Sor Citroën

Sor Citroën es una película española de 1967 dirigida por Pedro Lazaga e interpretada por Gracita Morales y Rafaela Aparicio como protagonistas.

El título de la película hace referencia al apodo de la protagonista.

Argumento

Una comunidad de monjas que dirige un orfanato de niñas decide modernizarse. Para ello compran un Citroën 2CV. Se decide que la hermana Tomasa, recién llegada, sea la que aprenda a conducir. En un principio no se le da muy bien, poniendo en peligro en varias ocasiones el tráfico. Cuando finalmente aprueba el carné de conducir, por miedo del examinador a volver a montarse con ella, junto a la hermana Rafaela se dedica a ir con el coche por las calles de Madrid pidiendo caridad para el orfanato.

La hermana Tomasa es impulsiva y extrovertida y rompe con frecuencia las normas de la comunidad para solucionar los problemas, lo que la hace objeto de las reprimendas de la madre superiora. De entre los huérfanos le toma especial cariño a una pareja de hermanitos, Luisi y Nando, que han de permanecer separados porque la institución sólo admite niñas. Todos los fines de semana la hermana Tomasa lleva a Luisi en el coche al asilo de los niños para que visite a su hermanito. Pero esto no es suficiente para el pequeño Nando, que se escapa. Sor Tomasa y Luisi salen esa misma noche a buscarlo con el coche, y cuando lo encuentran en lugar de devolverlo al asilo los lleva con el padre de la religiosa para que estén juntos. Esta decisión provocará que la hermana Tomasa sea sancionada con el traslado a otro convento, quedándose a cargo del coche la hermana Rafaela.

Other Languages