Super Mario Galaxy

Super Mario Galaxy (スーパーマリオギャラクシー Sūpā Mario Gyarakushī ?), también conocido como Mario Galaxy y SMG, es un videojuego de plataformas en 3D desarrollado por Nintendo EAD Tokio, dirigido por Yoshiaki Koizumi, y publicado por Nintendo para su consola Wii. El juego fue lanzado durante el mes de noviembre del año 2007 en Japón, América y Europa.[2]

La trama retoma los elementos clásicos que han distinguido a la serie —es decir, en la que los protagonistas intentan salvar a la princesa del malvado Bowser a través de diversos mundos, al mismo tiempo que derrotan a múltiples enemigos que complican la travesía, además de adquirir diversos objetos útiles a lo largo de su aventura, para alcanzar así el objetivo principal—; sin embargo, en esta entrega, el argumento se centra en la búsqueda galáctica que Mario y su hermano Luigi deben emprender para conseguir unos objetos llamados «Power Stars» (traducido como «Superestrellas») los cuales tienen la capacidad de otorgar energía a un artefacto inmenso llamado Planetarium del cometa, que funciona como una nave espacial, y cuyo propósito radica en poder llegar hasta el lugar donde se encuentra Bowser, ya que éste tiene cautiva a la Princesa Peach.[3]

Los distintos niveles que integran el juego se conocen como «galaxias»;[6]

Super Mario Galaxy fue mostrado por primera vez en el evento E3 de 2006, con un sistema básico de gráficos que generaba la representativa física producida por el juego, y que además fue provisto anteriormente en una demostración.[14]

El 2 de junio de 2009, en el respectivo E3, se anunció la segunda parte del juego, Super Mario Galaxy 2, el cual salió a la venta a partir de mayo de 2010.[17]

Argumento

El «Festival de las Estrellas» se celebra en el Reino Champiñón cada cien años para conmemorar el paso de un cometa gigantesco. Con motivo de esta festividad, Mario ha sido invitado al castillo por la Princesa Peach, pero cuando llega el día de dicho evento aparece Bowser, quien, descendiendo del cielo, viene acompañado de varios barcos voladores con los que pretende invadir el lugar y secuestrar a la princesa. Con una de sus gigantescas máquinas, semejante a un platillo volador, arranca el castillo del suelo, marchándose así junto con Peach al espacio. Cuando Mario intenta detenerlo, el esbirro de Bowser, Kamek, usa su varita mágica para deshacerse del fontanero, enviándolo a través del cosmos.

Los distintos niveles que conforman al juego reciben el nombre de «galaxias».[18]

Mario despierta en un pequeño planeta, donde conoce a una extraña mujer, llamada Rosalina (Estela en la versión española), quien junto a sus pequeñas estrellas llamadas «Destellos» («Lumas» en inglés) vigila el Universo, utilizando el Planetarium del Cometa, que es una nave que viaja a través del espacio; sin embargo, la fuente que otorga la potencia necesaria para realizar los viajes, es decir, las «Power Stars» («Cosmoestrellas» en Hispanoamérica, «Superestrellas» en España), han sido robadas por Bowser, dejándolos temporalmente inmóviles.

«Una vez cada 100 años un cometa sobrevuela el Reino Champiñón, dejando caer polvo de estrellas a su paso [...]»[19]

Dotado con la capacidad de viajar en el espacio, Mario se embarca en una aventura intergaláctica a través del vasto universo para recuperar el poder que otorgan las «Power Stars» y así restaurar la capacidad real que posee el Planetarium. En el camino, se encuentra frecuentemente con su hermano menor, Luigi, y un pequeño grupo de Toads conocido como «La Brigada Toad» («The Toad Brigade» en inglés), cuyos miembros lograron huir de Bowser cuando éste raptó el castillo, siéndoles de gran ayuda a Mario y a Luigi en el transcurso del juego para buscar las «Power Stars», una vez que van siendo rescatados.[20] Conforme se van colectando las «Power Stars», el Planetarium empieza a recobrar su energía, hasta llegar a un nivel suficiente como para poder transformarse en un cometa, y viajar hasta el Centro del Universo, donde se encuentran Bowser y sus secuaces, con la princesa cautiva. Cuando Mario se enfrenta a Bowser, éste revela que su plan consiste en gobernar al Universo, al lado de la princesa, como su reina. Para ello, construiría un nuevo sol, por medio del poder otorgado por otra clase de estrellas, las «Grand Stars» («Maxiestrellas»).

Mario logra ingeniar una manera para derrotar a Bowser y liberar a Peach, sin embargo, en el acto, el sol que Bowser creó colapsa sobre sí mismo, convirtiéndose en un agujero negro supermasivo, el cual comienza a engullir dentro de él tanto a las galaxias cercanas, como al Planetarium, el castillo de Peach y las naves de Bowser. Rosetta y todos sus «Destellos» se unen para salvar el Universo, saltando de esta forma dentro del agujero negro para destruirlo, aunque acaban sacrificándose ellos mismos en el proceso. Las galaxias succionadas por el agujero negro colapsan dentro de él, en una singularidad que termina explotando en una Supernova. Instantes después, Rosetta se le aparece a Mario, en forma de giganta, afirmándole que las estrellas nunca mueren, sino que renacen más tarde en otras estrellas nuevas. De pronto, Mario despierta en un Reino Champiñón restaurado, al lado de unos inconscientes Peach y Bowser, encontrándose rodeado de una celebración realizada en honor del surgimiento de la Nueva Galaxia que ha emergido de entre los cielos.[3]

Other Languages