Silent Hill 4: The Room

Silent Hill 4: The Room es un videojuego de survival horror desarrollado por Team Silent y publicado por Konami en 2004 para la Sony PlayStation 2, Xbox y PC. Es el cuarto en la serie con el mismo nombre que trata sobre un misterioso pueblo llamado Silent Hill.

A diferencia de los títulos anteriores, los cuales tenían como escenario el pueblo de Silent Hill, este juego toma lugar en el pueblo ficticio de South Ashfield, y se enfoca en el personaje de Henry Townshend, el cual trata de escapar de un encierro sobrenatural en su apartamento. Al hacerlo termina explorando una serie de mundos extraños y se encuentra a sí mismo en medio de un conflicto con un asesino en serie relacionado con la mitología de Silent Hill.

Sistema de juego

Silent Hill 4: The Room originalmente fue concebido como un juego en el mismo universo de la serie Silent Hill pero separado de los títulos principales, y por esta razón posee un estilo de juego diferente a otros títulos de las saga.[2]

En los niveles principales el juego usa la perspectiva en tercera persona tradicional de la serie Silent Hill.[4]

El combate en Silent Hill 4: The Room sigue el patrón establecido por los otros juegos de la serie, pero con algunas grandes diferencias. Como en los tres juegos anteriores, el protagonista tiene acceso a una variedad de armas blancas, pero sólo a dos armas de fuego. Como elemento nuevo, algunas armas blancas pueden romperse, como los palos de golf, que causan un daño variable al oponente, pero finalmente se rompen y se vuelven inútiles.[5]

Otros objetos que pueden equiparse son los medallones santos, que protegen a Henry de las maldiciones de su apartamento, pero también se rompen después de un corto período de uso. Otra diferencia en el combate es que los ataques con armas blancas pueden «cargarse» antes de ser ejecutados, hecho que permite infligir un mayor daño al enemigo que con un ataque rápido; otra característica es la barra de vida a la vista.[6]

Uno de los cambios más significativos fue la introducción de los monstruos «Victims», los espíritus inmortales de las víctimas del asesino en serie Walter Sullivan. Los espíritus tienen la habilidad de herir a Henry con un «aura» dañina, que puede ser evitada con ciertos objetos como las velas sagradas o los medallones santos.[2]

Other Languages