Sodomía (derecho)

Una ley de sodomía es una ley que establece que alguna práctica sexual es un delito, siendo los participantes adultos en los que no haya mediado violencia ni coacción.

El término sodomía se utiliza en la jerga jurídica para designar a cualquier acto sexual desviado de lo que se considera la norma y susceptible de ser ilegal, según la época y el lugar. Por lo general, se aplica a los actos sexuales que no conducen a la procreación. Esta interpretación incluye, por ejemplo, al sexo oral y al bestialismo aunque, predominantemente, el término se refiere al sexo anal.

Historia

La primera ley de sodomía conocida de la historia data del siglo XII a. C. en el imperio asirio medio y establece la pena de castración, la tablilla dice así:

"Si un hombre sodomiza a su compañero y se le prueban los cargos y se le encuentran culpable, le sodomizarán a él y le convertirán en eunuco."[1]

En la República Romana a diferencia de Grecia la pederastia masculina estaba prohibida por la lex Scantinia que además prohibía que un ciudadano romano asumiera el papel pasivo en el sexo anal, pero no el resto de las prácticas homosexuales. En la primera parte del imperio estas restricciones fueron derogadas, pero una vez introducido el cristianismo influyó con su condena en la sociedad romana de la segunda mitad de impero, lo que hizo restablecer y endurecer su legislación al respecto. En 390 Teodosio I proclamó una ley prohibiendo todas las relaciones homosexuales, castigándolas con la pena de muerte.[2] Y la condena se mantendría en la legislación de Justiniano I del 538 hasta el final del imperio oriental.

En la edad media se aprobaron leyes de sodomía igualmente inspiradas en la opinión judeocristiana en toda Europa, siendo en un principio las autoridades de cada ciudad y posteriormente la inquisición la encargada de perseguir a los homosexuales. Por otro lado en los países musulmanes también en la sharia se incorporaron las prácticas homosexuales masculinas como delitos.

Representación de la ejecución de una pareja de homosexuales en Inglaterra en 1641.

En el renacimiento son otra vez los estados los que empiezan a proclamar leyes de sodomía ya que hasta entonces el enjuiciamiento de homosexuales y la ejecución de sus penas había sido labor de los tribunales eclesiásticos o los ayuntamientos. En 1532, Carlos V del Sacro Imperio Romano y I de España, incluía la sodomía en su código penal Constitutio Criminalis Carolina, que se mantuvo vigente en el Sacro Imperio Romano-Germánico hasta finales del siglo XVIII y en España y sus colonias hasta mediados del XVII. El artículo 116 dice:

Castigad así al impúdico, cuando actúe contra natura. En el caso de que una persona actúe de forma impúdica con un animal, un hombre con un hombre, una mujer con una mujer, entonces han perdido el derecho a la vida. Y se deberá, según la costumbre, llevarlos a la muerte con el fuego.[3]

En Inglaterra se adoptó en 1533 la Buggery act durante el reinado de Enrique VIII. Esta ley definía como delito cualquier práctica sexual "antinatural contra la voluntad de Dios y el hombre" y lo penaba con la muerte por ahorcamiento. Posteriormente fue reformada por los tribunales para que sólo incluyera el sexo anal y el bestialismo.[4] Esta ley fue muy influyente posteriormente porque se extendió por todas las colonias británicas, y fue la base de legislaciones que permanecen vigentes en el siglo XXI en países de América, África, Asia y Oceanía. El Reino Unido derogó la pena de muerte para la sodomía en 1861 sustituyéndola por penas de prisión que estarían en vigor hasta 1967. En los Estados Unidos poco después de su independencia la mayoría de sus estados sustituyó la pena de muerte por penas de prisión, que muchos irían derogando a lo largo del siglo XX, pero fue el Tribunal Supremo el que terminó el proceso al anular las leyes de sodomía que se mantenían en catorce de sus estados en 2003, gracias al caso Lawrence vs. Texas.

En el imperio español la pena de muerte se sustituiría por penas de prisión y galeras a partir de la segunda mitad del siglo XVII, hasta que dejó de ser delito en 1822 en España. Las antiguas colonias españolas tras su independencia tardaron algo más en despenalizarla, las primeras fueron: México (1871), Guatemala (1871) y Argentina (1886). En la mayoría de los demás países la condena iría derogándose a lo largo del siglo XX.

Las nuevas ideologías surgidas en el siglo XX también aplicaron sus propias leyes de sodomía. El régimen nazi usó el artículo 175 ya existente en el código penal alemán de 1871 que decía:

Un acto sexual antinatural cometido entre personas de sexo masculino o de humanos con animales es punible con prisión. También se puede disponer la pérdida de sus derechos civiles

Por su parte el régimen comunista de la URRS aprobó una reforma de su código penal para introducir el artículo 121:

1.- La relación sexual de un hombre con otro hombre (sodomía) se penalizará con la privación de libertad por un periodo de hasta 5 años.
2.- Sodomía agravantes. Si se aplicara violencia física, amenazas, se practicara con un menor o abusara de la superioridad con alguien dependiente se penará con privación de libertad de hasta 8 años.

Legislaciones por el estilo se aprobaron en todos los países del telón de acero, que perduraron durante la época comunista y que fueron desapareciendo con la caída del bloque soviético e iniciarse allí las democracias.

En la actualidad muchos países tienen todavía leyes de sodomía vigentes y algunos incluso las han creado recientemente como Belice que aprobó una nueva ley en 2003.

Other Languages