Sublevación de Villarejo de Salvanés

La sublevación de Villarejo de Salvanés o pronuncimiento de Villarejo de Salvanés fue un pronunciamiento encabezado por el general progresista Juan Prim que se produjo el 3 de enero de 1866, con su epicentro situado en la localidad madrileña de Villarejo de Salvanés, y cuyo objetivo era obligar a la reina Isabel II de España a que nombrara un gobierno del Partido Progresista presidido por Prim. Aunque se discute si la intención de los sublevados era en realidad derribar a la propia monarquía que se había convertido, a su juicio, en un obstáculo para el progreso de España,[1]

Antecedentes

Tras los trágicos sucesos de la Noche de San Daniel que condujeron a la destitución por la reina del general Narváez, el general Leopoldo O'Donnell formó un gobierno de la Unión Liberal que ofreció al general Prim un amplio grupo parlamentario para los progresistas en las futuras elecciones si conseguía que abandonaran el retraimiento, pero en la junta general del partido que se celebró en noviembre de 1865 su propuesta de participación en las elecciones volvió a salir derrotada pues sólo consiguió 12 votos de los 83 emitidos.[2]

Al no conseguir que su partido apoyara la vuelta a las instituciones, el general Prim optó por la vía del pronunciamiento para que la reina lo nombrara presidente del gobierno, emulando la experiencia de la Vicalvarada de 1854. Así el 3 de enero de 1866 Prim se pronunció, sin conocimiento del Comité central del Partido Progresista, en la localidad madrileña de Villarejo de Salvanés -Jorge Vilches sugiere que fue el propio O'Donnell quien le aconsejó que siguiera esta vía para formar un gobierno con dos militares, como el que siguió al triunfo de la Vicalvarada-.[4] Así a diferencia de otras ocasiones no hubo preparativos para la sublevación en los barrios de Madrid.

Other Languages