Sonderkommando

Sonderkommandos incinerando cadáveres.

Los Sonderkommandos (literalmente "comandos especiales") eran unidades de trabajo durante la Alemania nazi que estaban formados por prisioneros judíos, y no judíos, seleccionados para trabajar en las cámaras de gas y en los crematorios en los campos de concentración nazis, durante la Segunda Guerra Mundial. Los Einsatzgruppen tenían sus propios batallones Sonderkommandos para "asignaciones especiales".

Las personas destinadas a un "Sonderkommando", trabajaban bajo órdenes de los nazis, y si se negaban a cumplir las tareas, eran asesinados. Trabajaban bajo gran presión psicológica ya que eran los encargados de llevar a los prisioneros a las cámaras de gas, retirar los cuerpos, examinar orificios naturales (ano, vagina) en busca de piezas de valor ocultas, quitar los dientes de oro a los cadáveres, y por último incinerarlos en los hornos crematorios o en fosas crematorias. Muchos Sonderkommando tuvieron que realizar estas funciones, muchas veces, con familiares y amigos, viendo cómo ellos mismos conducían a la muerte a sus seres queridos. Si algún Sonderkommando revelaba antes a los prisioneros que la supuesta "ducha de desinfección" no era tal, sino que era una cámara de gas e iban a morir, se le aplicaba la pena de muerte como castigo. Una de las formas de muerte utilizada de manera "ejemplar" para los Sonderkommando que no cumplían las órdenes era ser incinerado vivo, en los hornos crematorios. Varios prestigiosos historiadores han aducido que dichas unidades no habrían existido o no realizaron las funciones que se les atribuyen, ya que entrar en las "cámaras de gas" justo después de la ejecución hubiese supuesto la muerte casi instantánea de cualquier persona que entrase en la cámara puesto que el Zyklon B tardaría varias horas en disiparse; si bien, era conocido que el ejército alemán de determinados campos de exterminio contaba con medios de protección, tipo máscaras antigás, según material encontrado en dichos campos y declarado en juicio.

Los Sonderkommando vivían aislados del resto de prisioneros y no tenían ningún tipo de contacto con ellos. Era sabido que los Sonderkommando tenían un periodo de trabajo de aproximadamente 3-4 meses, ya que, para no dejar testigos de la matanza a nivel industrial que se estaba realizando, eran asesinados todos los miembros del Sonderkommando y puesto en su lugar un nuevo grupo Sonderkommando a realizar el mismo trabajo.

Tareas

Las asignaciones de los Sonderkommando consistían en retirar los cadáveres de las cámaras de gas, seleccionar aquellos cadáveres que presentasen algún elemento de valor, apilar sus pertenencias por tipo, llevar a las víctimas al horno crematorio o bien inhumarlas. No podían hablar con los prisioneros, de lo contrario recibían la pena de muerte.

Eran mantenidos separados del resto de los prisioneros, de manera que no pudieran dar detalles sobre su tarea, para no alertar a los prisioneros que iban a ser exterminados en las cámaras de gas.

Una vez cumplida su misión eran, a su vez, exterminados.[1]

Other Languages