Semyazza

Semyazza ( arameo: שמיחזה, griego: Σεμιαζά) también Semihazah, Shemyazaz, Sêmîazâz, Semjaza, Samjâzâ, Shemihaza, Shemhazai) es un ángel caído, jefe de los doscientos ángeles caídos según el "seudoepigrafico" Libro de Enoc 6:3 y pertenecientes a los Grigori, los ángeles "Vigilantes". Se dice que está colgado entre la Tierra y el Cielo, y forma la constelación de Orión.

Los pecados de Semyazza y sus asociados

En el Libro de Enoc o "1 Enoc" (s. III-I a.D.C.) se le presenta como el líder de un grupo de ángeles llamados "Grigori" (en griego: egrḗgoroi, en arameo עִיר ‛irín, los que "abren los ojos", "despiertan", "observan", "vigilan"[1] ) que por su deseo y pasión por mujeres humanas se convirtieron en los ángeles caídos.

Semyaza, su jefe, les dijo: "Temo que no queráis que tal acción llegue a ejecutarse y sea yo sólo quien pague por tamaño pecado". Le respondieron todos: "Juremos y comprometámonos bajo anatema entre nosotros a no cambiar esta decisión y a ejecutarla ciertamente".Entonces, juraron todos de consuno y se comprometieron a ello bajo anatema. Eran doscientos los que bajaron a Ardis, que es la cima del monte Hermón, al que llamaron así porque en él juraron y se comprometieron bajo anatema. (Libro de Enoc, 6: 3-6).[2]

El Monte Hermón fue llamado Senir por los amorreos y Sirión por los fenicios (Deuteronomio 3:9; Salmos 29:6; Crónicas 5:23; Cantares 4:8; Ezequiel 27:5), nombres que aparecen en los textos ugaríticos hallados en Ras Shamra, Siria, y en los documentos procedentes de Bogazkoi, Turquía. La montaña se consideró como el límite septentriona\ron a la montaña como el "Monte Ba'al Hermón" (Jueces 3:3), situada a unos 30 Km. al SSO. de Jerusalén y a más de 900 m. sobre el nivel del mar. También es llamado "Monte Siyón" en Deuteronomio 4:48.

Una lista completa de los líderes del grupo se pueden encontrar en el Libro de Enoc 6:7. Según el libro de Enoc Semyazza convenció a otros Grigori a unirse a él para fornicar con las mujeres. Como resultado, él y los otros Grigori pecadores engendraron gigantes "de tres mil codos de talla cada uno" (Enoc 7:2), llamados en el Génesis Nephilim palabra que significa "los caídos", o "los que hacen caer" (del hebreo נָפַל "nafál": caer, derribar[3] ), que dominaron y se comieron, tanto a bestias como a humanos (Enoc 7:3-5). Otro pecado de los Vigilantes fue enseñar a varios humanos artes creativas y ciencias ocultas - sobre todo Azazel, que les enseñó los secretos de la guerra, lo cual llenó la tierra de violencia y causó la ira de Dios (Enoc 8:1).

Dios mandó al ángel Gabriel a causa de los Gigantes para hacer la guerra con ellos:

Y a Gabriel dijo el Señor: Ve a ellos, a esos bastardos, réprobos y nacidos de fornicación, y aniquila de entre los hombres a éstos y a los hijos de los vigilantes. Sácalos, azúzalos unos contra otros, que ellos mismos se destruyan luchando, pues no han de ser largos sus días. Y todos te rogarán por sus hijos, mas nada se concederá a sus padres, pues esperaron vivir casi eternamente; que habría de vivir cada uno de ellos quinientos años. (Libro de Enoc, 10:9, 10).
Ahora, los gigantes nacidos de los espíritus y de la carne serán llamados malos espíritus en la tierra y sobre ella tendrán su morada. Malos espíritus han salido de su carne, porque de arriba fueron creados y de santos vigilantes fue su principio y su primer fundamento. Mal espíritu serán sobre la tierra, y malos espíritus serán llamados. Los espíritus de los cielos en el cielo tendrán su morada, y los espíritus de la tierra, que han nacido sobre la tierra, en ella tendrán su morada. Los espíritus de los gigantes, los nefilim, oprimen, corrompen, atacan, pelean, destrozan la tierra y traen pesar; nada de lo que comen les basta, ni cuando tienen sed quedan ahítos. Y se alzan esos espíritus contra los hijos de los hombres y sobre las mujeres, pues de ellos salieron (Libro de Enoc, 15:8-12).

Por último, la sentencia de los asociados de Semyazza es descrita.

Y a Miguel dijo el Señor: "Ve, informa a Semyaza y a los otros que están con él, los que se unieron a las mujeres para corromperse con ellas en todas sus torpezas. Y cuando todos sus hijos hayan sido aniquilados y hayan visto la perdición de sus predilectos, átalos por setenta generaciones bajo los collados de la tierra hasta el día de su juicio definitivo, hasta que se cumpla el juicio eterno. En ese día serán enviados al abismo del fuego, al tormento, y serán encadenados en prisión eternamente. Entonces, desde ese momento, arderá él y se deshará juntamente con ellos, y quedarán atados hasta la consumación de las generaciones. (Libro de Enoc, 10:11-16).

Después de la destrucción de los Gigantes, Dios causó el Diluvio Universal para destruir a los humanos que se habían corrompido. A excepción de Noé, su familia y las siete individuos de cada especie de animales y aves «kosher» (ritualmente "apropiados" en la ley hebrea) y un par de cada especie de animales y aves «no-kosher» (es decir "no apropiados" en la ley ritual hebrea).

Other Languages
Deutsch: Samyaza
English: Samyaza
français: Samyaza
Bahasa Indonesia: Samyaza
日本語: シェムハザ
polski: Semyazza
português: Samyaza