Star Wars: Episode IV - A New Hope

Star Wars: Episode IV - A New Hope, conocida durante su estreno como Star Wars,[3]

A partir de su lanzamiento mundial, el 25 de mayo de 1977, ha sido considerada un hito en la historia del cine, principalmente por el uso de efectos especiales innovadores en la época. Además, es una de las películas más exitosas de todos los tiempos, así como una de las más influyentes en la cinematografía contemporánea. Obtuvo seis premios Óscar de un total de diez nominaciones (incluyendo la de «mejor película», cuyo Óscar correspondiente perdió frente a Annie Hall de Woody Allen).

El guión fue redactado por George Lucas mientras dirigía su primer largometraje, influido principalmente por los cómics de Flash Gordon, las películas sobre samuráis de Akira Kurosawa y la obra El héroe de las mil caras de Joseph Campbell. Al finalizar el Festival de Cannes de 1971, Lucas firmó un acuerdo con la productora Universal Studios para realizar dos películas, que más tarde se convertirían en American Graffiti y Star Wars. El reparto estuvo integrado por Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Peter Cushing, Alec Guinness, Anthony Daniels, Kenny Baker, Peter Mayhew y David Prowse; el rodaje fue realizado en la estepa tunecina, Londres y Guatemala. Los efectos especiales corrieron a cargo de Industrial Light & Magic, empresa creada específicamente para esta película.

La trama describe la historia de un grupo de guerrilleros —conocidos como la Alianza Rebelde— cuyo objetivo es destruir la estación espacial Estrella de la Muerte, creada por el opresor Imperio Galáctico. Desde una perspectiva general, la historia se enfoca en un joven granjero llamado Luke Skywalker, quien, de forma repentina, se convertirá en un héroe conforme acompaña al Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi en una misión que lo llevará a unirse a la Alianza Rebelde para ayudarles a destruir la estación espacial del Imperio.

Star Wars se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, alcanzando una cifra superior a 775 millones USD. El récord lo mantuvo hasta 1982, año en que fue superada por E.T., el extraterrestre de Steven Spielberg. En 1989, la filmoteca National Film Registry de la Biblioteca de Estados Unidos añadió el título a la categoría «película cultural, estética o históricamente importante», mientras que el guion de Lucas fue elegido por el gremio Writers Guild of America como uno de los mejores jamás redactados.

Producción

La descripción detallada acerca de cómo se inició la franquicia Star Wars no ha podido ser determinada a consecuencia de las varias declaraciones emitidas por George Lucas, las cuales tienden a cambiar con el transcurso del tiempo.[Nota 2]

Guión

Tras finalizar el rodaje de THX 1138, United Artists firmó un contrato con George Lucas para la realización de American Graffiti y Star Wars. Poco después, la compañía abandonó los proyectos.[6]

En 1971, el director George Lucas comenzó a concebir las primeras ideas sobre Star Wars,[10]

Tras finalizar el rodaje de su primera película, y en pleno Festival de Cannes, la compañía United Artists firmó un contrato con el director para la realización de dos películas. La primera reflejaría a la juventud estadounidense de principios de los años 1960 ( American Graffiti) mientras que la otra giraría en torno a una opereta espacial denominada The Star Wars. Sin embargo, United Artists se desligó de la primera justo cuando Lucas comenzaba a escribir el guión. En cambio, Universal Studios accedió a encargarse de la producción y distribución del filme,[6]

Primeros escritos

El proceso de redacción del guión comenzó de manera progresiva, conforme Lucas iba añadiendo los elementos principales de la trama. De esta forma, inventó varios nombres que serían asignados a una personalidad en particular, los cuales tenían en común el hecho de poseer una extraña pronunciación. Aunque la mayoría fueron descartados en revisiones posteriores del escrito original, una buena parte consiguió ser introducida en el guion definitivo y en las continuaciones de la película. Entre estos se encuentran «Luke Skywalker» y «Han Solo». De igual forma, otros más serían considerados durante la producción de la trilogía previa a los sucesos de A New Hope, siendo el caso del personaje Mace Windu, quien luego pasó a ser conocido simplemente como Windu. En lo sucesivo, Lucas compiló sus bocetos para conformar una sinopsis de dos páginas de extensión, titulada The Journal of the Whills,[14] Finalmente, decidió crear un escrito de 14 páginas inspirado en el libro The Films of Akira Kurosawa de Donald Richie. Dicha sinopsis tenía varias similitudes con la película de Kurosawa, con lo que parecía un texto idéntico cuyas únicas diferencias radicaban en los nombres y escenarios principales de la historia.

La negociación con 20th Century Fox

Poco después de crear la sinopsis idéntica a La fortaleza escondida, Universal Studios se desligó de la película pensando que su presupuesto se tornaría demasiado arriesgado como para invertir en ella. Ante esto, Lucas se reunió con el productor ejecutivo de 20th Century Fox Alan Ladd Jr. —hijo del actor de cine negro Alan Ladd—, con quien firmó un contrato para comenzar el rodaje de The Star Wars en junio de 1973. Probablemente, la razón primordial por la cual Alan Ladd Jr. había decidido apoyarlo, era la fe que tenía en las capacidades de George Lucas, quien llegaría a puntualizar, «Ladd invirtió en mí, no en la película.»[15] A raíz del contrato, la financiación para el filme alcanzó la cifra de 150 000 USD, con la cual el director redactaría el guión y comenzaría el rodaje; a partir de su última sinopsis, completó su primer guión en mayo de 1974.

El malamute de Alaska de Lucas, llamado Indiana, sirvió de inspiración para crear al personaje Chewbacca, acompañante de Han Solo. Años después, su nombre sería considerado para el icónico aventurero Indiana Jones.[16]

El primer libreto de Star Wars incorporó de nuevo a los jedi, que habían sido descartados en los anteriores escritos, así como a los principales antagonistas de la historia, es decir, los sith. Además, el protagonista sufrió un cambio radical en su concepción, pues inicialmente era un general adulto y en este texto comenzó a ser descrito como un adolescente. El general permanecería en la trama como uno de los personajes integrantes de una familia de enanos.[19] También fue descrito por primera vez el antagonista Darth Vader, quien peculiarmente era visto por Lucas como un héroe caído más que como un supervillano.

Aunque se distraería con otros proyectos momentos antes de volver a revisar el guión original, Lucas finalizó un segundo guión en enero de 1975. Este nuevo escrito todavía presentó algunas diferencias sustanciales entre los personajes y sus relaciones individuales. Por ejemplo, Luke (cuyo apellido original era «Starkiller») tenía varios hermanos y su padre aparecía en escena justo antes de finalizar la historia. Debido a ello, el segundo libreto de Star Wars era interpretado más bien como un cuento de hadas que como un relato de acción y aventura, típico de los escritos anteriores. Cabe mencionar que esta redacción concluía con un texto deslizable que mencionaba los siguientes sucesos que continuarían la historia, siendo entonces la primera vez que se introducía el concepto de los textos deslizables para explicar el contexto de cada nueva película de Star Wars. Además, introdujo el concepto de la conversión de un jedi a la orden oscura de los sith, específicamente de un miembro notable que decidiría continuar sus entrenamientos con un maestro sith para perfeccionar sus habilidades. Poco después, el ilustrador Ralph McQuarrie fue contratado para representar los anteriores conceptos en escenas visuales que acompañarían al segundo guión, una vez que fuera entregado a los estudios Fox.[20]

Últimas revisiones

Un tercer libreto fue redactado por Lucas y concluido el 1 de agosto de 1975 bajo el título The Star Wars: From the Adventures of Luke Starkiller. Este nuevo escrito contenía la mayor parte de los elementos definitivos de la película, aunque aún presentaba ligeras diferencias en los personajes y parajes. Por ejemplo, Luke era descrito como un niño cuyo padre había muerto tiempo atrás.

Finalmente, y tras una revisión al guión anterior, Lucas completó un cuarto y último guión el 1 de enero de 1976 con la denominación The Adventures of Luke Starkiller. En colaboración con sus amigos Gloria Katz y Willard Huyck, decidió perfeccionar los últimos detalles tras los cuales comenzaría la etapa de producción.[24]

El escrito inexistente

Con frecuencia, George Lucas ha dicho que la trilogía original fue escrita en realidad como una sola película; debido a que el guión era muy largo, decidió dividirla en tres partes que luego constituirían las tres primeras películas de Star Wars.[28]

Rodaje

En 1975 George Lucas constituyó la empresa de efectos especiales Industrial Light & Magic, tras la desaparición del departamento respectivo perteneciente a 20th Century Fox. A partir de esto, el proceso de realización de los efectos que acompañarían a Star Wars comenzó en un almacén de Van Nuys, California, con base en la técnica de «control fotográfico del movimiento»,[30]

Edificación subterránea en Matmâta, Túnez, que fue utilizada para representar el hogar de Luke Skywalker en el planeta Tatooine.

Cuando el rodaje comenzó el 22 de marzo de 1976 en el desierto tunecino para las escenas correspondientes a Tatooine,[35]

Ruinas mayas en Tikal, Guatemala, las cuales fueron utilizadas como la base rebelde de A New Hope.

Por otra parte, Lucas tuvo desacuerdos con el director de fotografía Gilbert Taylor, a quien el productor Gary Kurtz catalogaba como integrante «riguroso» de la «vieja escuela».[15]

Ladd le ofreció parte del único apoyo que tenía de la productora, ante el acuerdo por escrutinio con los miembros de la junta directiva acerca del presupuesto creciente y del guion complejo. Tras dos semanas más de retraso, Ladd le dijo a Lucas que tendría que finalizar el rodaje dentro de una semana más o le cancelaría definitivamente el financiamiento, y por consiguiente el proyecto. De esta forma, el equipo realizador se dividió en tres unidades, dirigidas por Lucas, Kurtz y el supervisor Robert Watts, como estrategia para cumplir con el ultimátum de Fox.[33]

Durante la siguiente semana, el elenco trató de animar a Lucas (intentando hacerle reír, o mínimo sonreír), quien solía estar deprimido la mayor parte del tiempo. La realización de la película comenzaba a hacerse más exigente, lo cual le ocasionó cuadros de hipertensión arterial y cansancio. La recomendación de los médicos consistió en reducir sus niveles de estrés.[33]

Edición

Debido a que la empresa de George Lucas, Industrial Light & Magic, buscaba brindarle efectos especiales inéditos a Star Wars, el cineasta apoyó al equipo con regularidad, enseñándole en el proceso a editar escenas dogfight (combates aéreos) de películas bélicas antiguas, con lo que esperaba mejorar sus conocimientos en el área.[33]

Originalmente, Star Wars sería estrenado durante la navidad de 1976, pero con los retrasos en la filmación la fecha fue movida al verano de 1977. Sumándose a la cercanía del plazo señalado en el ultimátum, Lucas se topó con una primera edición «desastrosa» de la cinta. Una vez que logró convencer al editor para realizar un nuevo corte final, reemplazó al responsable de la deplorable labor por Paul Hirsch y Richard Chew. Además, le pidió a su entonces esposa Marcia Lucas que le ayudara en la edición —en ese instante, Marcia ya estaba involucrada en el filme New York, New York, de Martin Scorsese. De acuerdo a Chew, la edición original tenía una «paz desbragada»,[15]

Mientras tanto, Industrial Light & Magic (ILM) coordinaba sus esfuerzos para brindarle efectos especiales inéditos a la cinta. Al final, la empresa gastó la mitad de su presupuesto en cuatro tomas que Lucas consideraba como inaceptables.[15]

Efectos de sonido

En mis primeras conversaciones con George Lucas, él me dijo que quería una banda sonora orgánica, opuesta a las electrónicas y artificiales que figuran como tradicionales en el género. Así, y con la idea de diseñar un mundo visual que fuera oxidado, abollado y sucio, sería necesario crear efectos de sonido donde hubiera rechinidos y motores; lo que queríamos era importar elementos ruidosos en un mundo real. Lo básico en todas las películas de Star Wars ha sido componer sonidos que resulten creíbles para cualquiera, a partir de cosas que no puedan ser reconocidas de inmediato.

Ben Burtt, diseñador de efectos de sonido.[36]
En un principio, Orson Welles prestaría su voz para Darth Vader (interpretado físicamente por David Prowse). Convencido de que su voz resultaría reconocible con facilidad, el equipo escogió al poco conocido James Earl Jones.

Aun con el caos existente entre la producción y postproducción de Star Wars, el equipo realizador tomó importantes decisiones sobre los efectos de sonido que serían introducidos en la cinta. Como resultado, el diseñador Ben Burtt decidió crear una biblioteca de sonidos, a la que más tarde Lucas definiría como «una banda sonora orgánica».[36]

Para crear los gruñidos de Chewbacca, Burtt grabó y combinó ruidos provenientes de perros, osos, leones, tigres y morsas, a partir de los cuales conformó frases y oraciones. En colaboración con Lucas, compuso la voz robótica de R2-D2 tras pasar sus voces a través de un sintetizador, en combinación con tuberías de agua y silbatos.[16]

La aprobación de Fox

Cuando Lucas mostró una de las primeras ediciones definitivas de la película a sus amigos, entre ellos los directores Brian De Palma, John Milius y Steven Spielberg, sus reacciones fueron negativas. Spielberg, el único de la audiencia en expresar su aprobación,[15] Aunque los retrasos incrementaron el presupuesto original (de 8 a 11 millones de dólares), la película continúa siendo la menos costosa de la franquicia.

Banda sonora

Ninguna composición orquestal ha tenido mayor influencia en la historia del cine y en sus elementos musicales que la original Star Wars. En un período significativo para las bandas sonoras, donde comenzaba a enfatizarse en orquestas más pequeñas y en el género pop, los coleccionistas temían que los días gloriosos de Ben-Hur y de Lawrence de Arabia hubieran pasado [...] Pero el uso de un tema musical prominente y varios Leitmotiv en 1977 consiguió ser un regreso indispensable a la influencia wagneriana de la época dorada de Hollywood. En otras palabras, la existencia de tantos temas memorables, y su relación perfecta con los personajes y escenarios de la película fue una especie de concepto revolucionario en esos días. Tras cinco tomas tan sólo en el primer día de las sesiones de grabación, Williams y Lucas combinaron tres Leitmotiv para formar las melodías principales que ahora resultan familiares para cualquiera. Junto con la fanfarria vinieron dos composiciones primarias: una para la Fuerza y otra para la Princesa Leia.

Filmtracks[39]
John Williams, quien había trabajado previamente en la banda sonora de Tiburón, por la cual ganó un premio Óscar, fue el encargado de componer la banda sonora de Star Wars, mediante la introducción de varios Leitmotiv en los temas principales.

Por recomendación de su amigo Steven Spielberg, Lucas decidió contratar al compositor John Williams, quien había trabajado previamente en la banda sonora de Tiburón, por la cual ganó un premio Óscar. Lucas sentía que la naturaleza cinematográfica de Star Wars debía representar visualmente a mundos completamente nuevos y desconocidos, y respecto a la musicalización quería lograr que las audiencias se familiarizaran emocionalmente con la misma. En marzo de 1977, Williams comenzó a dirigir a la Orquesta Sinfónica de Londres, buscando grabar la banda sonora de la película en 20 días.[40] Tras 8 sesiones de grabación en los estudios Anvil de Inglaterra, y bajo la orquestación de Herbert W. Spencer, la banda fue lanzada, de manera simultánea a la película, con el título Star Wars - Original Soundtrack en formato de larga duración que incluía un póster ilustrado por John Berkey donde se describía a la batalla final del asalto a la Estrella de la Muerte. Cabe destacar que Williams optó por no seguir el orden cronológico de la película, con la finalidad de proveer una variedad musical al producto final, cuyo contenido llegaba a 75 minutos de duración, distribuidos en 16 pistas. Más tarde, Polydor Records distribuyó la banda sonora en formato compacto. En 1993, 20th Century Fox lanzó una caja recopilatoria de 4 discos, con las bandas sonoras de la primera trilogía de Star Wars.

Debido a que quería un sonido musical majestuoso para Star Wars, a partir de Leitmotivs que brindarían distinción a las composiciones, Lucas juntó sus piezas orquestales favoritas para conformar la banda sonora de su filme, aunque después Williams lo convencería de que una musicalización original tenía que ser única y más unificada. No obstante, sólo algunas piezas finales del compositor fueron influenciadas por las melodías favoritas de Lucas. El tema principal fue inspirado en la composición de Kings Row ( 1942), creada por Erich Wolfgang Korngold, mientras que la pista Dune Sea of Tatooine fue trazada a partir de la obra musical de Alessandro Cicognini para Ladri di biciclette ( 1948).[41] El American Film Institute catalogó la banda sonora de Star Wars como «la mejor de todos los tiempos» en su listado AFI's 100 años... 25 años de bandas sonoras.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Зорныя войны. Эпізод IV: Новая надзея
Lëtzebuergesch: Star Wars (Film)
português: Star Wars (filme)
srpskohrvatski / српскохрватски: Star Wars Episode IV: A New Hope