Sucesión al trono de Rusia

Árbol genealógico de los Románov desde Catalina la Grande y Pedro III.

Con la muerte del último zar, Nicolás II, y su familia, se abre un polémico pleito familiar de sucesión dinástica, aún sin zanjar entre los Románov.

La jefatura de la dinastía correspondería naturalmente al varón de más edad de la rama primogénita, la del Gran duque Vladímir Aleksándrovich de Rusia (hijo del zar Alejandro II). Sin embargo, varias dificultades la ponen en duda discutiéndola entre dicha rama y la del Gran Duque Nicolás, hijo del zar Nicolás I).

La ley de sucesión

La ley de sucesión imperial de la Casa de Románov fue establecida por el zar Pablo I en 1797 y se basa en la Ley Sálica. Fue ratificada, respectivamente, en 1886 por el zar Alejandro III y en 1906 y en 1911 por el zar Nicolás II. De conformidad con esta ley, la sucesión a la jefatura de la Casa Imperial es por primogenitura masculina, pasando a la línea femenina sólo ante la extinción de la línea masculina.

Los títulos de la familia imperial se rigen por la misma ley y fueron revisados por última vez en 1886, según la cual los hijos y nietos de la línea masculina de un zar reciben el título de Gran Duque o Gran Duquesa de Rusia y el tratamiento de Alteza Imperial. Todos los demás descendientes reciben el título de Príncipe o Princesa de Rusia y el tratamiento de Alteza Serenísima.

El último Gran Duque de Rusia fue Andrés Vladímirovich, que murió en París en 1959 y la última Gran Duquesa de Rusia fue Olga Aleksándrovna, la hermana menor del último zar, Nicolás II, que murió en Canadá en 1960.

La Familia Imperial en el castillo de Osborne (4 de agosto de 1909).