Serpentes

Symbol question.svg
 
Serpientes
Rango temporal: 125 Ma-0 Ma
O
S
D
C
P
T
J
K
N
Cretácico - Presente
Snakes Diversity.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Subclase: Diapsida
Superorden: Lepidosauria
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Linnaeus, 1758
Distribución
World.distribution.serpentes.1.png
Infraórdenes y familias
[ editar datos en Wikidata]

Las serpientes (Serpentes) u ofidios (Ophidia) son un suborden de saurópsidos (reptiles) diápsidos pertenecientes al orden Squamata, superorden de los Lepidosaurios, caracterizado por la ausencia de patas (la pitón mantiene diminutas extremidades fruto de su proceso evolutivo)[1] y el cuerpo muy alargado. Se originaron en el período Cretácico.

Las serpientes se caracterizan por la ausencia de extremidades y cuerpo alargado. Algunas realizan mordeduras venenosas, como las cobras y las víboras, para matar a sus presas antes de ingerirlas. Otras serpientes, como las boas y pitones, matan a sus presas por constricción.

Se reconocen más de 450 géneros y de 3460 especies.[4]

Anatomía y fisiología

Anatomía de una serpiente.
1 esófago, 2 tráquea, 3 pulmones traqueales, 4 pulmón izquierdo rudimentario, 5 pulmón derecho, 6 corazón, 7 hígado, 8 estómago, 9 saco de aire, 10 vesícula biliar, 11 páncreas, 12 bazo, 13 intestino, 14 testículos, 15 riñones.

Desplazamiento

La anatomía de las serpientes está especialmente diseñada para poder desplazarse careciendo de extremidades. Comparadas con vertebrados cuadrúpedos, las serpientes tienen un centro de gravedad muy bajo, pegado al suelo, una mayor superficie corporal en contacto con el suelo lo que genera mayor fricción y reparte más la masa corporal. A pesar de ello, son capaces de nadar, bucear, escalar, saltar, cavar e incluso algunas especies pueden planear. Presenta diferentes tipos de locomoción terrestre, la forma más común se realiza mediante ondulaciones laterales del cuerpo, que comienzan en la cabeza hasta terminar en la cola. Otro tipo de desplazamiento supone el uso de una parte del cuerpo como ancla estática para impulsar el resto del cuerpo. También algunas serpientes se pueden desplazar de manera recitlínea usando para impulsarse sus músculos y escamas ventrales. Además, algunas especies, sobre todo de ecosistemas desérticos, como la cascabel cornuda ( Crotalus cerastes), se desplazan levantando la cabeza y moviendo la parte anterior del cuerpo hacia delante, para después levantar la zona media del cuerpo y moverla, este movimiento siempre tiene dos partes del cuerpo en contacto con el substrato y una en el aire.[5] Las escamas ventrales ensanchadas de muchas serpientes impiden el deslizamiento en dirección contraria a la marcha.

Esqueleto

El esqueleto tiene muchas vértebras, más de 100 por lo general y llegando en algunas especies a más de 400, lo que hace que sean muy flexibles. La variación el número de vértebras está relacionada con la longitud de la serpiente, pero también con su ecología. Por ejemplo, especies constrictoras, cuentan con un mayor número de vértebras que las que usan otras estrategias.[5]

El cráneo está muy modificado respecto al modelo básico diápsido. Los huesos de la mandíbula superior están débilmente unidos al resto del cráneo y el cuadrado puede moverse libremente y posee potentes músculos refractores, lo que permite una enorme abertura de las mandíbulas y la deglución de grandes presas enteras. Los dientes son agudos y curvados hacia atrás y se implantan tanto en el paladar como en el maxilar y el dentario.

Las boas y las pitones poseen rudimentos de las extremidades posteriores y de sus cinturas; en estas serpientes pueden verse unas garras en la parte externa y a cada lado de la cloaca que desempeñan un cierto papel en el coito.

Sentidos

La visión detallada es limitada, pero no impide la detección de movimiento. Algunas serpientes poseen fosetas loreales, capaces de detectar el calor. No obstante eso no indica que tengan visión infrarroja, ya que la información va a áreas del cerebro distintas a las de la visión. Simplemente saben cada cosa si está más caliente o menos.

El sentido del oído de las serpientes es muy limitado ya que los órganos auditivos han degenerado; falta el tímpano, la cavidad timpánica y la trompa de Eustaquio, y la columela se articula con el cuadrado. Parece, pues, poco probable que las serpientes puedan oír con claridad sonidos transmitidos por el aire, pero sin duda son sensibles a las vibraciones del suelo, trasmitidas mediante los huesos de la mandíbula.

Una serpiente huele a través de su nariz; la lengua pasa las partículas de aire al órgano de Jacobson en la boca para su examen. Otra característica de su lengua es que termina en dos ramificaciones, por lo que se denomina bífida (la lengua bífida se usa para captar partículas químicas y percibirlas con el órgano de Jacobson, que está en la parte delantera del paladar).

Piel

Pieza de piel de serpiente

La piel de la serpiente está recubierta por escamas. La mayoría de las serpientes utilizan escamas de la parte ventral para desplazarse, aferrándose con ellas a las superficies. Sus párpados se encuentran permanentemente cerrados, pero son en realidad escamas transparentes. Las serpientes cambian de piel periódicamente.

A diferencia de otros reptiles, el cambio de piel es realizado en una pieza, como si tirara de una media. Esto se hace a medida que el animal crece y además para reparar heridas y librarse de parásitos externos. La renovación periódica ha convertido a la serpiente en un símbolo de salud y medicina, como se muestra en la vara de Esculapio.

Dentadura

Colmillos solenoglifos de la víbora de Gabón ( Bitis gabonica), los de mayor tamaño entre todas las serpientes.

Existen varios tipos de dientes, según el hueso sobre el que se implanten: maxilares, pterigoideos, palatinos, dentarios y premaxilares. Los dientes maxilares son los más variados y los únicos que pueden estar asociados a glándulas venenosas; se pueden distinguir cuatro tipos principales:

  • Aglifos.

Son dientes macizos, prensiles, curvados hacia atrás para sujetar la presa y no están diseñados para inocular veneno. Es el caso de muchos colúbridos, boidos y pitónidos. En general son serpientes inofensivas para el hombre, con excepción de las grandes constrictoras (pitones, anacondas).

  • Opistoglifos.

Son dientes acanalados situados en la parte posterior de la mandíbula y conectados con glándulas de veneno, constituyendo un sistema de inoculación primitivo. Dado que para inyectar el veneno debe morder con la parte posterior de la boca, normalmente son poco peligrosas para el hombre. Este es el caso de la culebra bastarda ( Malpolon monspessulanus). No obstante, las especies de gran tamaño pueden producir graves mordeduras e incluso la muerte, como Dispholidus typus, del África subsahariana.

  • Proteroglifos.

Son dientes pequeños y fijos situados en la parte delantera de la boca, con un canal más o menos cerrado. Las cobras y las mambas poseen estos dientes. Algunas especies, como la cobra escupidora ( Naja nigricollis), los tienen modificados para escupir el veneno a más de cuatro metros de distancia.[6]

  • Solenoglifos.

Se trata de dos largos colmillos móviles en parte anterior de la mandíbula; son huecos con un canal interior cerrado y conectado con glándulas venenosas. Los colmillos se pliegan sobre el paladar superior cuando el animal cierra la boca y se enderezan rápidamente cuando la abre. Es el sistema de inoculación más eficaz. Este tipo de dentición es característico de los vipéridos.

Órganos internos

Flechas rojas: órganos receptores de infrarrojos; flechas negras: orificios nasales. Arriba, una pitón; abajo, una serpiente de cascabel

El aparato respiratorio y las vísceras están muy modificados ya que el cuerpo tubular de la serpiente requiere que todos los órganos sean alargados y delgados, como en especial los pulmones, riñones, hígado, corazón y testículos.[4]

El pulmón izquierdo suele estar reducido o a veces incluso puede faltar, y las demás vísceras pares suelen situarse a diferentes niveles en cada lado. Poseen una pareja de órganos reproductores, llamados en los machos hemipene.

Veneno

Extracción de veneno de una especie de cobra para la obtención de suero antiofídico.

Muchas especies usan veneno para inmovilizar o matar a sus presas. El veneno es una saliva modificada y se inyecta gracias a los colmillos.[7] Los colmillos más especializados ( vipéridos) son muy largos y huecos, y actúan como verdaderas agujas hipodérmica que se clavan profundamente e inyectan el veneno. Otros tipos de colmillos, menos especializados, poseen una simple acanaladura en su margen posterior por la cual desciende el veneno ( cobras).

El veneno de las serpientes es con frecuencia específico para sus presas, y su papel como mecanismo defensivo es secundario. El veneno, al igual que todas las secreciones salivales, posee agentes que realizan una predigestión de los alimentos; por tanto, incluso las serpientes "no venenosas" pueden causar daños en los tejidos.[7]

El veneno está constituido por una compleja mezcla de proteínas que actúan como neurotoxinas (que atacan el sistema nervioso), hemotoxinas (que dañan la sangre), citotoxinas (dañan los tejidos), bungarotoxinas y muchas otras sustancias que pueden afectar al organismo de diferentes maneras; casi todos los venenos de serpientes poseen hialuronidasa, un enzima que destruye el ácido hialurónico, que es el cemento que mantiene unido el tejido conjuntivo que, por tanto se disgrega facilitándose así la rápida difusión del veneno.[8]

El veneno se almacena en las glándulas venenosas situadas en la parte posterior de la cabeza. En todas las serpientes venenosas, dichas glándulas poseen conductos que se abre dentro de surcos o canales de los dientes de la mandíbula superior.

Australia es el lugar del mundo con mayor número de especies venenosas; no obstante solo se produce una muerte por mordedura al año de promedio. En cambio, en la India, se producen 250 000 mordeduras anuales que producen unos 50 000 muertos.[10]

Other Languages
Afrikaans: Slang
Alemannisch: Schlangen
አማርኛ: እባብ
aragonés: Serpentes
Ænglisc: Snaca
العربية: ثعبان
ܐܪܡܝܐ: ܚܘܝܐ
অসমীয়া: সাপ
asturianu: Culiebra
Aymar aru: Asiru
azərbaycanca: İlanlar
башҡортса: Йыландар
žemaitėška: Gīvatė
беларуская: Змеі
беларуская (тарашкевіца)‎: Зьмеі
български: Змии
Bahasa Banjar: Tadung
বাংলা: সাপ
བོད་ཡིག: སྦྲུལ།
brezhoneg: Naer
bosanski: Zmija
буряад: Могой
català: Serp
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Siè
нохчийн: Лаьхьа
Cebuano: Bitin
Tsetsêhestâhese: Še'šenovôtse
کوردیی ناوەندی: مار
čeština: Hadi
Cymraeg: Neidr
dansk: Slanger
Deutsch: Schlangen
Zazaki: Mar
eʋegbe:
Ελληνικά: Φίδι
English: Snake
Esperanto: Serpentoj
eesti: Maolised
euskara: Suge
فارسی: مار
suomi: Käärmeet
Võro: Siug
føroyskt: Slangur
français: Serpentes
Nordfriisk: Slaanger
Frysk: Slangen
Gaeilge: Nathair
Gàidhlig: Nathair
galego: Cobras
گیلکی: میلؤم
Avañe'ẽ: Mbói
ગુજરાતી: સાપ
Hausa: Maciji
客家語/Hak-kâ-ngî: Sà-kô
עברית: נחשים
हिन्दी: साँप
hrvatski: Zmije
Kreyòl ayisyen: Koulèv
magyar: Kígyók
Հայերեն: Օձեր
interlingua: Serpentes
Bahasa Indonesia: Ular
Interlingue: Vívore
Ilokano: Uleg
íslenska: Slöngur
italiano: Serpentes
日本語: ヘビ
Basa Jawa: Ula
ქართული: გველები
Taqbaylit: Azrem
қазақша: Жыландар
ಕನ್ನಡ: ಹಾವು
한국어:
Kurdî: Mar
kernowek: Sarf
Кыргызча: Жыландар
Latina: Serpentes
Lëtzebuergesch: Schlaangen
Limburgs: Slange
lingála: Nyóka
lietuvių: Gyvatės
latviešu: Čūskas
македонски: Змија
മലയാളം: പാമ്പ്‌
монгол: Могой
मराठी: साप
кырык мары: Кӹшкӹ
Bahasa Melayu: Ular
Malti: Serp
မြန်မာဘာသာ: မြွေ
مازِرونی: مر
Nāhuatl: Coatl
नेपाली: सर्प
नेपाल भाषा: तहा
Nederlands: Slangen
norsk nynorsk: Ormar
norsk bokmål: Slanger
Nouormand: Tchilieuvre
Sesotho sa Leboa: Noga
Diné bizaad: Tłʼiish
occitan: Serpentes
ଓଡ଼ିଆ: ସାପ
ਪੰਜਾਬੀ: ਸੱਪ
Kapampangan: Ubingan
polski: Węże
پنجابی: سپ
پښتو: مار
português: Serpente
Runa Simi: Mach'aqway
română: Șarpe
русский: Змеи
русиньскый: Змыї
संस्कृतम्: सर्पः
саха тыла: Моҕойдор
sicilianu: Scursuni
Scots: Snake
سنڌي: نانگ
sámegiella: Gearpmašat
srpskohrvatski / српскохрватски: Zmija
සිංහල: සර්පයෝ
Simple English: Snake
slovenčina: Hady
slovenščina: Kače
chiShona: Nyoka
Soomaaliga: Mas
shqip: Gjarpëri
српски / srpski: Змије
Basa Sunda: Oray
svenska: Ormar
Kiswahili: Nyoka
ślůnski: Szlangi
தமிழ்: பாம்பு
తెలుగు: పాము
тоҷикӣ: Мор
ไทย: งู
Tagalog: Ahas
Türkçe: Yılan
татарча/tatarça: Еланнар
chiTumbuka: Njoka
Twi: Ɔwɔ
удмурт: Кый
українська: Змії
اردو: سانپ
oʻzbekcha/ўзбекча: Ilonlar
vepsän kel’: Küd
Tiếng Việt: Rắn
walon: Sierpint
Winaray: Halas
хальмг: Моһа
isiXhosa: Inyoka
ייִדיש: שלאנג
Vahcuengh: Ngwz
中文:
Bân-lâm-gú: Choâ
粵語: