Sistema Central

Sistema Central
Sistema Central.png
Mapa de situación del sistema Central
Localización geográfico-administrativa
ContinenteEuropa

País(es)España y Portugal
Características geográficas
SubsistemasEstrella, Gata, Francia, Béjar, Gredos, Malagón, Guadarrama, Somosierra y Ayllón
OrientaciónDe oeste-suroeste a este-noreste
Máx. cotaPico Almanzor (2592 msnm)
CumbresPico Almanzor, Canchal de la Ceja, Peñalara y Pico del Lobo
Piedemonte400 a 1200 msnm

Longitud600 km
Anchura30 km
Coordenadas40°14′48″N 5°17′52″O / 40°14′48″N 5°17′52″O / -5.29777778

El sistema Central es una cordillera situada en el centro de la península ibérica que atraviesa la denominada Meseta Central. Con una orientación oeste-este en su mitad occidental, y suroeste-noreste en su mitad oriental, tiene una longitud aproximada de 600 km y se extiende desde el centro de Portugal hasta el sistema Ibérico, en el centro-noreste de España. Constituye la divisoria entre la submeseta norte y la submeseta sur, además de, administrativamente, la separación natural entre la comunidad autónoma de Castilla y León,[nota 1]​ al norte, y las de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y Extremadura, al sur. Salvo alguna excepción menor, constituye también la divisoria entre las cuencas de los ríos Duero y del Tajo.

La mayor elevación del sistema es el pico Almanzor (2592 m), situado en la sierra de Gredos. La cordillera se subdivide en sierras separadas entre sí por grandes valles o puertos de montaña. De todas ellas, las más importantes por extensión son las siguientes, ordenadas de oeste a este: Estrella, Gredos, Guadarrama y Ayllón. La base de estas montañas oscila de los 500 a 1200 metros.

Geología

Ubicación geológica del sistema Central. Zócalo varisco: Zona Centroibérica del Macizo Ibérico. Relieve: Cadenas alpinas del Antepaís Ibérico sin cobertera mesozoica.[1]

El sistema Central es resultado del acortamiento de la placa Ibérica por el choque de las placas Euroasiática y Africana, que formó en sus bordes los orógenos de colisión de los Pirineos y las Béticas. El sistema se levantó durante la orogenia alpina, en el Cenozoico, aunque los materiales sobre los que se asienta (el zócalo granítico meseteño) sean anteriores (de la orogenia varisca).

Las rocas han sufrido una fuerte erosión, por lo que se han aplanado mucho tanto en las cumbres (conocidas por los montañeros como "cuerdas") como en las estribaciones septentrionales y meridionales: es una cordillera formada por rocas muy antiguas pero con un relieve reciente, de edad similar a la de los Pirineos, los Alpes, los Andes o el Himalaya. [cita requerida]

Sección esquemática noroeste-sureste del sistema Central. Nótese la corteza engrosada bajo la cadena y las estructuras alpinas tipo pop-up y pop-down, limitadas por fallas inversas y de desgarre.[2]

Formación

A mediados del Paleozoico medio (hace entre 360 y 290 millones de años), un substrato inicial de antiguos granitos y sedimentos se empezó a plegar y metamorfizar, originándose los gneises. A finales del Paleozoico (entre 290 y 250 m.a.) dichos materiales se fracturan. Se inicia el emplazamiento en superficie de masas magmáticas, dando lugar a los granitos. En la fase final de esta era se produce la elevación general de toda la cordillera. Desde finales del Paleozoico y durante el Mesozoico (entre 250 y 65 m.a.) se producen los procesos de erosión y desmantelamiento del relieve. También durante este último se produce una trasgresión marina, quedando en la superficie zonas subacuáticas y formándose cuencas de sedimentación recubriendo la plataforma continental con sedimentos que darán lugar a las calizas. Estas se localizan hoy en los bordes de las sierras y algunas de sus fosas interiores.

En el Cenozoico o Terciario (entre 65 y 1,8 m.a.), actúan los procesos que provocan la elevación del sistema y la compartimentación en bloques tal y como los encontramos. La erosión del macizo rocoso provoca el relleno sedimentario de las cuencas con arcosas.

La acción glaciar del Cuaternario (hace 1,8 m.a. hasta hoy) acabaría de modelar varios de los relieves actuales de la sierra con pequeños circos de tipo pirenaico, algunos ejemplos se encuentran en las morrenas, pequeños circos y lagunas de Peñalara y Gredos, también algunas huellas glaciares han quedado en el entorno del Pico Almanzor y La Maliciosa con forma de rocas aborregadas-estriadas y pequeños circos. En definitiva, en los últimos dos millones de años, la acción glaciar, la consolidación de la red de ríos y la excavación de valles y terrazas dan lugar a la morfología actual del terreno.

Other Languages