Sitio de Cartagena de Indias (1741)

Sitio de Cartagena de Indias
Guerra del Asiento
Ataque Cartagena de Indias.jpg
Ataque a Cartagena de Indias por la armada inglesa
Fecha 13 de marzo20 de mayo de 1741
Lugar Cartagena de Indias, Virreinato de Nueva Granada (hoy Colombia)
Coordenadas 10°23′07″N 75°32′19″O / 10.3853, 10°23′07″N 75°32′19″O / -75.5386
Resultado Victoria decisiva española
- España afianza su supremacía en América.
Beligerantes
Bandera de España 1701-1760.svg Reino de España Union flag 1606 (Kings Colors).svg Reino de Gran Bretaña
Comandantes
Bandera de España 1701-1760.svg Blas de Lezo
Bandera de España 1701-1760.svg Sebastián de Eslava
Bandera de España 1701-1760.svg Carlos Desnaux
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Edward Vernon
Flag of the British East India Company (1707).svg Lawrence Washington
Fuerzas en combate
Total: 3000[2]
1100 soldados[3]
400 infantes de marina[3]
600 marineros[2]
300 milicianos[2]
600 arqueros indios[4]
6 naves[4]

Total: 27 400[1]
12.000 soldados, infantes de marina y milicianos[6]
15 398 marineros[7]
29 barcos de línea y 22 fragatas[7]
135 transportes[8]
Bajas
800 muertos[9]
1200 heridos
6 navíos de línea
8000-11 000 muertos (fuentes británicas elevan la cifra a 18 000)[10]
7500 heridos
1500 cañones
50 barcos:[11]
6 navíos de tres puentes
13 navíos de dos puentes
4 fragatas
27 transportes
[ editar datos en Wikidata]

El sitio o batalla de Cartagena de Indias, del 13 de marzo al 20 de mayo de 1741, fue el episodio decisivo que marcó el desenlace de la guerra del Asiento ( 17391748), uno de los conflictos armados entre España y Gran Bretaña ocurridos durante el siglo XVIII. La victoria de las fuerzas españolas, al mando del teniente general de la Armada Blas de Lezo, prolongó la supremacía militar española en el continente americano hasta el siglo XIX.

Antecedentes

En la época constituía para los británicos una prioridad el disponer de plazas fuertes en tierra firme en el Golfo de México y el Mar Caribe, que querían convertir en británico y en el que ya disponían de algunas islas, siendo Jamaica la principal de ellas. El poder español a escala europea llevaba 70 años en claro declive, por lo que Inglaterra no estaba dispuesta a seguir aceptando unas condiciones enormemente desventajosas para ellos en lo que al comercio americano se refería. A pesar de aquella legalidad establecida como resultado de guerras pasadas, el contrabando por parte de mercantes ingleses era constante, y no era la primera vez que militares británicos intentaban poner pie en la costa, atacando ciudades o puertos poco protegidos, algunas veces con éxito momentáneo, pero al final los territorios siempre eran reconquistados por los españoles.

El rey británico Jorge II.

Dentro de este panorama, los problemas del contrabando y el corso en el Mar Caribe afectaban por igual a ambas potencias, aunque con ventaja española. Los ingleses reconocen haber capturado 231 buques españoles frente a 331 británicos capturados por los españoles, hasta septiembre de 1741, mientras que los recuentos españoles hablan de 25 frente a 186, aunque a pesar de la gran discordancia de cifras, ambos recuentos reconocen ventaja para los españoles.

Y precisamente uno de los muchos problemas de contrabando, ocurrido en 1738 frente a las costas de Florida, fue el utilizado por Gran Bretaña como pretexto para tratar una vez más de arrebatar a España sus posesiones americanas. El incidente que traería tan terribles consecuencias, se produjo cuando un guardacostas español, La Isabela, al mando del capitán Juan de León Fandiño, apresó a un capitán contrabandista británico, Robert Jenkins, y en castigo le cortó una oreja al tiempo que le decía: «Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve». A pesar de que el castigo fue moderado dadas las costumbres de la época, Jenkins recogió su oreja y la metió en un frasco de alcohol, regresando a Inglaterra con ella.

En octubre de 1739, tras conocerse el incidente de la oreja, y haber mostrado Jenkins el tarro en el Parlamento británico, se consideró la frase de Fandiño una ofensa al rey Jorge II, merecedora de la declaración de guerra a España; es decir, una ocasión más para tratar de conseguir el ansiado predominio de los mares y la posesión de los ingentes recursos naturales del Virreinato de Nueva Granada. Por ello, este conflicto bélico también es conocido por los ingleses con el nombre de «guerra de la Oreja de Jenkins».

Other Languages