Pardo soltó un bramido tan fuerte que consumió todas sus fuerzas y lo mató a él también.

Other Languages