Siegbert Tarrasch

Siegbert Tarrasch.

Siegbert Tarrasch (1862-1934) fue uno de los mejores ajedrecistas y uno de los líderes de ajedrez más influyentes a finales del siglo XIX y a inicios del siglo XX. Hacia 1903, había ganado 7 de los 13 torneos en los que había participado, (más que cualquier otro en esa época). Fue teórico del ajedrez, contribuyó a asimilar las enseñanzas de Wilhelm Steinitz, llevándolas a un mayor grado de refinamiento, con lo cual, el juego experimentó un progreso importante.

Biografía

Torneo de Ajedrez en Berlín 1918. De izquierda a derecha: Emanuel Lasker, Akiba Rubinstein, Bernhard Kagan, Carl Schlechter y Siegbert Tarrasch

Nació en la Provincia de Silesia, del Reino de Prusia. Después de terminar la escuela en 1880, se trasladó a la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg donde estudió medicina. Se mudó, junto a su familia, a Núremberg, Baviera, y más tarde a Múnich.

Aunque era un médico activo por profesión, Tarrasch publicaría al menos tres libros notables sobre la teoría ajedrecística, matemática, del ajedrez., en 1895, 1912, y 1931. Durante su carrera como jugador, pudo haber sido conocido como el mejor ajedrecista del mundo al comienzo de la última década del xiglo XIX. En torneos, venció con fuerza al ya envejecido Steinitz (+ 3-0 = 1), pero debido a las exigencias de su práctica médica, se negó la oportunidad de pelear por el título mundial en 1892. No obstante, poco después, en San Petersburgo en 1893, Tarrasch tuvo un partido muy reñido contra el oponete de Steinitz: Mikhail Chigorin (+ 9-9 = 4) después de haber sido líder la mayor parte del tiempo. Ganó cuatro torneos grandes en la sucesión: en Breslau 1889, Manchester 1890, Dresde 1892 y 1894 en Leipzig.

Coincidió en tiempo con Emanuel Lasker, con quien compitió en la final del título mundial, siendo derrotado. De en adelante, Tarrasch pareció estar destinado al segundo lugar, pues Lasker obtenía muchos mejores resultados contra oponentes comunes. Cuando ambos volvieron a competir por el campeonato de 1908, Lasker lo venció convincentemente (8+ 8-3 = 5).

Tarrasch se convirtió al cristianismo protestante en 1909,[1] y continuó siendo uno de los principales ajedecristas del mundo. Terminó en cuarto lugar en el torneo de ajedrez de San Petersburgo de 1914, tan solo detrás del campeón mundial Lasker y los futuros campeones del mundo José Raúl Capablanca y Alexander Alekhine. Aunque es mucho menos conocida que la victoria de Lasker contra Capablanca de la ronda anterior, Tarrasch tuvo una victoria contra Capablanca en la ronda 19. Después de ese torneo, Tarrasch todavía participó en algunos juegos de gran prestigio, pero no volvió a situaciones semejantes.

Tuvo cinco hijos, de los cuales uno murió en la Primera Guerra Mundial, y, debido a su origen judío tuvo que soportar el antisemitismo en las épocas tempranas del nazismo.

Legado en el ajedrez

Doctor siegbert Tarrasch

Tarrasch siguió siendo un escritor muy influyente del ajedrez, y por su teoría, los ajedrecistas europeos le llamaban el "Praeceptor Germaniae", que significa el "Maestro de Alemania." Fue editor de la revista Deutsche Schachzeitung en 1897 y escribió varios libros, incluyendo Die moderne Schachpartie y Trescientas partidas de ajedrez. Tomó algunas ideas de Wilhelm Steinitz, aunque en otras difería de éste. También es conocido por la Regla de Tarrasch.

Tarrasch era un gran blanco de crítica de la escuela hipermoderna, dirigida por Richard Reti, Aron Nimzowitsch y Tartakower, todos los cuales criticaban sus ideas como "dogmáticas." Sin embargo, muchos maestros modernos consideran el juego real de Tarrasch como algo muy valioso. Por ejemplo, Tarrasch anotó su victoria en el lado Negro del Advance French contra Paulsen (Nuremberg 1888):

"1. e4 e6 2. d4 d5 3. e5 c5 4. c3 Nc6 5. Nf3 Qb6 6. Bd3 cxd4... 7. cxd4 Bd7 8. Be2 Nge7 9. b3 Nf5 10. Bb2 Bb4+ 11. Kf1 Be7 12. g3 a5 13. a4 Rc8 14. Bb5 Nb4 15. Bxd7+ Kxd7 16. Nc3 Nc6 17. Nb5 Na7 18. Nxa7 Qxa7 19. Qd3 Qa6 20. Qxa6 bxa6 21. Kg2 Rc2 22. Bc1 Rb8 23. Rb1 Rc3 24. Bd2 Rcxb3 25. Rxb3 Rxb3 26. Bxa5 Rb2 27. Bd2 Bb4 28. Bf4 h6 29. g4 Ne7 30. Ra1 Nc6 31. Bc1 Rc2 32. Ba3 Rc4 33. Bb2 Bc3 34. Bxc3 Rxc3 35. Rb1 Kc7 36. g5 Rc4 37. gxh6 gxh6 38. a5 Ra4 39. Kg3 Rxa5 40. Kg4 Ra3 41. Rd1 Rb3 42. h4 Ne7 43. Ne1 Nf5 44. Nd3 a5 45. Nc5 Rc3 46. Rb1 Nxd4 47. Na6+ Kd8 48. Rb8+ Rc8 49. Rb7 Ke8 50. Nc7+ Kf8 51. Nb5 Nxb5 52. Rxb5 Ra8 53. f4 a4 54. Rb1 a3 55. f5 a2 56. Ra1 Ra4+ 57. Kh5 Kg7 58. fxe6 fxe6 59. Rg1+ Kh8 60. Ra1 Kh7 61. Rg1 a1=Q 62. Rg7+ Kh8 0-1" (Nuremberg 1888)

Actualmente hay varias aperturas que llevan su nombre, como la variante Tarrasch de la defensa francesa o la defensa Tarrasch del gambito de dama. Él dijo que "la desconfianza es la necesaria más característica del ajedrecista,[2] aunque una de sus frases más conocidas, que ha pasado a la historia por su carácter universal, fue:

El ajedrez, como la música o como el amor, tiene el poder de hacer feliz a la gente

Other Languages