Soportal

Un soportal es el espacio arquitectónico cubierto que, en algunos edificios o manzanas de casas, se dispone ante las entradas para protegerse de la lluvia y el frío ,[1]​ permitiendo el tránsito de peatones.

Su forma es la de un porche, galería o pórtico alargado; aunque no se limita a la entrada principal (como sucede en pórticos y atrios). Los soportales recorren toda la fachada de uno o varios edificios; y en el caso de las calles asoportaladas o porticadas[2]​ continúan en toda la longitud de la calle, muchas veces a ambos lados.

Soportales, calles y plazas porticadas en España

Son muy frecuentes en la arquitectura rural española y caracterizan desde la Edad Media las calles comerciales ( Calle Mayor) del casco histórico de algunas ciudades ( Alcalá de Henares, Palencia). Cuando no responden a un diseño planificado (muchas de ellas son incluso resultado de la autoconstrucción espontánea, que hace crecer orgánicamente las casas a lo largo de generaciones), no hay unidad en sus dimensiones y aspecto (por ejemplo, en la multiplicidad de elementos sustentantes - columnas, pilares o pies derechos-). Unas son adinteladas y otras abovedadas, o sustentadas en galerías de arcos ( arquerías o arcadas).

Las plazas mayores también suelen estar asoportaladas. Su vinculación a la función comercial (particularmente adecuada a la posibilidad de mantener las mercancías protegidas de lluvia y sol) se refleja incluso en el DRAE: Pórtico, a manera de claustro, que tienen algunos edificios o manzanas de casas en sus fachadas y delante de las puertas y tiendas que hay en ellas.[1]​ Esa definición apunta también la similitud formal con los claustros monásticos, que también mantienen con los patios de las mezquitas musulmanas. Un espacio religioso cubierto que también tenía funciones civiles, como espacio de reunión ante las iglesias concejiles, era el atrio o pórtico de ciertas iglesias medievales españolas.

Other Languages
galego: Soportal