Sermón

Sermón de Martín Lutero en Wartburg

Se denomina sermón u homilía al género de la oratoria que consiste en un discurso de tema religioso, por lo general pronunciado durante el culto cristiano. El sermón se pronunciaba, en la primera liturgia cristiana, en latín, pero después, en vista de que el pueblo ya no entendía el latín culto, empezó a pronunciarse en lengua vernácula, mientras que el resto de la liturgia continuaba pronunciándose en latín. Algunos autores piensan que ese fue el origen de cierto transvase de voces, proverbios y cuentecillos cultos a la lengua vulgar, dando origen a buena parte de la literatura folclórica.

El sermón podría ser dogmático, místico, ascético o parenético. Era dogmático si trataba de dogmas; los que explicaban los misterios, eran los sermones místicos; los que trataban sobre las prácticas religiosas, se denominaban ascéticos y los que versaban sobre cuestiones morales, parenéticos. Estos últimos se subdividían a su vez en homilías, pláticas y sermones propiamente dichos. También existe el fervorín (antes de comulgar), la oración fúnebre (glosando las virtudes de un difunto) y el panegírico (en honor de un santo).

La expresión del sermón

Sermón medieval manuscrito conservado en la Biblioteca Británica

En la primitiva Iglesia sólo estaba permitida la predicación de los obispos. san Juan Crisóstomo fue, según la opinión de algunos autores, el primer presbítero que subió a la cátedra del evangelio en Antioquía. Orígenes y san Agustín predicaron igualmente no siendo más que simples sacerdotes, pero estos casos eran raros principalmente, en Occidente.

Los obispos miraban el ministerio de la predicación como muy propio de su dignidad y en su presencia no solía predicar ningún presbítero. Estos predicaban en ausencia del obispo en la iglesia metropolitana y comúnmente en las iglesias parroquiales. A veces, varios presbíteros uno después del otro, hacían su exhortación al pueblo después del canto del Evangelio en la misa y finalmente, el obispo. Si el presbítero por poca robustez no podía predicar, el diácono leía algún sermón u homilía de los Santos Padres. En casos extraordinarios podía el obispo permitir que algún clérigo de menores o algún seglar de singular fama, virtud y ciencia predicase públicamente en la iglesia con arreglo a lo dispuesto públicamente en el concilio IV de Cartago pero nunca a las mujeres por santas y doctas que fuesen.

El predicador a veces solía al comenzar implorar brevemente el auxilio divino, saludar al pueblo y concluía con la alabanza o invocación a la Santísima Trinidad y con alguna oración. El predicador solía estar sentado aunque se levantase algunas veces. Los oyentes en algunas provincias estaban sentados y en otras, de pie. A veces, el auditorio interrumpía al orador con aclamaciones cuya costumbre deseaba abolir san Crisóstomo pues como decía san Jerónimo el llanto de los oyentes es elogio del orador sagrado.

Los predicadores solían llevar preparado lo que habían de decir mientras que los más ejercitados improvisaban. Algunos notarios copiaban muchas veces los sermones valiéndose para ello de notas o abreviaturas.[1]

Other Languages
العربية: موعظة
български: Проповед
català: Sermó
čeština: Kázání
Cymraeg: Pregeth
dansk: Prædiken
Deutsch: Predigt
English: Sermon
Esperanto: Prediko
فارسی: موعظه
suomi: Saarna
français: Sermon
Հայերեն: Քարոզ
interlingua: Predication
Bahasa Indonesia: Khotbah (teologi)
日本語: 説教
қазақша: Уағыз
한국어: 설교
Bahasa Melayu: Khutbah (Kristian)
Nederlands: Preek
norsk nynorsk: Preike
norsk bokmål: Preken
polski: Kazanie
português: Sermão
rumantsch: Pregia
русский: Проповедь
Simple English: Sermon
slovenščina: Pridiga
svenska: Predikan
Türkçe: Vaaz
українська: Проповідь
中文: 布道