Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes

Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes SL
Acrónimo HISMA
Tipo Sociedad Limitada
Industria Transporte, comercio
Fundación 31 de julio de 1936
Fundador(es) Johannes Bernhardt
Desaparición 1945
Sede central Tetuán, Marruecos
Productos Tráfico de armas
Capital social 200.000 ptas.[1]
Propietario
  • Johannes Bernhardt
  • Fernando de Carranza
[ editar datos en Wikidata]

La Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes SL (en alemán: Hispano-Marokkanische Transport-Aktiengesellschaft), abreviado HISMA, fue una empresa fantasma constituida el 31 de julio de 1936 en Tetuán al comienzo de la Guerra Civil Española.

Controlada por el Partido Nazi gracias a Johannes Bernhardt, empresario alemán en el Protectorado Español de Marruecos, tenía la finalidad de servir como tapadera al tráfico de armas para el bando sublevado al comienzo de la Guerra Civil. En un principio que se pretendía era conceder una apariencia de privacidad a sus actividades, aunque a medida que avanzó la guerra sus actividades se realizaran de forma abierta. Avanzada la guerra, HISMA se integró en la Sociedad Financiera Industrial (SOFINDUS), consorcio de empresas alemanas que acabaría monopolizando el comercio exterior español.[2]

Historia

Orígenes

El 17 de julio de 1936 dio comienzo una rebelión militar en el Protectorado español de Marruecos, que transcurrido un tiempo acabaría llevando a una Guerra Civil en todo el país. El problema de los sublevados en Marruecos era grave: La Marina de guerra republicana se había mantenido fiel al gobierno y controlaba las aguas del Estrecho de Gibraltar, con lo que el paso a la península estaba interrumpido. Se necesitaban aviones de transporte para trasladar a las tropas por aire y el nuevo comandante del Ejército de África, Francisco Franco, envió telegramas solicitando ayuda a los únicos líderes internacionales con posibilidad de que respondieran: Adolf Hitler y Benito Mussolini.[4]

El 24 de julio Bernhardt y Adolf Langenheim,[9]

Actividad durante la Guerra Civil

Una vez que se llevaron a cabo los primeros pasos, el 31 de julio de 1936 fue constituida ante el Cónsul español Tomás Suñer Ferrer la Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes SL (en alemán Hispano-Marokkanische Transport-Aktiengesellschaft, o HISMA) con domicilio social en la entonces calle O'Donell nº 12 de Tetuán.[1]

Su primera actividad fue la organización del puente aéreo por el cual las tropas de Marruecos (incluida la Legión Española) fueron trasladadas al continente europeo, principalmente, a los aeródromos de Jerez y Sevilla. El 21 de agosto de 1936, Bernhardt alcanzó un acuerdo con el dictador portugués Oliveira Salazar para que los materiales de guerra y combustible pasaran a la zona sublevada a través del puerto de Lisboa, para evitar así el bloqueo del puerto de Cádiz por parte de la armada republicana. El traslado aéreo de material tuvo lugar desde el 28 de julio al mes de octubre de 1936: 20 Junkers 52, en más de 800 vuelos, transportaron unos 14.000 legionarios y regulares marroquíes y 500 toneladas de material.[nota 2]

Heinkel He 111 de la Legión Cóndor siendo aprovisionado. Sin el papel jugado por HISMA, el armamento y los suministros bélicos aportados por la Alemania nazi, éstos nunca habrían podido tener un papel decisivo en la Guerra Civil Española.

En octubre de 1936 se fundó la Rohstoff-Waren-Kompensation Handelsgesellschaft (ROWAK) como contraparte alemana de la HISMA, con la misión de organizar los envíos comerciales españoles y actuar como «empresa-receptora».[2]

Actividad durante la Segunda Guerra Mundial

El nuevo conglomerado empresarial que constituyó Sofindus prolongaría su actividad una vez terminado el conflicto en España y comenzada la Segunda Guerra Mundial, cuando siguió manteniendo una gran actividad.[19]

Los aliados venían presionando al Gobierno de Franco para que clausurara las actividades de Sofindus y Bernhardt desde antes del final de la contienda, pero cuando se produjo la rendición de Alemania la situación se hizo insostenible. Bajo presión de la Comisión Aliada de Control, en mayo de 1945 los locales de las empresas alemanas fueron clausurados por las autoridades franquistas, y en octubre las sedes de las compañías fueron entregadas a las tres embajadas en Madrid de los miembros de Comisión de Control ( EEUU, Reino Unido y Francia).[19]

Other Languages