Sublevación del Huáscar en 1877

En mayo de 1877, el buque peruano BAP Huáscar se sublevó a favor de Nicolás de Piérola, que anteriormente había intentado dos levantamientos armados sin éxito. Tampoco tuvo éxito en esta sublevación, pero gracias a ella se volvió muy popular ante todo el país por su enfrentamiento a la escuadra británica del Pacífico.

En esa época gobernaba el Perú el general Mariano Ignacio Prado, que el año anterior había derrotado en las elecciones al contraalmirante Lizardo Montero, este último apoyado por el Partido Civil. El congreso, dominado por los civilistas, era de franca oposición a Prado. El Perú atravesaba por una larga y terrible crisis económica. En 8 meses de gobierno no se había resuelto el problema bancario ni el de contrato de guano, así como el de tener impagos a empleados públicos y jubilados, efectuar un contrato inconveniente con Henry Meiggs y otras resoluciones muy discutibles.


Se rebela el Huáscar

Nicolás de Piérola se hizo muy popular en todo el Perú después de su tercer intento por llegar al poder.

En la noche del domingo 6 de mayo de 1877, apenas 6 meses luego que la última revuelta de Piérola fuera derrotada en Yacango, un grupo de partidarios de Piérola, bajo órdenes del Capitán de Navio retirado Luís Germán Astete,[2] se reunieron en el pontón-escuela BAP Apurímac y de acuerdo con el oficial de guardia Bernabé Carrasco, abordaron el BAP Huáscar, anclado en el Callao para rebelarse. El mando lo tomaron Germán Astete y el capitán de corbeta Manuel María Carrasco. Muchos tripulantes del Huáscar, al darse cuenta que era una intentona revolucionaria, dejaron el buque. En ese momento, ningún buque de la marina podía dar caza al BAP Huáscar porque estaban en mal estado. Semanas antes, al Huáscar se le habían cambiado las calderas y estaba en capacidad de dar su máxima velocidad.

En esta sublevación, hubo una negligencia del capitán de navío Federico Alzamora, comandante del Huáscar, pues él, al igual que los jefes de otros buques, bajaron a tierra cuando estaban en servicio.[3]

El Huáscar, al mando del capitán de corbeta Manuel María Carrasco, se alejó a vela porque los maquinistas ingleses se negaron a entrar en rebelión. Recaló en las Islas de Chincha en donde tomó provisiones de un barco cargador de guano.

Other Languages