Sirena

Sirenas
John William Waterhouse A Mermaid.jpg
Pintura de una sirena por John William Waterhouse
Datos
Mitología Clásica
Tipo Criatura imaginaria
Subtipo Criaturas acuáticas
Hábitat Océanos
Criaturas similares Nereidas, Tritón
[ editar datos en Wikidata]

Las sirenas (en griego antiguo: Σειρήν Seirến, ‘las que atan/encadenan’, quizá relacionado con el persa Sir, ‘canto’, y con el sánscrito Kimaira, ‘ quimera’) son criaturas marinas mitológicas pertenecientes a las leyendas y al folclore.

Figura antropomorfa creada a partir de una raya disecada y recortada. Museo de Mashhad, ( Irán).

Originalmente, en la Antigüedad clásica, se las representaba como seres híbridos con rostro o torso de mujer y cuerpo de ave (similares al Ba de la mitología egipcia) que habitaban en una isla rocosa; a partir de la Edad Media adquirieron apariencia pisciforme: hermosas mujeres con cola de pez en lugar de piernas que moraban en las profundidades. En ambos casos se les atribuía una irresistible voz melodiosa con la que atraían fatalmente a los marineros.

Las sirenas son doncellas marinas que engañan a los navegantes con su gran belleza y la dulzura de su canto; de la cabeza al ombligo tienen cuerpo de virgen y forma semejante al género humano, pero poseen una escamosa cola de pez, que siempre ocultan en el mar.[1]

Debido a esa doble forma con que se han presentado a lo largo de la historia, muchas lenguas no latinas distinguen la sirena clásica mujer-ave (inglés siren, alemán Sirene) de la sirena con cola de pez (inglés mermaid, alemán Meerjungfrau), tratándose de hecho de dos criaturas diferentes.

Sirenas en la mitología griega y romana

Estatua funeraria de sirena, c. 370 a. C., Museo Arqueológico Nacional de Atenas.
Miniatura rusa del siglo X en la que aparece una sirena representada a la manera de la Antigua Grecia, con cuerpo de ave y rostro de mujer.

En el marco de la mitología clásica, las sirenas son criaturas ligeramente difusas debido al remoto trasfondo de su origen, probablemente ligado al mundo de los muertos. Se trataba de seres con cuerpo de pájaro y rostro o torso de mujer, poseedores de una voz musical prodigiosamente atractiva e hipnótica con la que embrujaban a los navegantes que pasaban junto a sus costas y los conducían a la muerte. La tradición las hacía habitar en una isla rocosa del Mediterráneo frente a Sorrento, en el litoral de la Italia meridional (en ocasiones identificada con la isla de Capri).

Distintos relatos las hacen descender de los dioses fluviales Aqueloo —una versión las hacía proceder de su sangre cuando ésta fue derramada por Heracles— o Forcis, sea sin intervención femenina o con la de las musas Estérope, Melpómene o Terpsícore, relacionadas con el canto y el baile. Su número es también impreciso, contándose entre dos y cinco. Los nombres registrados incluyen Agláope (la de bello rostro), Telxiepia (de palabras aclamantes) o Telxínoe (deleite del corazón), Pisínoe (la persuasiva), Parténope (aroma a doncella), Ligeia (empleado luego por Edgar Allan Poe para el célebre cuento homónimo sobre una mujer de mortal belleza), Leucosia (ser puro), Molpe (la musa), Radne (mejoramiento) y Teles (la perfecta). En ocasiones se les atribuye el uso de instrumentos musicales como la flauta o la lira además de la voz.

El primer testimonio escrito que se tiene de ellas es su mención en la Odisea de Homero, pero ya figuraban en representaciones artísticas de antigüedad mucho mayor, a menudo en monumentos y ofrendas funerarios. Se presume así su vínculo con el otro mundo, siendo muy plausible que al principio representaran iconográficmente a los espíritus de los difuntos y/o que se las considerara encargadas de transportar las almas al Hades (función que posteriormente asumiría el dios Hermes en su papel de psicopompo).

Su fama deriva principalmente del célebre episodio que protagonizan con Odiseo ( Ulises) en el citado poema homérico: el héroe aqueo, durante el periplo de regreso a su patria Ítaca y prevenido por la maga Circe, pasa junto a su isla y logra salir indemne del peligro de su canto, gracias a que se hace atar al mástil de su barco mientras que el resto de la tripulación usa tapones de cera para no sucumbir al hechizo. Con todo, las sirenas también figuran en otros episodios míticos, muchas veces con reminiscencias de ese anterior papel como deidades ctónicas de la otra vida: algunas versiones narran que acompañaban a Perséfone cuando fue raptada por Hades y que su apariencia bestial fue el castigo impuesto por Deméter por no proteger a su hija del dios del inframundo; en otras, el cuerpo alado es un don de Zeus para permitirles perseguir al raptor, y aun en otras es una pena impuesta por Afrodita por resistirse a la voluptuosidad o por envidia de su gran belleza. También se cuenta que perdieron sus plumas como castigo por retar a las Musas a una competición de canto que perdieron, aunque esta anécdota supone obviar su ascendencia materna.

Desde el asentamiento mismo del mito según esta acepción, es costumbre firmemente aceptada el asumir que las sirenas embelesaban a los marineros para que se estrellaran contra los escollos cercanos y así poder devorarlos, ya que Homero describe cómo las orillas aparecen repletas de huesos humanos. No obstante, nunca se menciona expresamente que el objetivo de estas criaturas sea el asesinato y la antropofagia, y se detalla que esos huesos todavía tienen la piel adherida que "se pudre al sol". Unido a que (según el texto de la Odisea) el contenido de la canción de las sirenas es la invitación al placer y al conocimiento, no pocos estudiosos apuntan que cabría la posibilidad de que se limitaran a atraer a los viajeros y éstos acabaran por morir de inanición en la isla, absortos en el éxtasis de esas subyugantes voces que les hacían olvidar todo lo demás. En cualquier caso, la naturaleza de las sirenas está siempre imbuída de cierta perfidia seductora.

Los que suscriben el parentesco de las sirenas con el más allá plantean una teoría: en paralelo con arquetipos de otras culturas, quizá estos seres fueran inicialmente genios que guardaban el paso hacia las Puertas de la Muerte. Puertas que muy bien podrían estar simbólicamente emparentadas con el paso de Escila y Caribdis, al que las sirenas están próximas geográficamente según las fuentes. Eurípides, en una estrofa del coro de Helena (verso 168) las llama παρθηνικοι κοραι parthenikoi korai, ‘jóvenes doncellas’; en este fragmento se apoyan Laurence Kahn-Lyotard y Nicole Loraux para incluirlas dentro de las figuras del Más Allá, identificándolas con las cantoras de las Islas de los Bienaventurados descritas por Platón.

En cuanto a su desaparición, la versión más extendida es que, cumpliéndose un oráculo de la diosa Gea, cuando Odiseo (u Orfeo en el caso de las Argonáuticas) se resistió al efecto de sus voces, las sirenas cayeron al mar y se convirtieron en riscos o perecieron. En esta última variante, el cadáver de una de ellas, Parténope, fue arrastrado por las olas hasta tierra firme y en torno a su sepulcro se fundó la actual ciudad de Nápoles.

Sirenum scopuli

Una sirena esperando en una roca.

Según el poeta griego Hesíodo, las sirenas habitaban la isla llamada Antemoesa ("rica en flores"), donde aguardaban en solitario en un prado florido a la espera de divisar las naves para las que entonaban su canto. Según los poetas romanos Virgilio (en la epopeya Eneida) y Ovidio, vivían en los Sirenum scopuli o escollos de las sirenas, tres pequeñas islas rocosas.

La localización exacta de esta isla ha sido variada, pero siempre dentro de una misma zona. Según la Odisea de Homero, se encontraba entre Eea y el estrecho de Mesina (lugar de morada del monstruo Escila). A menudo se ha situado en el mar Tirreno, frente a las costas del suroeste de Italia, cerca de la ciudad de Paestum o entre Sorrento y Capri (en ocasiones identificándose con ésta, como por ejemplo hizo el ensayista y guionista inglés del siglo XVIII Joseph Addison[2]​). Otras tradiciones apuntan a las islas de Punta del Faro y/o Islas de Li Galli, cuyo nombre tradicional es Sirenuse y cuyo nombre "Los Gallos" hace referencia a la forma de pájaro de estos seres.

Todas estas ubicaciones tienen en común el ser lugares rodeados de acantilados y rocas.

Other Languages
Afrikaans: Meermin
Ænglisc: Meremægden
العربية: حورية البحر
azərbaycanca: Su pərisi
Bikol Central: Magindara
brezhoneg: Morganez
Chamoru: Si Sirena
čeština: Mořská panna
dansk: Havfrue
Deutsch: Meerjungfrau
English: Mermaid
suomi: Merenneito
føroyskt: Havfrúgv
français: Sirène
galego: Serea
हिन्दी: जलपरी
magyar: Sellők
interlingua: Sirena
Bahasa Indonesia: Putri duyung
íslenska: Hafmey
italiano: Sirena
日本語: 人魚
Basa Jawa: Dhuyung
ქართული: ქალთევზა
한국어: 인어
lietuvių: Undinė
latviešu: Nāra
Bahasa Melayu: Ikan duyung
Nedersaksies: Zeewiefke
Nederlands: Zeemeermin
norsk: Havfrue
Nouormand: Séraine
ਪੰਜਾਬੀ: ਜਲਪਰੀ
português: Sereia
русский: Морская дева
Scots: Marmaid
سنڌي: جل پري
Simple English: Mermaid
slovenčina: Morská panna
chiShona: Njuzu
Soomaaliga: Gabareey-maanyo
svenska: Sjöjungfru
తెలుగు: జల కన్యలు
ไทย: เงือก
Türkçe: Deniz kızı
українська: Морська діва
اردو: جل پری
Tiếng Việt: Nàng tiên cá
West-Vlams: Zeemarminne
Winaray: Kataw
吴语: 美人魚
中文: 人魚
文言: 人魚
粵語: 美人魚