Siete mesas de billar francés

Siete mesas de billar francés es una película española del 2007 dirigida por Gracia Querejeta.

Argumento

Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille ( Víctor Valdivia) llegan a un hospital de Madrid donde estaba internado el padre de ella debido a una repentina enfermedad, y ahí se enteran de que había muerto sin más remedio. Allí se encuentran con Charo (Blanca Portillo), amante del difunto, que da a conocer el negocio de Leo, que no es nada rentable. Tiene una sala de juegos con 7 mesas de billar francés. Al volver, Ángela se entera, por parte de un amigo y compañero de trabajo de su marido (José Luis García Pérez), que él había desaparecido y que llevaba doble vida y, para mantener a su segunda familia, se dedicaba a la corrupción dentro de la comisaría de policía donde trabajaba. Ángela decide volver a la gran ciudad y reabrir el negocio de su padre.