Sucesión al trono británico

La sucesión al trono británico ha seguido generalmente las reglas de la primogenitura con preferencia del varón sobre la mujer. En otras palabras, los hijos masculinos de un individuo se prefieren sobre sus hijas, y se prefiere a uno de más edad frente al más joven del mismo sexo, con los hijos representando a sus padres premuertos.

La sucesión

La sucesión en el Reino Unido se regula actualmente por el Acta de Unión (1800), que restablece las previsiones del Acta de Establecimiento de 1701 y la Declaración de derechos ( Bill of Rights, 1689). Las reglas de la primogenitura se aplican, pero los que no sean descendientes legítimos de Sofía, Electora de Hanóver, aquellos que hayan sido alguna vez católicos, o que se hayan casado con católicos, resultan eliminados en la línea de sucesión a la Corona.

Los primeros cuatro individuos (de 21 años de edad o mayores) en la línea de sucesión, así como el consorte del soberano, pueden ser nombrados Consejeros de Estado. Los consejeros de estado son individuos que desempeñan algunos de los deberes del soberano mientras él o ella se encuentran fuera de la nación o temporalmente incapacitados. Fuera de ello, los individuos en la línea de sucesión no necesitan tener unos deberes legales u oficiales específicos (aunque los miembros de la Familia Real Británica a menudo los tienen).

Bajo las circunstancias por las que la monarquía es compartida por los 16 países de la Mancomunidad de Naciones, la línea británica de sucesión está separada de, pero es simétrica a, las líneas de sucesión en los otros 15 países, a menos que la constitución del reino específicamente se remita a las reglas de sucesión al Reino Unido.

Other Languages