Servicio Nacional de Aprendizaje

Servicio Nacional de Aprendizaje
Sena Colombia logo.svg
SiglaSENA
LemaSENA, Una Entidad De Clase Mundial
TipoPública
Fundación21 de junio de 1957 (61 años)[1]
Fundador/esRodolfo Martínez Tono
Localización
DirecciónCalle 57 No. 8-69 Bogotá
ColombiaFlag of Colombia.svg Colombia
Otras sedes33 regionales.
Administración
FinanciamientoEstatal
PresupuestoCOL$ 3,2 billones[3]
Academia (Trimestral)
ProfesoresInstructores
Estudiantes9,8 millones (2014)
 • PregradoTécnicos
Tecnologías
 • PosgradoProfundización Técnica
Epecialización Tecnológica
Sitio web
sena.edu.co
Sede del Sena en la localidad de Chapinero, al norte de Bogotá.

El Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) Es un establecimiento público del orden nacional en Colombia, con personería jurídica, patrimonio propio e independiente, y autonomía administrativa;  Adscrito al Ministerio del Trabajo de Colombia. Ofrece formación gratuita a millones de colombianos que se benefician con programas técnicos, tecnológicos y complementarios que enfocados en el desarrollo económico, tecnológico y social del país, entran a engrosar las actividades productivas de las empresas y de la industria, para obtener mejor competitividad y producción con los mercados globalizados.

La Institución está facultada por el Estado para la inversión en infraestructura necesaria para mejorar el desarrollo social y técnico de los trabajadores en las diferentes regiones,  a través de formación profesional integral que logra incorporarse con las metas del Gobierno Nacional, mediante el cubrimiento de las necesidades específicas de recurso humano en las empresas, a través de la vinculación al mercado laboral -bien sea como empleado o subempleado-, con grandes oportunidades para el desarrollo empresarial, comunitario y tecnológico.  

La oferta regular para formación profesional: técnicos, tecnólogos y trabajadores especializados incluye más de 522 programas. A lo largo de sus más de 50 años el SENA se ha destacado por ser uno de los más importantes centros de educación técnica de América Latina, toda la oferta del SENA es completamente gratuita y para acceder a algun programa solo se necesita cumplir con los requisitos de ingreso.[4]

Fue fundado en 1957, cuenta con varias sedes denominadas Regionales en Bogotá y en los 32 departamentos que componen ese país, el enfoque principal del SENA durante sus primeros años fue brindar instrucción técnica a los trabajadores y empleados de la industria, el comercio y el sector agropecuario. Sin embargo, en la actualidad atiende la demanda de sectores como el financiero, tecnológico y salud. Lo anterior lo ha llevado a convertirse en una de las mejores alternativas de instrucción para colombianos de escasos recursos, así como trabajadores y empresarios.

Historia

En 1957, Rodolfo Martínez Tono le propuso al entonces ministro de Trabajo, Raimundo Emiliani Román, desarrollar un instituto de enseñanza laboral técnica, inspirado en el SENAI de Brasil.

El proyecto vio la luz mediante el Decreto-Ley 118, del 21 de junio de 1957, durante el gobierno de la Junta Militar, tras la renuncia de Gustavo Rojas Pinilla. Sus funciones eran brindar formación profesional a los trabajadores, jóvenes y adultos de la industria, el comercio, la agricultura, la minería y la ganadería.[6]

Por espacio de tres años desde 1957, la entidad tuvo como sede principal un edificio ubicado en la Cll 20 con Cr 8. contando inicialmente con el apoyo de las más importantes organizaciones sindicales de Colombia.[7]​ Mientras que los primeros centros de instrucción fueron aulas del Politécnico Central y de la Universidad Nacional de Colombia, así como improvisadas carpas de circos levantadas en ciudades y municipios, con el fin de ampliar su cobertura, con lo anterior la naciente institución buscaría atender las demandas de la empresa privada, el Gobierno y de los trabajadores, que exigían más capacitación en procura de mejorar su calidad laboral y de vida.

El 23 de agosto de 1957, sesionó por primera vez el Consejo Nacional y se definieron dos tareas a realizar: el estudio, codificación y sistematización de la oferta y demanda de mano de obra, y la capacitación profesional, para poner en practica estas tareas se establecieron la División de Mano de Obra, la de Formación Profesional y la Administrativa, creada para planificar la construcción y dotación de los centros de formación profesional.

Durante los primeros meses, se establecieron las estructuras seccionales en los diversos departamentos. Ese año también nacieron las seccionales de Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca, Atlántico, Bolívar, Nariño, Cauca y Magdalena. Los departamentos restantes tuvieron sus seccionales al siguiente año.

En 1958, se realizó la primera gran investigación, acerca de las necesidades de formación profesional en todos los departamentos, excepto Chocó y Córdoba, teniendo como objeto de estudio a 5000 empresas de todos los sectores de la industria. El mismo reveló que al menos 210 mil trabajadores requerían complementar su educación y urgía la formación de 25 mil trabajadores adicionales. Con base en lo anterior, se fijó el plan quinquenal, 1959-1963.[7]

Para llevar a cabo el modelo de capacitación, se diseñaron los programas Promoción Profesional Popular, que llevaron capacitación técnica a diferentes ciudades y poblaciones rurales. En 1960, se firmaron dos importantes convenios con la Organización Internacional del Trabajo y el Fondo Especial de las Naciones Unidas, que brindaron asesoría administrativa, financiera y técnica a los pequeños y medianos empresarios, y promovieron el crecimiento empresarial. Además, la OIT asesoró en la formulación del primer Centro Nacional de Formación de Instructores. En la década del 60 la entidad tiene un rápido crecimiento con la apertura de diversos centros de formación en todo el territorio nacional, atendiendo los sectores más importantes de la economía industria, comercio y agropecuario. En este período, el número de alumnos se incrementó en un 40% anual, gracias a los aportes del sector privado y la mejora de la infraestructura y diversificación de oferta.[8]

El 10 de abril de 1970, se puso en marcha el Programa de Promoción Profesional Urbana enfocado a la industria, y el de Promoción Profesional Popular Rural asignados a la división agropecuaria. En 1974, se puso en práctica la política de capacitación para desempleados y subempleados.[9]​ En el segundo quinquenio de los 70, la entidad procuró ampliar la cobertura a renglones modernos de la economía tradicional y no formal, darle un carácter popular a la enseñanza y modernizar las áreas administrativa, tecnológica y metodológica. Bajo esta premisa, se crearon el Programa de Desarrollo Tecnológico en el Centro Especializado de Formación Profesional Avanzada y de la División de Desarrollo de Tecnología.

En la década de los 80, se pretendió dar alcance en la capacitación del sector informal de la economía y en 1985 surgió Capacitación para la Participación Campesina, dirigida a líderes campesinos, indígenas y comunidades beneficiarias de la Reforma Agraria, con el fin de que tomaran parte en el desarrollo agropecuario. Gracias a la alianza con la Sociedad de Agricultores de Colombia, se garantizó la formación de campesinos para instrucción en técnicas de producción y proyectos que dieron valor agregado a sus productos.

En los 90, la internacionalización de la economía incrementó la competencia empresarial. De ahí la necesidad de expedir la Ley 119 de 1994 mediante la cual la institución se reestructuró para brindar programas de formación profesional integral en todas las áreas económicas. En 1996, el SENA y el Instituto para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (Colciencias) se unieron para promover la investigación tecnología y la modernización científica, esto fue ratificado en el PND de 2003.[10]

A partir del año 2000, priorizó el emprendimiento empresarial, la innovación tecnológica, la cultura de calidad, la normalización, la certificación de competencias laborales y el servicio público de empleo.[11]

En 2002, pasó de ofrecer 1,1 millones de cupos a un poco más a de 7,9 millones de cupos en 2009, y en 2010 llegará a cerca de los 8 millones de cupos.[12]

Hoy cuenta con más 3.600 alianzas suscritas con alcaldías, gobernaciones, empresas e instituciones gubernamentales y académicas con 267 sedes de formación y 362 aulas móviles que recorren el país impartiendo conocimientos en los rincones más apartados de Colombia.

Integración con la educación media

La validez de los títulos académicos que se obtienen está respaldada por las leyes 30 de 1992 y 119 de 1994, que la facultan para impartir formación del nivel superior.[12]

Con este programa, los jóvenes de grados décimo y onceavo de bachillerato acceden a competencias técnicas que les permitan tener un desempeño laboral al terminar la secundaria. En 2002, ofreció 8.819 cupos y en 2009, 453.751 para alumnos en 2.851 colegios. Una nueva herramienta que está implementando la entidad en esta estrategia es la tecnoacademia.[12]

En 2012, el sacerdote católico Camilo Bernal Hadad cjm, renunció a su puesto como director del SENA después de casi un año de gestión, para trabajar con la Congregación Eudista en Roma, dándole paso a Luis Alfonso Hoyos, quién fue designado por el Gobierno Nacional.

Tecnologías para la formación

En 2002, el SENA no contaba con programas de formación virtual. En 2003, comenzó con 28.888 cupos de formación virtual y en 2009 ofreció 3.373.574 cupos de formación virtual.

El programa Idiomas para todos los colombianos (llamado originalmente inglés para todos los colombianos) cuenta (para el idioma inglés) con un centro de atención telefónica en San Andrés y Providencia, al cual están vinculados 451 instructores nativos, que actualmente están en proceso de certificación por el Hunter College, de Nueva York. Otro centro de atención opera en Ibagué, con 204 instructores, y antes de finalizar este año, empezará a atender el de Pereira, al cual se vincularán 200 instructores más.