Sitio de Ostende

Sitio de Ostende
Guerra de los Ochenta Años
Sitio de Ostende.jpg
Sitio de Ostende, obra de Pieter Snayers.
Fecha5 de julio de 160120 de septiembre de 1604[1]
LugarOstende, actual Bélgica
Coordenadas51°13′01″N 2°54′00″E / 51°13′01″N 2°54′00″E / 2.9
ResultadoVictoria pírrica española[2]
Cambios territorialesOstende es anexionado a los Países Bajos Españoles
Beligerantes
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas
Flag of England.svg Tropas inglesas
Flag of Cross of Burgundy.svg Monarquía católica
Comandantes
Francis Vere
Frederick van Dorp (mar.1602)
Charles van der Noot
Peter van Gieselles (dic. 1603)
John van Loon (mar. 1604)
Jacques van der Meer (mar.1604)
Coronel Uytenhoove (jun.1604)
Daniel d´Hertaing (junio de 1604)
Alberto de Austria
Ambrosio Spinola (oct.1603)
Fuerzas en combate
40,000 infantería,
9,500 caballería
68,500 infantería,
12,000 caballería
Bajas
30.000 muertos o heridos
3,000 prisioneros[3]
55.000 muertos o heridos

El sitio de Ostende fue un asedio de más de tres años de duración en el que los tercios del Imperio español cercaron y conquistaron la ciudad de Ostende (actual Bélgica), defendida por las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos con el apoyo de tropas inglesas, desarrollado en el contexto de la Guerra de Flandes.

El empeño de ambas bandos en la disputa por la única plaza holandesa en la provincia de Flandes, hizo que la campaña se prolongase más que cualquier otra en el transcurso de la guerra, provocando uno de los asedios más largos y cruentos de la historia mundial: más de 100.000 personas resultaron muertas durante el sitio.

Tras la conquista de Ostende por los tercios de Ambrosio Spinola, la ciudad quedó totalmente destruida. Los objetivos españoles de controlar la plaza, con un alto valor estratégico por su situación geográfica dominando el mar del Norte, se vieron frustrados por la conquista holandesa del puerto de La Esclusa un mes antes de la rendición de Ostende. El coste económico de una campaña tan larga y el elevado número de bajas llevaron a los dos bandos en guerra a plantearse la necesidad de una tregua, que se plasmaría cinco años después en la Tregua de los doce años.

Contexto histórico

En 1568, durante el reinado de Felipe II de España, los Países Bajos, hasta entonces bajo el dominio del Imperio español, se alzaron en armas contra la corona española en respuesta a las imposiciones religiosas católicas y las cargas económicas a las que los sometía el imperio, intentando conseguir su independencia en una serie de batallas que constituirían la Guerra de los Ochenta Años o Guerra de Flandes.

En 1601, siendo rey Felipe III y su valido el duque de Lerma, España a pesar de mantener su hegemonía a nivel mundial, se encontraba económicamente debilitada: la quiebra de la Hacienda Real en 1575; la guerra con Francia que duraría hasta 1598; la guerra con Inglaterra librada desde 1585, que incluyó el desastre de la Armada Invencible; las operaciones contra los otomanos en el Mediterráneo; y la guerra de Flandes contra las fuerzas rebeldes de las Provincias Unidas de los Países Bajos hacían que economía de España no diera abasto. Los archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia, cuñado y hermana de Felipe III, gobernaban como soberanos los Países Bajos.

La situación de las Provincias Unidas no era mucho mejor. Después de más de treinta años de guerra, y con el comercio exterior bloqueado por el embargo que España mantenía contra ellas, la flota holandesa[4]​ intentaba aliviar la precariedad de sus finanzas expandiéndose comercialmente hacia las Indias.

Mauricio de Nassau era estatúder y Johan van Oldenbarnevelt gran pensionario al frente de los Estados Generales de los Países Bajos.