Sublevación de Loja

Vista parcial de Loja, Granada.

La sublevación de Loja, sublevación campesina de Loja, también llamada la Revolución del pan y el queso, tuvo lugar el 28 de junio de 1861 durante el reinado de Isabel II de España cuando un numeroso grupo de jornaleros, encabezados por el veterinario Rafael Pérez del Álamo y al grito de "¡Viva la República y muera la Reina!" asaltaron el cuartel de la Guardia Civil de Iznájar como consecuencia de las pésimas condiciones de trabajo y ante la frustración por no poder acceder a los beneficios de la desamortización. El levantamiento tuvo su epicentro en Loja y se extendió a otros pueblos cercanos como Iznájar o Archidona.

Orígenes del levantamiento

El levantamiento de Loja se encuadra dentro de las luchas sociales desarrolladas por el campesinado andaluz durante el reinado de Isabel II, teniendo antecedentes en los sucesos de El Arahal de 1857. Al parecer el movimiento fue gestado por una sociedad secreta de carácter liberal y republicano, con fuerte influencia del Partido Demócrata y seguido masivamente por el campesinado ante la carestía de vida y la fuerte desigualdad social presente en el campo andaluz.

Parece ser que el levantamiento fue adelantado por los rebeldes ante el motín de Mollina del 24 de junio, que provocó el riesgo de que el plan fuera descubiero por las autoridades. La eliminación de los mayorazgos, el régimen señorial y la limitación de acceso a los bienes comunales provocó un empobrecimiento acentuado de los trabajadores del campo. En 1857 se produjeron los primeros movimientos campesinos de protesta, rápidamente sofocados por las fuerzas de seguridad.

Other Languages