Signo de contradicción


Signo de la contradicción es una doctrina católica que se refiere a personas o entidades que manifiestan santidad y al mismo tiempo, o como resultado, recibe una oposición extrema. El término se deriva de la frase bíblica "el signo contra cual se habla" que se encuenta en Lucas 2,34 y en Hechos 28,22, que se refiere a Jesucristo y los primeros cristianos respectivamente. La palabra ‘’contradicción’’ viene de las palabras latinas contra, "contra" y dicere, "hablar."

Según la tradición católica, un signo de la contradicción apunta a la presencia de Cristo o la presencia del divino debido a la unión de esa persona o la realidad con Dios. En su libro, el Signo de la Contradicción, Juan Pablo II dice que "el signo de la contradicción" es quizás "una definición distintiva de Cristo y su Iglesia."

Jesucristo como signo de la contradicción

Presentaction del Niño Jesús: “Mira, éste ha sido puesto para ruina y para resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción - y a tu misma alma la traspasará una espada - , a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones". (Lucas 2,34) Por Andrea Mantegna.

Lucas 2,34 se refiere a Jesucristo mientras él está presentado en el templo por sus padres. Las palabras fueron habladas por Simeon a María, la madre de Jesucristo, como una profecía con respecto a su niño y ella misma.

"Mira, éste ha sido puesto para ruina y para resurrección de muchos en Israel, y para signo de contradicción - y a tu misma alma la traspasará una espada - , a fin de que se descubran los pensamientos de muchos corazones".

La interpretación del Biblia de Navarra, que está considerada por algunos como uno de los mejores, si no el mejor comentario católico disponible de la Biblia, [4] dice lo siguiente:

"Jesús vino a traer la salvación a todos hombres, aún más, él será el signo de la contradicción porque algunas personas lo rechazarán obstinadamente -- para esta razón él será su ruina. Pero para los que lo aceptan con fe, Jesús será su salvación, liberándolos de pecado en esta vida y levantándolos hasta vida eterna."

El comentario dice también que María estará ligada íntimamente con el trabajo salvifico de su Hijo. La espada indica que María tendrá una participación en los sufrimientos de su hijo. Las últimas palabras de la profecía conectan con verso 34: la rectitud o tergiversación serán demostradas por si uno acepta o rechaza a Cristo.[1]

Por lo tanto hay tres elementos que son implicados en un signo de la contradicción, según la teología católica: (1) Un ataque a Cristo o las personas que se dice ser "unido" con Cristo. De este ataque, resulta un movimiento doble: (2) la caída de los que rechazan a Cristo, y (3) la subida de los que lo aceptan.

Según la teología católica, el doble-movimiento que resultó después del ataque a Cristo es lo siguiente: Mientras muchos de los enemigos de Cristo han caído (las autoridades romanas y su imperio cayeron en 476, el templo Jerusalén fue destruido en 70 por Tito), Jesucristo resuscitó de la muerte y su religión llegó a ser la religión más grande en el mundo y en la iglesia católica su representación más grande.

Los teólogos católicos dicen también que mientras el diablo parece vencer al Mesías matándolo, su muerte fue una vuelta y llegó a ser el mismo instrumento de la victoria de Cristo sobre el mal, la muerte y el diablo.

Other Languages