Siete maravillas del mundo antiguo

Reconstrucciones aproximadas de las Siete maravillas del mundo antiguo.

Las Siete maravillas del Mundo Antiguo, fueron un conjunto de obras arquitectónicas y escultóricas que los helenos, especialmente los del período helenístico, consideraban dignas de ser visitadas. A lo largo del tiempo distintos autores confeccionaron diferentes listados, pero el definitivo no se fijó hasta que el pintor neerlandés Maerten van Heemskrerck realizó en el siglo XVI siete cuadros representando a las 7 maravillas.

El nombre de "maravillas" proviene de un error en la traducción del griego.

Los restos y evidencias que han quedado de dichas obras varían mucho de unas a otras. Una de ellas, los Jardines Colgantes de Babilonia, plantea dudas sobre su existencia real, al menos en la ciudad de Babilonia. De las dos estatuas de la lista no se conserva ningún resto, aunque sí representaciones en monedas de la escultura en honor a Zeus. De los cuatro edificios de la lista han llegado hasta el siglo XXI descripciones, planos, representaciones, restos e incluso, en un solo caso, la mayor parte de su construcción (la Gran Pirámide de Guiza).

La lista definitiva

La lista que tiene mayor consenso es la siguiente, con sus elementos ordenados según su antigüedad:

  1. La Gran Pirámide de Guiza. Terminada alrededor del año 2570 a. C., fue construida para el faraón Keops. Ubicada en Guiza, Egipto, la más antigua, la más grande y la más duradera, pero cuya última finalidad se desconoce aún.[1]
  2. Los Jardines Colgantes de Babilonia. Construidos en 605 a. C.- 562 a. C. ubicados en la ciudad de Babilonia, actual Irak. Perduraron hasta no más allá de 126 a. C., cuando la ciudad fue destruida definitivamente por los persas. Es la maravilla que más dudas plantea sobre su existencia real.[2]
  3. El Templo de Artemisa. En Éfeso (actual Turquía) comenzado a levantar por el rey Creso.[4]
  4. La Estatua de Zeus en Olimpia. Esculpida hacia 430 a. C. por Fidias. Ubicada en el interior del templo dedicado al propio Zeus en la ciudad anfitriona de los famosos juegos.[5]
  5. El Mausoleo de Halicarnaso. Empezado por el sátrapa Mausolo y continuado por su mujer Artemisa hacia 353 a. C. en la ciudad de Halicarnaso en la actual Turquía.[5]
  6. El Coloso de Rodas. Forjado entre 282 a. C. y 294 a. C. ubicado en un lugar desconocido de la ciudad de Rodas en la isla homónima, Grecia, tras derrotar los rodios a Demetrio Poliorcetes.[6]
  7. El Faro de Alejandría. Construido entre 285 a. C. y 247 a. C. en la isla de Pharos, a la entrada de Alejandría ( Egipto), para guiar a los navíos que se dirigían a los dos puertos con que contaba la ciudad. Al igual que la tumba de Mausolo que daría nombre genérico a todos los grandes monumentos funerarios posteriores, la torre de Faros (Pharos) hizo lo propio con los edificios construidos para ayudar a la navegación.[7]

Esta lista, fruto más del azar que de algún criterio técnico o estético, recoge tres obras con un claro fin religioso, el Coloso de Rodas, la Estatua de Zeus en Olimpia y el Templo de Artemisa; dos que pueden considerarse erigidas por motivos hedonistas, el Mausoleo de Halicarnaso y los Jardines Colgantes;[1]

Other Languages
беларуская: Сем цудаў свету
беларуская (тарашкевіца)‎: Сем цудаў сьвету
Bahasa Indonesia: Tujuh Keajaiban Dunia Kuno
Lëtzebuergesch: Siwe Weltwonner
Plattdüütsch: Söven Weltwunners
norsk nynorsk: Dei sju underverka
srpskohrvatski / српскохрватски: Sedam svjetskih čuda
Kiswahili: Maajabu ya dunia
татарча/tatarça: Dönyanıñ cide moğcizası
українська: Сім чудес світу
oʻzbekcha/ўзбекча: Dunyoning yetti moʻjizasi
vepsän kel’: Mail'man seičeme čudod