Servicio para la Formación de Cuadros de Mando

El SEFOCUMA (Servicio para la formación de cuadros de mando) fue una de las modalidades para prestar el servicio militar obligatorio en España mientras este estuvo en vigor, hasta el año 2001. El objetivo del mismo era aprovechar el periodo de formación militar obligatoria para instruir futuros oficiales de los ejércitos de España (en concreto, alféreces), que prestaran los servicios propios de su empleo durante unos meses, para a continuación pasar a la reserva durante un periodo de tres años.

Características generales del SEFOCUMA

Si bien el servicio militar en España era obligatorio (con diversas razones para su exención, reguladas por ley, entre las cuales la objeción de conciencia era la más habitualmente esgrimida) la prestación del mismo en la modalidad de SEFOCUMA era de adscripción voluntaria, y sólo después de superar una fase de concurso-oposición para aspirar a alguna de las plazas vacantes publicadas cada año por el Ministerio de Defensa.

El desarrollo del servicio militar en esta modalidad tenía pocas similitudes con el de un servicio militar obligatorio tradicional. La fase inicial de instrucción (de tres meses de duración) era muy dura y exigente, lo cual sumado al hecho de que se efectuara un escalafonamiento de los alumnos con el objeto de priorizar la elección de destino por parte de los mismos hacía de esa fase inicial un verdadero reto físico e intelectual, donde no sólo era necesario ser bueno, sino que era necesario ser el mejor para tener opciones de elegir destino y fecha de incorporación a la segunda fase del servicio, que eran las prácticas como alférez del ejército correspondiente ( Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire).

En esta segunda fase, ya como alférez en prácticas y de seis meses de duración en los últimos años de vigencia del SEFOCUMA, los jóvenes desempeñaban las tareas propias de su empleo en las unidades y centros que les hubieran sido concedidos tras un proceso de selección de destinos en función de su escalafonamiento. Según los destinos dichas tareas incluían desde la instrucción de unidades de tamaño sección o compañía, desempeño de las guardias de prevención y seguridad reglamentarios, realización de maniobras, etc. Incluso hubo miembros de SEFOCUMA que participaron en misiones internacionales de los ejércitos españoles en el extranjero, como las fuerzas de paz en Bosnia y Kosovo.

Al finalizar los periodos de formación y servicio (nueve meses en total durante los últimos años de vigencia del servicio, e igual en duración a un servicio militar obligatorio normal) el alférez en prácticas adquiría la condición definitiva de alférez, y pasaba a la reserva temporal (de tres años de duración). Existía la posibilidad de reenganche a la vida militar para quienes hubieran superado este servicio, gracias a la cual podían incorporarse de pleno derecho a las Fuerzas Armadas con el empleo de alférez de complemento.

Other Languages