Star Wars: Episode II - Attack of the Clones

Star Wars: Episode II - Attack of the Clones (conocida en español como Star Wars: Episodio II - El ataque de los clones, o La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones) es una película de space opera[Nota 1]​ dirigida por el cineasta estadounidense George Lucas y escrita por él mismo y Jonathan Hales. Fue la quinta película estrenada de la saga Star Wars y la segunda en términos de cronología interna.

El reparto principal estuvo formado por Ewan McGregor, Hayden Christensen, Natalie Portman, Samuel L. Jackson, Christopher Lee, Ian McDiarmid, Temuera Morrison, Frank Oz, Anthony Daniels y Kenny Baker. El rodaje comenzó a mediados de 2000, en los estudios de 20th Century Fox en Australia, para luego trasladarse a exteriores como el Palacio Real de Caserta y los jardines del lago de Como, ambos en Italia, el desierto de Túnez y la ciudad de Sevilla (España). Fue la primera película que se rodó por completo con cámara digital de alta definición (24 fotogramas por segundo).[2]​ Los efectos especiales corrieron a cargo de Industrial Light & Magic, empresa fundada por Lucas durante la producción de la primera entrega de la saga, A New Hope.

La trama se desarrolla diez años después de los sucesos ocurridos en la película anterior, The Phantom Menace. Después de la Batalla de Naboo, la galaxia se encuentra al borde de una guerra civil. Bajo la dirección de un Jedi renegado que se hace llamar Conde Dooku, muchos sistemas solares amenazan con la secesión de la República Galáctica. Tras los intentos de asesinato de la senadora Padmé Amidala, la anterior reina de Naboo, el Padawan Anakin Skywalker es asignado para protegerla, mientras que a su maestro, Obi-Wan Kenobi, se le asigna la investigación del intento de asesinato.

Fue estrenada el 16 de mayo de 2002 en Estados Unidos, recibiendo comentarios variados por parte de la crítica cinematográfica. Con un presupuesto de $115.000.000, logró recaudar $649.398.328 en las taquillas de todo el mundo, situándose como la cuarta película de la saga con mayor recaudación.[1]

Argumento

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana... Hay inquietud en el Senado Galáctico. Varios miles de sistemas solares han declarado sus intenciones de abandonar la República... El movimiento separatista, bajo el liderazgo del misterioso Conde Dooku, ha hecho difícil que el número limitado de Caballeros Jedi mantengan la paz y el orden en la galaxia... La Senadora Amidala, la ex reina de Naboo, va a regresar al Senado Galáctico para votar sobre la cuestión crítica de formar un EJÉRCITO DE LA REPÚBLICA para ayudar a los abrumados Jedi...

Texto introductorio[3]

La acción de la película tiene lugar diez años después del final de "La amenaza fantasma", el episodio I de la saga Star Wars. En el recurrente texto inicial con el que comienzan los episodios de la saga se establece que miles de sistemas solares de la República influenciados y dirigidos por el Conde Dooku tienen la intención de abandonarla. Padmé Amidala (antigua reina de Naboo) vuelve al senado de la República (emplazado en el planeta Coruscant) esta vez en calidad de senadora para votar en contra de la creación de un ejército de la República que ayude a los desbordados Jedi en su tarea de mantener la paz y el orden en la galaxia.

Después de que un cazarrecompensas intentara asesinar a la senadora Padmé Amidala en la pista de aterrizaje en Coruscant en donde desgraciadamente muere su guarda espaldas y señuelo, Corde, el Consejo Jedi le encarga al Padawan Anakin Skywalker y su maestro Obi-Wan Kenobi la misión de proteger a la senadora de otro posible atentado. Mientras Obi-Wan y Anakin vigilan afuera del departamento de la Senadora, el mismo cazarrecompensas intenta nuevamente otro atentado, lanzando insectos parasitos venenosos en su habitación mientras dormia. Pero Anakin y Obi-Wan se percatan de su presencia y logran salvarla antes de que los insectos parasitos llegaran a atacarla, decapitandolos con sus sables de luz, luego Anakin descubre el droide sonda que trajo a los parasitos venenosos y Obi-Wan sin perder tiempo salta por la ventana y sujeta la sonda, la cual trata de escapar del lugar, cuando la sonda se acerca hasta donde se encuentra la cazarrecompensas llamada Zam Wesell, esta descubre que Obi-Wan viene con la sonda y se ve forzada a destruirla con tal de deshacerse del maestro Jedi y rapidamente escapa del lugar en su nave, sin embargo Obi-Wan es rescatado por Anakin y ambos inician una persecución por los cielos de la ciudad, hasta que llegan a un bar de la ciudad en donde esta intenta despistar a ambos Jedi, pero estos logran finalmente capturarla. Finalizada la persecución el joven Padawan y su maestro la interrogan afuera del bar e intentan averiguar la identidad de la persona que contrató a la cazarrecompensas, sin embargo y sorpresivamente otro cazarrecompensas le dispara un dardo toxico en el cuello y la mata antes de que pudiera revelarle todo a ambos Jedi.

Al día siguiente el Consejo Jedi recomienda que por seguridad Anakin escolte a Padmé del planeta Coruscant hacia Naboo, planeta de origen de la senadora y protegerla de cualquier peligro, mientras que a Obi-Wan se le encarga la tarea de localizar y capturar al cazarrecompensas. Al llegar a Naboo, Anakin le revela a Padmé lo que siente por ella y a la vez se entera de que es correspondido. Pero ambos deciden reprimir sus sentimientos, debido a que a los Jedis no se les permite enamorarse. Durante su estancia en Naboo, Anakin tiene pesadillas en las que ve sufrir a su madre, Shmi Skywalker y junto con Padmé, decide viajar hacia el planeta Tatooine. Allí se reúnen con la nueva familia de Shmi, los Lars, que le cuentan a Anakin apenados cómo su madre había sido secuestrada hace un mes por los Tusken, los moradores de las arenas. Anakin parte solo en su búsqueda y encuentra a su madre prisionera en un campamento de los Tusken; no obstante, tras unas pocas palabras, Shmi muere en sus brazos y Anakin, furioso, asesina despiadadamente a toda la tribu Tusken. Entonces lleva el cuerpo de su madre a la granja de los Lars, donde la entierran.

Mientras tanto, las investigaciones de Obi-Wan lo llevan al planeta Kamino, donde descubre que los kaminoanos están preparando un ejército de clones para servir a la República por encargo de un Maestro Jedi llamado Syfo Dyas que había sido asesinado hace diez años atrás. Además, allí se encuentra con un cazarrecompensas Mandaloriano llamado Jango Fett, y a quien los kaminoanos están usando su ADN para crear a los clones, Obi-Wan se encuentra con Fett en Kamino y cree que es el cazarrecompensas que ha estado buscando, luego Obi-Wan le pregunta si conocio al maestro Syfo Dyas y en que lugar lo contrató, pero Jango revela que nunca lo conocio y que la persona que realmente lo contrato era un hombre de nombre Tyranus en una de las lunas de Bogden, justo cuando Jango piensa que ha sido descubierto le pide a Boba empacar todas sus cosas para escapar rapido de Kamino. Luego de ver el ejército de clones y conocer a Jango Fett, Obi-Wan decide informarle al Consejo Jedi lo que descubrio y si estos en algun momento aprobaron la creación de un ejército de clones, pero el consejo revela que nunca aprobaron la creación del mismo y le piden a Obi-Wan capturar a Jango Fett inmediatamente y traerlo al templo para interrogarlo. Sin embargo cuando Obi-Wan se dispone a arrestarlo este ya se encontraba a punto de irse y ambos inician una pequeña pelea, de la cual Jango logra salir victorioso. Tras librarse temporalmente del Jedi y evitar su captura, Jango rapidamente aborda su nave junto a su hijo Boba y escapan de Kamino, sin embargo Obi-Wan planta un rastreador en el casco de la nave de Jango, el Esclavo I y lo sigue hasta el planeta Geonosis, donde descubre que se encuentran los Separatistas liderados por el Conde Dooku, discípulo del Lord Sith Darth Sidious, también descubre que el Virrey Nute Gunray es la mente maestra detrás de los atentados fallidos contra la senadora Amidala, en retribución por los acontecimientos de La amenaza Fantasma. Obi-Wan trata de mandar un mensaje al Consejo Jedi para informarles, pero debido a un fallo en su transmisor, se lo envía a Anakin que se encuentra a menor distancia, para que él lo reenvíe. Sin embargo Obi-Wan acaba siendo apresado mientras lo grababa, por lo que Anakin y Padmé también van en su ayuda tras reenviar el mensaje. Mientras tanto el Conde Dooku interroga a Obi-Wan sobre su aparición en el planeta y le confiesa a este último que el senado galáctico esta siendo controlado por el Señor oscuro de lo Sith, Darth Sidious, pero Obi-Wan no cree en la veracidad de las palabras del Conde, por otro lado Padme y Anakin llegan a Geonosis para rescatar a Obi-Wan pero acaban siendo prisioneros también, pero numerosos Jedis llegan a Geonosis para rescatarlos. No obstante, la mayoría de los Jedis son neutralizados por el ejército droide de los Separatistas y cuando todo parecía perdido, el maestro Yoda aparece con miles de clones traídos de Kamino.

Se desata entonces la batalla de Geonosis, la primera librada entre la República y los Separatistas, y la que marcaria el inicio de la Guerra de los Clones. En el fragor de la batalla, los lideres separatistas deciden escapar del planeta, mientras que el Conde Dooku escapa de la base con los planos de una suprema arma que los Geonosianos estaban diseñando para llevarlos con su maestro a Coruscant, siendo perseguido por Anakin y Obi-Wan. Dooku derrota fácilmente a Obi-Wan y a Anakin, al cual le amputa el antebrazo derecho; no obstante, antes de que los derrote, el maestro Yoda acude en su ayuda e inicia un duelo con Dooku, quien acaba distrayendo a propósito a Yoda para que este salve a Obi-wan y Anakin de ser aplastados y escapa del planeta.

Mas tarde, Dooku se reúne en un distrito industrial de Coruscant con su maestro Darth Sidious y le confiesa que todo está sucediendo como lo planearon. Mientras tanto en el Templo Jedi, Obi-Wan le cuenta a Mace Windu y Yoda sobre lo que el Conde Dooku le reveló, de que un lord Sith llamado Darth Sidious esta controlando el Senado Galáctico, aunque estos dudan sobre la veracidad de las palabras del Conde Dooku admiten que mantendrán vigilado el Senado y menciona que de no ser por la aparición de los soldados clones nunca hubieran obtenido la victoria durante la batalla, pero Yoda les dice que no hubo tal victoria y que la noche del lado oscuro ha llegado, mencionando también el inminente comienzo de la Guerra de los Clones. La película finaliza con la boda secreta entre Anakin, ahora con un brazo mecanico y Padmé en los lagos de Naboo siendo los únicos testigos R2-D2 y C3PO.[3]

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Зорныя войны. Эпізод II: Атака клонаў
srpskohrvatski / српскохрватски: Star Wars Episode II: Attack of the Clones