Sueño

El sueño del caballero (1655), cuadro del pintor barroco Antonio de Pereda
Mujer durmiendo, de Gustave Courbet.
Gato durmiendo.
Dos hombres adormecidos en un espacio público.
La National Sleep Foundation,[1] considera adecuados los siguientes números de horas, conforme a edad, para dormir:
Niños pequeños (1-2 años): entre 11 y 14 horas.
Niños en edad preescolar (3-5 años): entre 10 y 13 horas.
Niños en edad escolar (6-13 años): entre 9 y 11 horas.
Adolescentes (14-17 años): unas 10,08 horas.
Adultos más jóvenes (18 a 25 años): entre 7 y 9 horas.
Adultos (26-64 años): entre 7 y 9 horas.
Adultos mayores (de 65 años): entre 7 y 8 horas.

El sueño es un estado fisiológico de autorregulación y reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia —cuando el ser está despierto—, el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos.

El vocablo «sueño» (del latín somnus, que se conserva en los cultismos somnífero, somnoliento y sonámbulo) designa tanto el acto de dormir como el deseo de hacerlo (tener sueño). Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se le ha dormido a uno, cuando se pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad en la misma ( parestesia).

Etapas del sueño

Los niños pequeños deben dormir a intervalos varias veces en el día.

En el adulto, el sueño nocturno de unas ocho horas se organiza en 4-5 ciclos de unos 90-120 minutos, durante los cuales se pasa de la vigilia a la somnolencia (estadio o fase I), de allí al sueño ligero (fase II), de allí al sueño lento o profundo (fase III) y finalmente al sueño MOR (fase IV). Su distribución estándar en un adulto sano es aproximadamente la siguiente: Fase I, el 5 %; Fase II, el 50 %; Fase III, el 20 % y Fase MOR, el 25 %.

Los estados y fases del sueño humano se definen según los patrones característicos que se observan mediante el electroencefalograma (EEG), el electrooculograma (EOG, una medición de los movimientos oculares) y el electromiograma de superficie (EMG, movimiento de los músculos esqueléticos). El registro de estos parámetros electrofisiológicos para definir los estados de sueño y de vigilia se denomina polisomnografía.

Estos perfiles describen dos estados del sueño:

  • Sueño sin movimientos oculares rápidos ( sueño no MOR, o NMOR; NREM en inglés). En el que se pueden diferenciar tres fases:
    • La Fase I del NMOR (fase del sueño ligero) es la transición desde la vigilia al sueño; se reconoce por la desaparición del patrón regular α (alfa, de amplitud de onda alta y regular, de 8 a 13  Hz) y la instauración de la onda θ (theta, de un patrón de amplitud baja y de frecuencia mixta, predominantemente en el intervalo de 2 a 7  Hz), con movimientos oculares lentos "en balancín".
    • La Fase II del NMOR se define por la aparición de complejos K y de husos de sueño superpuestos a una actividad de base similar a la del estado 1. Los complejos K son descargas lentas, negativas (hacia arriba) y de amplitud elevada que se continúan inmediatamente después por una deflexión positiva (hacia abajo). Los husos de sueño son descargas de alta frecuencia de corta duración que presentan una amplitud característica con subidas y bajadas. No hay actividad ocular y el EMG da un resultado similar al estado 1.
    • La Fase III del NMOR (previamente dividida en fases III y IV) es la fase de mayor profundidad en el sueño, y se caracteriza por ser un sueño con 20-50 por ciento de actividad δ (delta, de amplitud elevada, > 75  microV, y de 0,5 a 2  Hz). Los husos del sueño pueden persistir y sigue sin haber actividad ocular. La actividad del EMG permanece en un nivel reducido y de alto voltaje, que comprende al menos el 50 por ciento del registro. La fase III del NMOR se denomina sueño de ondas lentas (SOL), sueño delta o sueño profundo.
  • Sueño de movimientos oculares rápidos ( MOR; REM en inglés), o fase IV del sueño, conocido también como sueño paradójico, sueño desincronizado o sueño D, se caracteriza por un EEG de baja amplitud y de frecuencia mixta similar al de la fase I del NMOR. Se producen brotes de actividad más lenta (3 a 5  Hz) con deflexiones negativas superficiales (" ondas en diente de sierra") que se superponen con frecuencia a este patrón. El EOG da muestras de movimientos oculares rápidos similares a las que se observan cuando la persona permanece despierta y con los ojos abiertos. La actividad del EMG permanece ausente, un reflejo de la atonía muscular completa de la parálisis motora descendente característica de este estado. En esta etapa se presentan las ensoñaciones (fase onírica). Es habitual que se presenten de 4 a 6 periodos de sueño MOR durante la noche.[2]

Necesidades de sueño y edad

Dormir.

Las necesidades de sueño varían según la edad. El niño recién nacido duerme casi todo el día, con una proporción próxima al 50 % del denominado sueño «activo», que es el equivalente del sueño MOR. A lo largo de la lactancia los períodos de vigilia son progresivamente más prolongados y se consolida el sueño de la noche; además, la proporción de sueño MOR desciende al 25-30 %, que se mantendrá durante toda la vida. A la edad de 1-3 años el niño ya sólo duerme una o dos siestas. Entre los 4-5 años y la adolescencia los niños son hipervigilantes, muy pocos duermen siesta pero tienen un sueño nocturno de 9-10 horas bien estructurado en 5 ciclos o más. En los individuos jóvenes reaparece en muchos casos la necesidad fisiológica de una siesta a mitad del día. La necesidad de sueño en un adulto puede oscilar entre 5 y 9 horas.

Asimismo, varía notablemente el horario de sueño entre noctámbulos y madrugadores. En épocas de mucha actividad intelectual o de crecimiento o durante los meses del embarazo, puede aumentar la necesidad de sueño, mientras que el estrés, la ansiedad o el ejercicio físico practicado por la tarde pueden disminuir la cantidad de sueño. Los estudios efectuados en individuos aislados de influencias exteriores han mostrado que la tendencia fisiológica general es a retrasar ligeramente la fase de sueño con respecto al ciclo convencional de 24 horas y a dormir una corta siesta «de mediodía» (Vallejo, 2006, 232). En los ancianos se va fragmentando el sueño nocturno con frecuentes episodios de despertar y se reduce mucho el porcentaje de sueño en fase IV y no tanto el de sueño MOR, que se mantiene más constante a lo largo de la vida. Las personas de edad avanzada tienden a aumentar el tiempo de permanencia en la cama. Muchas de ellas dormitan fácilmente durante el día varias siestas cortas.

El sueño representa una función vital, por ser imprescindible (el ser humano no puede vivir sin dormir), restauradora (el sueño repara el cuerpo cada día), complementaria y fundamental para asegurar la vigilia (se duerme para poder sentirse despierto al día siguiente), fisiológicamente necesario.

Durante el sueño profundo (Fase IV), se produce la restauración física y durante el sueño MOR la restauración de la función cognitiva (proceso de aprendizaje, memoria y concentración).

Other Languages
العربية: نوم
مصرى: نوم
azərbaycanca: Yuxu
Bikol Central: Torog
беларуская: Сон
беларуская (тарашкевіца)‎: Сон
български: Сън
Bahasa Banjar: Guring
বাংলা: ঘুম
bosanski: Spavanje
català: Son
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Káung-mìng
کوردیی ناوەندی: خەو
čeština: Spánek
Cymraeg: Cwsg
dansk: Søvn
Deutsch: Schlaf
Ελληνικά: Ύπνος
English: Sleep
Esperanto: Dormo
eesti: Uni
euskara: Lo
فارسی: خواب
suomi: Nukkuminen
français: Sommeil
Frysk: Sliep
Gaeilge: Codladh
贛語: 睏覺
Gàidhlig: Cadal
galego: Sono
עברית: שינה
हिन्दी: निद्रा
hrvatski: Spavanje
Kreyòl ayisyen: Somèy
magyar: Alvás
Հայերեն: Քուն
Bahasa Indonesia: Tidur
íslenska: Svefn
italiano: Sonno
日本語: 睡眠
Patois: Sliip
ქართული: ძილი
қазақша: Ұйқы
ಕನ್ನಡ: ನಿದ್ರೆ
한국어:
Кыргызча: Уйку
Latina: Somnus
lietuvių: Miegas
latviešu: Miegs
олык марий: Малымаш
македонски: Спиење
മലയാളം: ഉറക്കം
मराठी: झोप
Bahasa Melayu: Tidur
မြန်မာဘာသာ: အိပ်စက်ခြင်း
नेपाल भाषा: न्ह्यः
Nederlands: Slaap (rust)
norsk nynorsk: Søvn
norsk bokmål: Søvn
Livvinkarjala: Maguamine
polski: Sen
português: Sono
Runa Simi: Puñuy
română: Somn
русский: Сон
sicilianu: Sonnu
Scots: Sleep
srpskohrvatski / српскохрватски: Spavanje
සිංහල: නින්ද
Simple English: Sleep
slovenčina: Spánok
slovenščina: Spanje
chiShona: Kukotsira
Soomaaliga: Hurdo
shqip: Gjumi
српски / srpski: Spavanje
Basa Sunda: Saré
svenska: Sömn
தமிழ்: தூக்கம்
తెలుగు: నిద్ర
тоҷикӣ: Хоб
Tagalog: Tulog
Türkçe: Uyku
українська: Сон
اردو: نیند
oʻzbekcha/ўзбекча: Uyqu
Tiếng Việt: Ngủ
walon: Soumey
Winaray: Katurog
ייִדיש: שלאף
中文: 睡眠
Bân-lâm-gú: Khùn
粵語: 睏覺