Servas (organización)

Servas es una organización pacifista, cuya línea de actuación se basa en la premisa de que si los pueblos se conocieran no entrarían en guerra.

Servas (palabra en esperanto que significa “sirve”) es un sistema cooperativo mundial, sin fines de lucro y no gubernamental, de anfitriones y viajeros, organizado con el propósito de colaborar a construir la paz, buena voluntad, entendimiento y tolerancia mutua en el mundo. Busca realizar los objetivos proveyendo oportunidades de contactos personales entre individuos de diversas culturas y orígenes. Los viajeros de Servas pueden visitar anfitriones que aceptan visitantes, por dos días con sus noches, o pueden contactar y encontrarse con “day hosts” (anfitriones de día) quienes no pueden ofrecer comodidades para pasar la noche, pero están deseosos de ayudar con información, paseos guiados, comidas o simplemente reunirse para una charla amistosa. En el presente la red de “puertas abiertas” (open doors) incluye más de diez mil hogares – junto con algunas escuelas, centros vecinales y otras instituciones comunidades.

Al terminar la II Guerra Mundial, surgió un interés general por crear movimientos y organizaciones que velasen y contribuyeran de distintas formas a la Justicia, la Comunicación y la Paz en todo el mundo. En muchos países había ya colegios y centros dedicados a la paz como el “Viittakiivi” de Finlandia, el “Freundchaft Shein” de Alemania, el “Hanse School” de Noruega y la “Popular High School de Askov (Dinamarca), esta última, con una influencia decisiva en la construcción de Servas. La idea de crear una extensa red de personas interesadas en fomentar la colaboración y el conocimiento entre los pueblos de todos los países, cristalizó en un movimiento que primitivamente se denominó “Constructores de la Paz” (“Peacebuilders”), orientado a organizar un sistema de viaje-estudio-trabajo que facilitaba visitas. El movimiento llamado “Peacebuilders” comenzó en 1949 en la mencionada escuela secundaria de Dinamarca organizado por Bob Luitweiler y sus amigos. En 1950 se realizó la primera reunión, en la que se crearon los primeros estatutos organizativos, que en lo fundamental, no han variado desde entonces. En definitiva se trató de articular un sistema por el que los viajeros “aprobados” podían recibir listas de anfitriones en diferentes países y escribirles solicitándoles su hospitalidad. Debían estar un tiempo limitado y participarían en las actividades de la casa, ayudando con su trabajo, estudiando las condiciones sociales del país e intercambiando ideas para el desarrollo de mejores formas de entendimiento mundial. En 1952, este movimiento toma el nombre de SERVAS (del esperanto “ni servas”, que significa nosotros servimos), a fin de que se entendiera que lo que se proponía era un servicio en favor de la paz. Durante las dos décadas siguientes, la necesidad de “abrir puertas” en África, Asia y Oceanía hace que las ideas pacifistas de Servas se extendieran por todo el mundo. En 1972, en la Conferencia de Wetzar, Alemania se decidió establecer “Servas Internacional” como organización con sede en Suiza (debido a la posibilidad que este país ofrecía de no tener que pagar tasas ni impuestos), se designaron los coordinadores regionales, tesorero, secretario para la paz y Presidente. Se expresaba una vez más el deseo de que Servas se desenvolviera a nivel mundial, facilitando contactos y encuentros entre miembros de distintas nacionalidades. Los objetivos de Servas se afianzan en Argentina. Desde entonces se ha ido sumando gente que piensa que un mayor y mejor entendimiento entre las personas, cualquiera que sea su raza y creencias, es el mejor camino para alcanzar una Paz estable. Las conferencias internacionales, en las que “se toma el pulso” de Servas Internacional, se han ido sucediendo a lo largo de estos años. Las ciudades en que se han realizado han variado pero la directriz sigue siendo idéntica. Servas está reconocida por la UNESCO y tiene representación en la ONU como asociación no gubernamental desde 1973. Después de 50 años, la organización continúa creciendo. En cada conferencia internacional nuevos países son admitidos, los más recientes son de Europa Oriental. En el futuro, esperan abrir cada vez más puertas, que más anfitriones y viajeros se interesen en compartir ideas e ideales con el fin de entender mejor la diversidad de la humanidad, con el fin último de la paz mundial.

En cada país Servas se organiza en torno a un representante nacional que coordina y desarrolla las labores del comité de trabajo. La labor fundamental de dicho comité consiste en establecer contacto con viajeros y anfitriones potenciales, así como la coordinación entre organizaciones con finalidades similares a la de Servas en otros países. El Presidente de la organización es elegido cada tres años. También hay varios coordinadores internacionales que se encargan de mantener encuentros regulares con todos los secretarios nacionales y formular informes y datos estadísticos para su posterior difusión. Cada año se publican unas listas en las que figuran los anfitriones y guías con los datos de interés, como puede ser, medios de transporte para acceder a su domicilio, cuantas personas puede alojar, trabajo o profesión, intereses y afición, idiomas que habla, etc. Estas listas se facilitan a toda persona que, perteneciendo a la organización lo solicite. Servas es una organización enteramente voluntaria y altruista, ninguno de los cargos directivos es remunerado. Por su finalidad pacifista es claramente apolítica. En Servas se puede participar como anfitrión, guía o viajero. Pudiendo un anfitrión o guía ser viajero cuando quiera.-

Anfitrión (Host)

El anfitrión ofrece alojamiento gratuito durante dos días a cualquier viajero aprobado por Servas. Nunca estará obligado a recibir a los viajeros si no puede o no lo desea y no necesita dar explicaciones al respecto. No debe creer que recibir a un visitante significa alterar las costumbres propias, como sería ofrecer comidas refinadas. Lo que buscan los viajeros Servas es una oportunidad de conocer a los anfitriones en su vida diaria y, por un breve lapso de tiempo, formar parte de su comunidad familiar, para llegar de ese modo a un conocimiento más profundo y genuino de la idiosincrasia y la cultura del país visitado. No está obligado a estar todo el tiempo con el visitante, acompañará a éste el tiempo que desee o pueda con entera libertad. La antelación y el modo en que debe avisar el viajero está especificado en la lista de cada país, no pudiendo un viajero presentarse sin previo aviso por el mencionado medio.

Other Languages
čeština: Servas
norsk bokmål: Servas
русский: Servas International
українська: Сервас