Supremacía blanca

Cartel de El nacimiento de una nación (1915), filme de principios del siglo XX que muchos consideran una apología del supremacismo racial, en particular el Ku Klux Klan.

La supremacía blanca o supremacismo blanco es una creencia supremacista racista que sostiene que las personas blancas son superiores en muchos aspectos a las personas de otras razas, y que, por lo tanto, las personas blancas deben ser dominantes con las otras razas. La supremacía blanca tiene sus raíces en el racismo científico, y con frecuencia se basa en argumentos pseudocientíficos. Como la mayoría de los movimientos similares, como el neonazismo, los supremacistas blancos típicamente se oponen a los miembros de otras razas, así como a los judíos.

El término también se usa normalmente para describir una ideología política que perpetúa y mantiene el dominio social, político, histórico o institucional de los blancos (como lo demuestran las estructuras sociopolíticas históricas y contemporáneas, como el comercio atlántico de esclavos, las leyes Jim Crow en los Estados Unidos y el apartheid en Sudáfrica).[3]

En el uso académico, particularmente en el uso que se basa en la teoría crítica de la raza, el término "supremacía blanca" también puede referirse a un sistema político o socioeconómico en el que las personas blancas disfrutan de una ventaja estructural (privilegio) sobre otros grupos étnicos, tanto a nivel colectivo como individual.

Historia

La supremacía blanca tiene fundamentos ideológicos que se remontan al racismo científico del siglo XVII, el paradigma predominante de la variación humana que ayudó a configurar las relaciones internacionales y la política racial desde la última parte de la Era de la Ilustración hasta finales del siglo XX (marcada por la descolonización y la abolición del apartheid en Sudáfrica en 1991, seguido de las primeras elecciones multirraciales de ese país en 1994).

Estados Unidos

La supremacía blanca fue dominante en los Estados Unidos tanto antes como después de la Guerra civil estadounidense, y persistió durante décadas después de la Era de la Reconstrucción.[8]

En algunas partes de los Estados Unidos, muchas personas que fueron consideradas no-blancas fueron privadas de sus derechos, se les prohibió el cargo a la oficina del gobierno y se les impidió ocupar la mayoría de los empleos gubernamentales hasta la segunda mitad del siglo XX. El profesor Leland T. Saito de la Universidad del Sur de California escribe: "A lo largo de la historia de los Estados Unidos, la raza ha sido utilizada por los blancos para legitimar y crear diferencias y la exclusión social, económica y política".[10]

La negación de la libertad social y política para las minorías continuó hasta mediados del siglo XX, dando como resultado el movimiento por los derechos civiles.[22]

Algunos académicos sostienen que los resultados de la elección presidencial de los Estados Unidos de 2016 reflejan los desafíos actuales con la supremacía blanca. La psicóloga Janet Helms sugirió que los comportamientos normativos de las instituciones sociales de educación, gobierno y atención médica están organizados en torno al "derecho de nacimiento de...el poder de controlar los recursos de la sociedad y determinar las reglas para [esos recursos]".[24]

Imperio Británico

En 1937, Winston Churchill dijo a la Comisión Real de Palestina: "No admito, por ejemplo, que se haya cometido un gran error a los indios rojos de América o al pueblo negro de Australia. No admito que se haya cometido un error para estas personas por el hecho de que una raza más fuerte, una raza de mayor grado, una raza más sabia del mundo para decirlo de esa manera, ha entrado y tomado su lugar". El historiador británico Richard Toye, autor del libro Imperio de Churchill, dijo que "Churchill pensaba que los blancos eran superiores".[25]

Alemania

El nazismo promovió la idea de un pueblo germánico superior o raza aria en Alemania a principios del siglo XX. Las nociones de supremacía blanca y superioridad racial aria se combinaron en el siglo XIX, con la supremacía blanca manteniendo la creencia de que los blancos eran miembros de una "raza maestra" aria que era superior a otras razas, particularmente a los judíos (que fueron descritos como "Raza semita"), eslavos y gitanos, que asociaban con la "esterilidad cultural". Arthur de Gobineau, un teórico racial y aristócrata francés, culpó de la caída del antiguo régimen en Francia a la degeneración racial causada por la mezcla racial, que argumentó había destruido la "pureza" de la raza nórdica o germánica. Las teorías de Gobineau, que atrajeron a muchos seguidores en Alemania, enfatizaron la existencia de una polaridad irreconciliable entre los pueblos arios o germánicos y la cultura judía.[26]

Como el principal teórico racial del Partido Nazi, Alfred Rosenberg supervisó la construcción de una "escalera" racial humana que justificara las políticas raciales y étnicas de Hitler. Rosenberg promovió la teoría nórdica, que consideraba a los nórdicos como la "raza maestra", superior a todos los demás, incluidos otros arios (indoeuropeos). Rosenberg obtuvo el término racial Untermensch del título del libro del miembro del Ku Klux Klan Lothrop Stoddard de 1922, La revuelta contra la civilización: La amenaza del hombre subhumano (The Revolt Against Civilization: The Menace of the Under-man en inglés).[30]

Los elogios alemanes por el racismo institucional de Estados Unidos, encontrado anteriormente en Mein Kampf de Hitler, fueron continuos a principios de la década de 1930, y los abogados nazis defendieron el uso de modelos estadounidenses.[33]

Según el informe anual de 2012 del servicio de inteligencia interior de Alemania, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, en ese momento había 26,000 extremistas de derecha viviendo en Alemania, incluyendo 6000 neonazis.[34]

Sudáfrica

Varias naciones del sur de África experimentaron una fuerte tensión racial y conflicto durante la descolonización global, en particular cuando los africanos blancos de ascendencia europea lucharon para proteger su estatus social y político preferencial. La segregación racial en Sudáfrica comenzó en tiempos coloniales bajo el Imperio holandés, y continuó cuando los británicos tomaron el Cabo de Buena Esperanza en 1795. El Partido Nacional, dominado por los afrikaner, introdujo el apartheid como una política estructurada oficialmente después de la elección general de 1948. La legislación del apartheid dividió a los habitantes en cuatro grupos raciales: "negro", "blanco", "de color" e "indio", con el color dividido en varias subclasificaciones.[38]

Rhodesia

En Rodesia, un gobierno predominantemente blanco emitió su propia declaración unilateral de independencia del Reino Unido durante un intento fallido de evitar el gobierno de la mayoría inmediata.[40]

Rusia

Las organizaciones neonazis que abrazan la ideología de la supremacía blanca están presentes en muchos países del mundo. En 2007, se afirmó que los neonazis rusos representaban "la mitad del total mundial".[42]

Ucrania

"Los hombres blancos se levantaron por mero instinto de conservación... hasta que, finalmente, vino a la existencia un gran Ku Klux Klan, un genuino imperio del Sur, para proteger la tierra sureña" — Palabras del presidente Woodrow Wilson citadas en El nacimiento de una nación.

En junio de 2015, el representante demócrata John Conyers y su colega republicano Ted Yoho ofrecieron enmiendas bipartidistas para bloquear el entrenamiento militar de los Estados Unidos en el Batallón Azov de Ucrania, denominado "milicia paramilitar neonazi" por Conyers y Yoho.[46]

Other Languages
العربية: سيادة البيض
Esperanto: Blanka supereco
Bahasa Indonesia: Supremasi kulit putih
italiano: Potere bianco
Bahasa Melayu: Ketuanan Putih
português: Supremacia branca
srpskohrvatski / српскохрватски: Superiornost bijele rase
Simple English: White supremacy
svenska: Vit makt
українська: Перевага білих