Suerte

Herradura clavada en una puerta con la intención de atraer la buena suerte.
El trébol de cuatro hojas es uno de los símbolos más conocidos de la buena suerte.

La suerte puede ser definida como el resultado positivo de un suceso poco probable .

Hay por lo menos dos formas a los que se puede referir cuando se utiliza el término, en los que varían desde percibir suerte como una cuestión del azar, hasta atribuir a explicaciones de fe o superstición, como la organización sobrenatural de los sucesos afortunados y desafortunados.

Como falacia

Una aproximación racionalista a la suerte incluye la aplicación de las leyes de la probabilidad y la elusión de creencias acientíficas. El racionalista siente que la creencia en la suerte es el resultado de un razonamiento pobre o pensamiento ilusorio. Para un racionalista, un creyente en la suerte comete la falacia lógica post hoc:

A ocurre (llevo mi camisa de la suerte) y entonces B ocurre (algo bueno)
Por tanto, A causó B

En la visión racionalista del mundo, la probabilidad sólo está afectada por relaciones causales confirmadas. Que un ladrillo caiga sobre una persona que camine bajo él, por tanto, no está en función de la suerte de dicha persona, sino que es el resultado de la colección de ocurrencias comprensibles (o explicables). Estadísticamente, cualquier persona que camine bajo el edificio tenía probabilidades de que le cayese el ladrillo.

Un acercamiento racionalista alternativo a la suerte es contrastarla con el control. La suerte es lo que sucede más allá del control de una persona. Este punto de vista incorpora fenómenos que son acontecimientos accidentales, por ejemplo el lugar de nacimiento de una persona, pero en los que no hay incertidumbre alguna o ésta es irrelevante. Dentro de este marco pueden diferenciarse tres tipos de suerte:

  1. Suerte constitucional, es decir, con factores fuera del control de una persona porque no pueden ser cambiados. El lugar de nacimiento y la constitución genética son ejemplos típicos.
  2. Suerte circunstancial, es decir, con factores que no pueden ser controlados porque se producen aleatoriamente. Los accidentes y epidemias son ejemplos típicos.
  3. Suerte consecuente, es decir, con factores que no pueden controlarse por ser el resultado caprichoso de tus actos. Un ejemplo típico sería arrojar una piedra desde un acantilado. Como golpear a alguien que pase por debajo es consecuencia de numerosos factores fuera de tu control, entonces es cuestión de suerte.

Tanto la falacia del jugador como la falacia inversa del jugador explican algunos problemas de razonamiento de las creencias comunes en la suerte. Ambas implican negar la impredicibilidad de los sucesos aleatorios: «No he lanzado un seis en toda la semana, así que seguro que lanzaré uno esta noche.»

Other Languages
العربية: حظ
беларуская: Шанцаванне
български: Късмет
čeština: Úspěch
Чӑвашла: Ăнăçу
dansk: Held
Zazaki: Şans
Ελληνικά: Τύχη
English: Luck
Esperanto: Bonŝanco
euskara: Zorte
فارسی: شانس
suomi: Onni
français: Chance
עברית: מזל
Kreyòl ayisyen: Siksè
magyar: Szerencse
Հայերեն: Հաջողություն
Ido: Fortuno
italiano: Fortuna
日本語:
한국어: 운수
Latina: Fortuna
lietuvių: Sėkmė
latviešu: Veiksme
Nederlands: Geluk (kans)
norsk bokmål: Flaks
português: Sorte
Runa Simi: Sami
română: Noroc
русский: Удача
sicilianu: Furtuna
Simple English: Luck
slovenčina: Úspech
svenska: Tur
Kiswahili: Bahati
తెలుగు: అదృష్టం
Türkçe: Uğur
українська: Успіх
中文: 運氣
粵語: 彩數