Sinfonía n.º 3 (Bruckner)

Wagner y Bruckner. Silueta por Otto Boehler

La Sinfonía n.º 3 en re menor (WAB 103) de Anton Bruckner, que está dedicada a Richard Wagner, y que en ocasiones se conoce como Sinfonía Wagner, fue escrita en 1873,y revisada en 1877 y en 1891.

En 1873, Bruckner envió las partituras de su segunda y tercera sinfonías a Wagner, pidiéndole que eligiera la que más le gustara, con el fin de dedicársela. La leyenda cuenta que Bruckner visitó a Wagner para preguntarle qué sinfonía había elegido, pero que aquella tarde ambos bebieron tanta cerveza juntos, que al volver a casa, Bruckner no podía recordar cuál había sido la partitura elegida. Envió una nota a Wagner preguntando "¿La sinfonía en re menor, donde la trompeta empieza la melodía?". Wagner contestó: "Si. Saludos. Richard Wagner". Desde entonces, Wagner se refirió a él como "Bruckner el de la trompeta", y se convirtieron en grandes amigos. En la dedicatoria, Bruckner se refirió a Wagner como "el mundialmente famoso, e inalcanzable noble maestro de la poesía y la música".

El estreno de la sinfonía se celebró en Viena, en 1877, dirigido por Bruckner. El concierto fue un desastre absoluto: aunque era un director de coros decente, Bruckner era escasamente competente como director de orquesta. El público vienés, en principio poco afín a la obra de Bruckner, fue abandonando la sala según transcurría la interpretación. Incluso algún miembro de la orquesta abandonó el escenario hacia el final, y solo unos pocos incondicionales, como el joven Gustav Mahler apoyaron al maestro hasta el final.[1]

Abatido por el fracaso, Bruckner emprendió una profunda revisión de la obra. La partitura original no fue recuperada hasta su edición, en 1977.

Movimientos

  1. Gemäßigt, mehr bewegt, misterioso (también Sehr langsam, misterioso) re menor.
  2. Adagio. Bewegt, quasi Andante mi bemol mayor
  3. Scherzo. Ziemlich schnell (también Sehr schnell) re menor.
  4. Finale. Allegro (también Ziemlich schnell) re menor