Shogunato Kamakura

鎌倉幕府
Kamakura Bakufu
Shogunato Kamakura

Ageha-cho.svg

1192-1333

Imperial Seal of Japan.svg

Escudo de

Escudo

Capital Kamakura[nota 1]
35°19′N 139°33′E / 35°19′N 139°33′E / 139.550
Idioma principal Japonés
Religión Shinbutsu shūgō, otras
Gobierno Monarquía (de jure)
Dictadura militar feudal (de facto)
Emperador
 • 11831198 Go-Toba
 • 13181339 Go-Daigo
Shōgun
 • 1192 - 1199 Minamoto no Yoritomo
 • 1308 - 1333 Morikuni
Historia
 •  Batalla de Dan-no-ura

25 de abril de 1185

 •  12 de mayo de 1192 de 1192
 •  Regencia Hōjō 9 de febrero de 1199
 •  Sitio de Kamakura 18 de mayo de 1333
Moneda Ryō

El shogunato Kamakura (鎌倉幕府 Kamakura bakufu ?) fue el primer régimen militar feudal japonés establecido por los shōgun desde 1185 (o 1192, cuando fue formalmente reconocido) hasta 1333. El poder estaba centralizado en la ciudad de Kamakura, que era la capital del shogunato y por ello este período es conocido como el período Kamakura. No obstante, desde 1203 el verdadero poder lo ejerció el Clan Hōjō ( Regencia Hōjō), cuyos miembros eran los auténticos gobernantes, a la vez que quitaban y ponían a los Shōgun, quienes pasaron a ser puras marionetas en el poder.

Fue el primer shogunato en regir en Japón, lo que tendría importantes efectos ya que se instauró un gobierno militar que condujo al ascenso al poder de las clases guerreras, anteriormente consideradas como subordinadas e inferiores a la aristocracia tradicional. En definitiva, sentó un precedente de cara al futuro, como acabaría ocurriendo más tarde con los Shogunatos Ashikaga y Tokugawa.

Historia

Establecimiento del shogunato

Antes del establecimiento del shogunato, el poder civil en Japón estaba centralizado principalmente en los Emperadores y sus regentes, típicamente nombrados desde la corte y los clanes aristocráticos que los apoyaban. Los asuntos militares fueron realizados bajo el auspicio del gobierno civil. Sin embargo, después de la derrota del clan Taira en la Batalla de Dan no Ura que finalizó la Guerra Genpei a favor del clan Minamoto, Minamoto no Yoritomo obtuvo el poder en 1185 y se convirtió en el gobernador de facto del país. Afirmó la primacía del poder militar en el gobierno y le fue dado el título de «shōgun» en 1192, mientras que el sistema de gobierno que estableció, se formalizó como el bakufu (literalmente, gobierno de tienda). Las provincias japonesas se convertirían en entidades semi-autónomas bajo el orden de nuevos protectores llamados shugo (守護 ?), los predecesores de los daimyō. Los protectores fueron escogidos principalmente de poderosas familias de las diferentes provincias, o el título era dado a un general y su familia después de una campaña exitosa. Aunque ellos manejaban sus asuntos, en teoría eran obligados a someterse a la autoridad central manifestando su lealtad al shōgun.

La regencia Hōjō

Después de la muerte de Yoritomo, Hōjō Tokimasa, jefe del clan de la viuda de Yoritomo Hōjō Masako y antiguo guardián de Yoritomo, reclamó el título de regente a Minamoto no Yoriie, hijo de Yoritomo, eventualmente haciendo el reclamo hereditario al clan Hōjō. El clan Minamoto mantendría el título de shōgun por dos generaciones más, con el clan Hōjō consumando el poder realmente, convirtiendo al shōgun en un títere.

Las Invasiones mongolas

El samurái Suenaga está siendo atacado por flechas y explosivos mongoles. Moko Shurai Ekotoba (蒙古襲来絵詞 ?), c. 1293.

A finales del siglo XIII hizo aparición una amenaza que nunca antes había acechado a Japón: Los mongoles, que en 1259 ya habían subyugado a Corea y para 1276 ya se habían hecho con el control total de toda China; Así pues, solo quedaba Japón fuera de sus dominios.[1]

La respuesta mongola no tardó en llegar y en 1274 un gran ejército mongol partió en barcos coreanos para someter Japón, como también lo haría en 1281 un segundo intento.[2]

La decadencia del Shogunato

Para los inicios del siglo XIV era evidente que el sistema Kamakura, aunque hubiese sido eficaz durante algún tiempo, también era muy sensible al tiempo y a los cambios que se producían.[4]

La gradual erosión de la lealtad de la clase guerrera y el recelo que provocaba el dominio del shogunato por el Clan Hojo fueron el caldo de cultivo para la caída del shogunato.[4]

El shogunato Kamakura llegó a su fin en 1333 con la derrota y destrucción del clan Hōjō. Este triunfo fue, sin embargo, de corta duración, ya que Ashikaga Takauji asumiría nuevamente la posición de shōgun, estableciendo el shogunato Ashikaga.[4]

Other Languages