Silo (Mario Rodríguez)

Silo
Silo in The Andes.jpg
Silo en 2007.
Información personal
Nombre de nacimiento Mario Luis Rodríguez Cobos[1]
Otros nombres Silo
Nacimiento 6 de enero de 1938
Mendoza, Flag of Argentina.svg  Argentina
Fallecimiento 16 de septiembre de 2010 (72 años)
Mendoza, Flag of Argentina.svg  Argentina
Nacionalidad argentino
Familia
Cónyuge Ana Luisa
Hijos dos
Información profesional
Ocupación escritor, fundador del Movimiento Humanista
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Siloseudónimo de Mario Luis Rodríguez Cobos[5]

Biografía

Silo fue el tercer y último hijo de una familia de clase media de ascendencia española en Mendoza ( Argentina) formada por Rafael Rodríguez ( oriundo de la ciudad andaluza de Granada[6] ) y María Luisa Cobos (vasca, maestra de música), siendo sus hermanos Raquel y Guillermo. Cursó enseñanza primaria y media en los Hermanos Maristas con excelentes notas, mientras practicaba gimnasia artística y se especializó en caballo con arcos, especialidad en la que llegó a altos puestos de las clasificaciones regionales, llegando a ser campeón de Cuyo. Además se implicó en diversas organizaciones juveniles y llevó una vida social e intelectual muy activa. Realizó estudios particulares de idiomas, como francés e italiano, y de filosofía. También publicó artículos en revistas culturales.

Después de abandonar los estudios de Derecho en la Universidad de Córdoba[8] siendo en dicha universidad donde empezó a formar grupos de investigación sobre el ser humano y su problemática existencial y social.

Con 24 años viajó por Europa y a su regreso ejerció distintos trabajos. En 1967 ―siguiendo "un ordenamiento hacia verdades más importantes" según consigna un periódico de la época[10]

Contrajo matrimonio con Ana Luisa Cremaschi, a quien conocía desde sus días juveniles, y más tarde nacerán sus dos hijos, Alejandro y Federico, con quienes siempre vivirá en su ciudad natal.

En 1972 publicó La mirada interna y los grupos iniciales se extienden a otros países, en parte debido a que las dictaduras militares provocan el exilio de muchos de sus partícipes. A principios de los años setenta, Silo creó la corriente de pensamiento que actualmente se denomina Nuevo Humanismo o Humanismo Universalista,[11] y funda el Movimiento Humanista como conjunto organizado que pretende plasmar en la práctica dicho pensamiento. Se puede decir que dicho pensamiento abarca toda la existencia, no solo a nivel social sino también personal.

A partir de los años ochenta y con la orientación de Silo, el movimiento humanista inició una etapa de expansión en el mundo con la creación de organismos y frentes de acción: Partido Humanista con presencia en unos 30 países, la Comunidad para el Desarrollo Humano (asociación cultural), Convergencia de las Culturas (asociación civil), Mundo sin Guerras y sin Violencia (asociación anti-armamentista) y el Centro Mundial de Estudios Humanistas.

Durante el año 1981 fue invitado a expresar sus propuestas en diversos actos públicos organizados por sus discípulos en ciudades europeas y asiáticas, recorriendo Madrid, Roma, Berlín, posteriormente Bombay (India), y Colombo (Sri Lanka), volviendo luego a París, y más tarde San Francisco (California), y ciudad de México. Expone con particular vigor la postura de la no violencia, manifestada en la superación del sufrimiento, el trato humano y la actitud de no buscar culpables. Estos aspectos relevantes de su pensamiento se recopilaron en Habla Silo.

En 1993, la Academia de Ciencias de Rusia lo distinguió con el doctorado honoris causa.[13] concluyendo su presentación con estas palabras: «No habrá diálogo cabal sobre las cuestiones de fondo de esta civilización hasta que se empiece, socialmente, a descreer de tanta ilusión alimentada con los espejuelos del sistema actual. Entre tanto, el diálogo seguirá siendo insustancial y sin conexión con las motivaciones profundas de la sociedad. Cuando la Academia me hizo llegar su reconocimiento, comprendí que en algunas latitudes se ha comenzado a mover algo nuevo, algo que empezando en diálogo de especialistas estará luego ocupando la plaza pública».

Últimos años

A comienzos del año 2002, Silo anunció su retiro del Movimiento Humanista, después de haberlo impulsado por 32 años. Lo hizo trasladando la orientación del Movimiento Humanista a una asamblea, compuesta por los coordinadores generales de dicho movimiento. Para agosto de 2007 había alrededor de 400 miembros en esta asamblea.

A mediados de 2002 lanzó El mensaje de Silo comprendido por un libro, una experiencia y un camino.[15] El dinero para construir estos parques se obtiene de donaciones voluntarias.

Durante la década del 2000 vuelve a disertar en Punta de Vacas en diversas ocasiones con su propuesta de reconciliación, de acceder a lo profundo y lo sagrado del ser humano, aceptando invitaciones para exponer su mensaje y acudiendo a lugares humildes, como casas de familia o salitas de barrio en el mismo Mendoza, Gran Buenos aires, Santiago de Chile o Quito (Ecuador). Además asiste a los eventos que se organizan en Lisboa, Roma, el norte de Italia y otros sitios. Por otra parte, al irse organizando Salas del Mensaje y Parques de Estudio y Reflexión en torno a su obra, Silo acude a diversos actos inaugurales de estos lugares como en La Reja (Buenos Aires), Manantiales (Santiago de Chile), Carcarañá (Rosario, Argentina), Toledo (España), Attigliano (Roma, Italia), etc.

Una de sus últimas intervenciones públicas la realizó en Berlín el 11 de noviembre de 2009, invitado por los premios Nobel de la Paz para hablar en su 10ª Cumbre Mundial, con motivo del paso por esa ciudad de la Marcha Mundial por la Paz y la No-violencia. En esta ocasión, con su conferencia titulada "El significado de la Paz y la No-violencia en el momento actual. La Marcha Mundial", Silo exhortó al desarme nuclear mundial como principal urgencia.[18]

Sus últimos años los pasó en Chacras de Coria, un pueblo en los alrededores de la ciudad de Mendoza (provincia de Mendoza). Falleció en su hogar, el 16 de septiembre de 2010, luego de padecer por más de un año una enfermedad renal.[19]

Su figura es controvertida, ya que sus seguidores lo consideran un guía espiritual, mientras sus críticos lo califican de líder mesiánico (véase más abajo la sección Críticas). Él se refería a sí mismo como un escritor y practicante de lo que llamaba una «religiosidad interna».[20]

Existen pocas entrevistas e intervenciones en medios de comunicación de Silo. Sin embargo, las más abundantes fueron realizadas en Chile a comienzos de los años noventa (con el retorno a la democracia) en los principales programas de debate de los medios televisivos del país.[21]

Other Languages