Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back

Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back (conocida en español como Star Wars: Episodio V - El Imperio contraataca o La guerra de las galaxias: Episodio V - El Imperio contraataca) es una película del género space opera dirigida por Irvin Kershner y estrenada por primera vez en Estados Unidos el 21 de mayo de 1980. El guión, basado en una historia de George Lucas, fue escrito por Lawrence Kasdan y Leigh Brackett. Aunque en términos cronológicos internos sea la quinta película de la saga Star Wars, en realidad fue la segunda película de la saga en ser estrenada.

La ficción de la película se sitúa tres años después de la destrucción de la estación espacial de combate conocida como la Estrella de la muerte, destrucción acaecida al final del episodio anterior, Una Nueva Esperanza, estrenada en el año 1977. En El Imperio contraataca Luke Skywalker, Han Solo, Leia Organa y el resto de la Alianza Rebelde son perseguidos por Darth Vader y las fuerzas de élite del Imperio Galáctico. En este episodio se desarrolla la historia de amor entre Han y Leia y Luke aprende más sobre los caminos de la Fuerza de la mano del maestro Yoda. Con Han y Leia capturados por el Imperio, Luke luchará contra Darth Vader en una confrontación sin igual, pero Vader esconde una terrible revelación.

Tras una difícil producción, Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back fue estrenada el 21 de mayo de 1980 y fue un éxito de crítica, siendo muy a menudo calificada como la mejor película de la saga.[1]

La película fue remasterizada y reeditada con cambios y alteraciones en imagen y sonido en 1997, 2004 y 2011. En 2008 la revista Empire la ubicó en el tercer puesto de su lista de las 500 Mejores Películas de Todos los Tiempos.[5]

Argumento

Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana [...] Son tiempos adversos para la Rebelión. A pesar de que la Estrella de la Muerte había sido destruida, las tropas imperiales han conseguido expulsar a los rebeldes de sus bases secretas y ahora los persiguen por toda la Galaxia. Perseguidos por la temible Flota Imperial, un grupo de guerreros de la libertad guiados por Luke Skywalker, consigue establecer una nueva base secreta en el remoto mundo helado de Hoth. Entretanto, el señor oscuro, Lord Darth Vader, obsesionado con la idea de encontrar al joven Skywalker, envía millones de sondas remotas para los puntos más alejados del espacio...

Texto introductorio de Star Wars The Empire Strikes Back[6]

Tres años después de que la Rebelión destruyera la Estrella de la Muerte, el Imperio Galáctico comienza su contraofensiva desmantelando varias bases rebeldes a lo largo y ancho de la galaxia obligando a los Rebeldes a huir a los rincones más alejados del espacio para poder reorganizarse. En este punto, la Alianza Rebelde ha establecido una nueva base secreta en el remoto planeta helado de Hoth. Darth Vader, obsesionado por encontrar a Luke Skywalker, ha enviado miles de sondas espaciales por toda la galaxia. Una de ellas llega hasta Hoth y es vista por Luke, quien cree que se trata de un meteorito, y se dirige a inspeccionar el lugar en el que ha caído, cuando es atacado por un wampa. Mientras tanto, el ex-contrabandista Han Solo, extrañado por la tardanza de su amigo, decide ir a buscarlo. Luke logra escapar de ser devorado por el wampa haciendo uso de la Fuerza para alcanzar su sable lasér y cortarle un brazo a la bestia, pero en su huida cae agotado en el inmenso desierto de hielo y tiene una visión de Obi-Wan Kenobi, quien le indica que debe ir al planeta Dagobah para finalizar su entrenamiento jedi con el maestro Yoda. Han encuentra a Luke y construye un refugio para pasar la noche. Al día siguiente son encontrados por sus compañeros del Escuadrón Pícaro y, de retorno a la base rebelde, Luke se recupera de sus heridas en un tanque de bacta.

Los rebeldes localizan una sonda imperial en las inmediaciones de la base y su destrucción, por parte de Han y Chewbacca, alerta al Imperio. Darth Vader comienza a desplegar el ataque contra las tropas rebeldes, pero el Almirante Ozzel, quien comanda la gigantesca nave insignia de Vader, el Ejecutor, se apresura en sacar a la armada del hiperespacio y alerta a las tropas rebeldes de su presencia lo que le cuesta la vida a manos de Vader quien lo estrangula por medio de la Fuerza. Vader asciende al capitán Firmus Piett para que reemplace al desafortunado Ozzel, cargo que Piett se ve obligado a aceptar.

Una vez en Hoth y con las tropas rebeldes alertadas, se produce la batalla. El Imperio ha sopesado un ataque aéreo pero finalmente se decanta por un ataque en tierra con los caminantes imperiales AT-AT aunque la rebelión se defiende con sus guarniciones de Snowspeeder y sus armas, no consiguen derrotar al Imperio. Luke Skywalker, pilotaba uno de ellos, y tuvo la idea de enlazar las piernas de los caminadores con los arpones de varios Snowspeeder, pero finalmente es alcanzado por una descarga láser y cae, aunque finalmente con un explosivo se introduce dentro de un caminante imperial y lo destruye. La idea de Luke sin embargo es usada por su compañero Wedge Antilles quien ata las extremidades de uno de los vehículos con un arpón, derribándolo y exponiendo su zona débil a los disparos de los speeders.

La defensa finalmente fracasa aunque gracias al cañón de iones algunas naves imperiales han sido destruidas, facilitando la huida de los rebeldes. En ese momento la flota rebelde fija curso hacia el punto de encuentro, menos Luke Skywalker que viaja a Dagobah y el Halcón Milenario, cuyo hiperpropulsor queda dañado por el ataque imperial. La nave, ocupada por la princesa Leia Organa, Han Solo, Chewbacca y el droide C-3PO se interna en un campo de asteroides. Allí, logran evadir al Imperio adentrándose en el cráter de un asteroide particularmente grande. Allí se ocupan de intentar reparar el hiperpropulsor. Mientras están dentro, Han y Leia comparten un momento íntimo y ambos se besan por primera vez, aunque son interrumpidos por C-3PO.

Mientras, a bordo del Ejecutor, el Emperador Palpatine contacta con Darth Vader con el propósito de destruir al hijo de Anakin Skywalker, citándolo como una seria amenaza para el Imperio, pero Vader, conocedor de su procedencia decide convencer al Emperador de que sería mejor tenerlo de su lado, convirtiéndolo al lado oscuro, y que de lo contrario morirá.

Mientras, en el cráter del asteroide, un ataque de mynocks altera a los pasajeros del Halcón Milenario. Han Solo dispara una descarga con su blaster y el asteroide empieza a moverse. Finalmente se da cuenta de que no están en una cueva, sino que el túnel resulta ser el interior de un Exogorth, un gusano espacial gigante. Esto obliga al Halcón a salir del asteroide y enfrentarse a la flota imperial. Mientras tanto, para disgusto del Almirante Piett, Darth Vader convoca a seis cazarrecompensas, entre ellos el célebre Boba Fett, a bordo del Ejecutor y promete una gran recompensa a quien localice al Halcón Milenario y a sus tripulantes vivos.

En una gran maniobra de Han, logran esconderse justo detrás de la torre de vigilancia del destructor estelar Vengador. El capitán de la misma, Lorth Needa, se disculpa personalmente con Darth Vader por haber perdido a los rebeldes, este acepta la disculpa después de asesinarlo. La tripulación, aún con el Halcón acoplado al Vengador, decide partir hacia Bespin, pasando desapercibidos al radar del destructor estelar entre sus desperdicios, pero Fett logra percatarse y los sigue para localizar su trayectoria. Una vez en Bespin, se reúnen con Lando Calrissian, viejo amigo de Han (e irónicamente anterior dueño del Halcón), para reparar el propulsor, allí son recibidos con grandes lujos, a excepción de C-3PO, quien es misteriosamente destruido poco después de llegar, y sus piezas son recuperadas por Chewbacca.

En paralelo a las peripecias de Han y compañía, Luke, acompañado por R2-D2, llega a Dagobah aterrizando de emergencia su Ala-X en un pantano. Establece un campamento, pero es sorprendido por una pequeña y molesta criatura verde que le promete guiarlo hasta la casa de Yoda. Luke le sigue y descubre que, para su sorpresa, él era Yoda. Yoda es reacio a entrenar a Luke en el conocimiento de la Fuerza, pero la voz de Obi-Wan intercede, alegando que él también era un joven con la cabeza distraída cuando fue entrenado, a lo que Yoda no puede negarse y comienza a instruir a Luke en el dominio de la Fuerza.

Yoda le da a Luke grandes lecciones de sabiduría, como que el tamaño no importa (cabe destacar que Yoda mide 0,56 m), el origen y la omnipresencia de la Fuerza y la diferencia entre el lado luminoso y el oscuro. Durante el entrenamiento, Yoda insta a Luke a entrar en una cueva dominada por el lado oscuro, en donde Luke se enfrenta a Vader en una visión, y para su confusión, ve su propio rostro bajo la máscara de Vader. Yoda le enseña a su joven aprendiz cómo poder levitar a través de la Fuerza, la nave Ala-X atascada en el pantano, cosa que Luke no logró debido a su incredulidad. Durante una meditación, Luke logra ver el futuro: Leia y Han sufriendo en una ciudad en las nubes. Habiendo visto eso, Luke decide ir a rescatarlos, ignorando las advertencias de Yoda y de Obi-Wan (quien vuelve al mundo en forma de espíritu). Obi-Wan se lamenta, diciendo que Luke era su última esperanza, pero Yoda responde que existe otra.

El Imperio, alertado por Boba Fett, había llegado a Bespin poco antes que la tripulación del Halcón. Han, Leia y Chewbacca pronto descubren que Lando había hecho un trato para mantener al Imperio alejado a cambio de que entregase a Han y los demás a Vader, quien espera que Luke acuda al rescate de sus amigos cuando conozca su paradero. Vader decide probar una cámara de congelación en carbonita (con la que planea capturar a Luke) con Han Solo, y entregarlo a Boba Fett para que este cobrase la recompensa que Jabba el Hutt había puesto sobre Han. Antes de ser congelado, Leia revela sus verdaderos sentimientos hacia Han. Lando, al ver lo ocurrido, se arrepiente de su decisión y ayuda a Leia, Chewbacca y C-3PO (quien aún está parcialmente desarmado) a escapar. Aunque tratan de rescatar a Han, Boba Fett abandona el planeta con su recompensa instantes antes, por lo que se ven obligados a huir en el Halcón Milenario, aunque desconocen que su hipervelocidad ha sido desactivada de nuevo por el Imperio. Entretanto, R2 repara a C-3PO.

Luke llega a la Ciudad de las Nubes y se enfrenta a Vader en un duelo de espadas láser que finaliza con la victoria del Lord Sith después de cortarle la mano derecha a Luke. Vader le revela a Luke que Obi-Wan no le contó la verdad, y que en realidad él es su padre, y le ofrece que ambos se unan para derrotar al Emperador y juntos, gobernar la galaxia. El joven Skywalker se niega y salta al vacío, pero consigue agarrarse a una antena en los bajos de Ciudad Nube y se comunica con Leia mediante la Fuerza. El Halcón Milenario acude en su rescate y, al salir de la atmósfera de Bespin, R2-D2 reactiva la hipervelocidad de la nave y consiguen escapar del Ejecutor, dejando a un temeroso Almirante Piett solo para enfrentar la ira silente de Vader. Poco después, el Halcón se reúne con la Flota de la Rebelión en las fronteras de la galaxia. A bordo de una fragata médica, Luke recibe una prótesis robótica para reemplazar su mano perdida. Lando le promete a la princesa Leia que encontrarán a Han Solo. Lando y Chewbacca parten en busca de Han a bordo del Halcón Milenario.[6]

Other Languages
한국어: 제국의 역습
norsk bokmål: Imperiet slår tilbake
srpskohrvatski / српскохрватски: Star Wars Episode V: The Empire Strikes Back