Semana Santa en Murcia

Semana Santa en Murcia
Laoraciondelhuertomurcia.JPG
La Oración del Huerto (Francisco Salzillo)
Tipo Religioso
Ubicación Flag of Murcia.svg Murcia,
Flag of the Region of Murcia.svg Región de Murcia,
Flag of Spain.svg  España
Comienzo Viernes de Dolores
Término Domingo de Resurrección
Fecha marzo o abril
Participantes 15 Cofradías
Significado Representar y celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo
Fiesta de Interés Turístico Internacional
Página oficial
[ editar datos en Wikidata]

La Semana Santa de Murcia es una fiesta religiosa declarada de Interés Turístico Internacional que se desarrolla cada año entre el Viernes de Dolores y el Domingo de Resurrección en la ciudad de Murcia ( España).

Se trata de una de las Semanas Santas españolas de mayor importancia tanto por su excelente patrimonio escultórico; destacando las tallas de Francisco Salzillo ( siglo XVIII), además de las de Diego de Ayala y Domingo Beltrán ( siglo XVI), Nicolás de Bussy ( siglo XVII), Antonio Dupar, Nicolás Salzillo y Roque López ( siglo XVIII), y los contemporáneos Juan González Moreno, José Planes o José Hernández Navarro, como también por poseer un estilo propio (el estilo tradicional) originario del siglo XVIII y que supone una forma única en España de celebrar la pasión, lo que la convierte en una semana santa especial en el panorama nacional al escapar de la omnipresente influencia andaluza (ya sea sevillana o malagueña) y distinguirse también del estilo castellano, constituyendo así un importantísimo patrimonio etnográfico.

Es así mismo la celebración más antigua con la que cuenta la ciudad puesto que la cofradía decana, Los Coloraos, hunde sus raíces en los comienzos del siglo XV.

La Semana Santa de Murcia fue declarada de Interés Turístico Internacional con fecha 5 de abril de 2011.[1]

Cofradías y estilos

Estante de estilo tradicional de Los Coloraos.

En la actualidad son 15 las cofradías murcianas que se encargan de sacar a la calle 93 tronos o pasos procesionales cada Semana Santa con sus respectivas hermandades. En Murcia, como rasgo peculiar, cada paso procesional forma una hermandad constituida por los nazarenos penitentes y los estantes (los que portan el trono); ya que los 93 pasos son llevados a hombros, esto hace que cada una de las 15 cofradías esté constituida a su vez por diferentes hermandades, que van desde la única de la Cofradía del Refugio (el Silencio), hasta las 14 hermandades de Los Coloraos (divididas entre sus dos procesiones, 11 el Miércoles Santo y 3 el Jueves Santo).

Las procesiones son en su totalidad por la tarde o por la noche (con salida entre las 17:00 y las 22:00 horas), salvo el Viernes Santo y el Domingo de Resurección, días en los que hay procesiones por la mañana.

Penitente y mayordomo de estilo tradicional de Los Salzillos.

Así mismo es una Semana Santa llena de matices y muy diversa, puesto que disfruta de dos estilos diferentes de procesionar, uno de ellos totalmente exclusivo de Murcia:

El estilo tradicional

  • Es el más antiguo, hunde sus raíces en el siglo XVIII, caracterizado por la especial indumentaria de estantes (nazarenos que portan los pasos) y mayordomos (nazarenos que rigen la procesión). Ambos llevan un capuz (forma murciana de llamar al capirote) corto y romo que no tiene la forma cónica habitual del resto de España y que deja el rostro al descubierto, contando con unas cintas de seda a ambos lados que hoy tienen una función decorativa pero que en la antigüedad servían para ajustar el capuz bajo la barbilla. Además, los estantes llevan la túnica recogida en la cintura formando un buche (o "sená", como se dice en Murcia) que le deja la túnica ligeramente por debajo de la rodilla. Debajo de esa "faldilla" se llevan enaguas almidonadas que le dan vuelo a la túnica. Finalmente calzan esparteñas huertanas, cubriendo las piernas con medias de repizco, muchas de ellas bordadas. Mientras, los mayordomos se caracterizan por tener puntillas blancas de encaje en la bocamanga y cuello de la túnica, clara influencia barroca. Esta especial vestimenta, única en España, evidencia el origen huertano de los antiguos estantes, y el origen aristocrático de los antiguos mayordomos. Los nazarenos penitentes que desfilan delante de los pasos formando dos filas, llevan túnica hasta los pies, van sin puntillas, con la cara tapada y portan una o varias cruces, o un farol o cirio.
  • También es propio de este estilo (y distintivo de Murcia) la especial forma en la que son llevados los tronos ya que no se marca el paso, a excepción de los que representan a Jesús Nazareno, en donde sí que se marca. Los tronos, de forma histórica, llevan sólo dos estantes en cada una de las varas del paso.
Carros-bocina del toque de la Burla. Procesión de Los Coloraos.
  • Otro de sus rasgos es la entrega de caramelos, monas con huevo, o estampas procesionales al público, por parte de los nazarenos penitentes, los mayordomos y por algunos estantes y cuyo origen se remonta a las ofrendas penitenciales que los nazarenos realizaban para expiación de sus pecados, sobre todo en lo que se refiere a los penitentes. Sin embargo, para los estantes se cree que su origen está en que la mayoría procedían de la huerta que circunda la ciudad, y como pasaban muchas horas fuera de sus casas y eran gente de pocos recursos, traían consigo su comida o cena para reponer fuerzas, viandas que acabaron compartiendo con los espectadores, lo que constituye, en definitiva, una hermosa tradición, un signo del compartir entre cofrades y espectadores y una expresión de la generosidad de la tierra murciana.[2]
  • Cuenta así mismo con un tipo de acompañamiento musical único, llamado la burla, y que suele ir tras los pasos que representan los momentos más trágicos de la pasión (Cristo flagelado o coronado de espinas, o caído en su camino al calvario). Los grupos de burla se componen de tambores destemplados y unas trompetas alargadas llamadas carros-bocina. Esta música, propia y única de la Semana Santa de Murcia, se cree originaria del siglo XVII.
  • La cofradías que siguen este estilo son: Amparo, Caridad, Esperanza, Perdón, Sangre, Jesús Nazareno, Misericordia, Servitas, Santo Sepulcro y Resucitado. Aunque cada una dispone a su vez de características propias ya que no todas siguen al cien por cien los parámetros descritos.
  • Las 4 cofradías más antiguas son consideradas el referente a seguir dentro del estilo tradicional murciano: son la Archicofradía de la Sangre ( 1411); conocida popularmente como los coloraos, el Santo Sepulcro ( 1570), Nuestro Padre Jesús Nazareno ( 1600); conocida popularmente como los moraos o los salzillos, y Servitas ( siglo XVII). Pero lo cierto es que hay que señalar a la Sangre y Jesús como las más importantes, las que cuentan con mayor número de cofrades y las que conservan en todas sus dimensiones los elementos más señalados del estilo procesional murciano.

El estilo de silencio

Estantes de estilo de silencio. Cofradía de la Fe.
  • Surgido en los años 1940, se caracteriza por la diferente indumentaria de los nazarenos estantes y de los mayordomos respecto a las cofradías de estilo tradicional. En este estilo la túnica de los nazarenos que portan los pasos y la de los mayordomos no se diferencia prácticamente de la de los nazarenos penitentes. Como llevan la cara tapada (y la túnica hasta los pies en el caso de los estantes), se alejan totalmente del modelo tradicional.
  • No se entregan caramelos al público por parte de ningún nazareno, que en la mayoría de los casos guardan voto de silencio durante todo el recorrido.
  • Todos los tronos marcan el paso, representen o no a Jesús con la cruz a cuestas.
  • Las procesiones que siguen a grandes rasgos este estilo son: Fe, Rescate, Salud, Refugio, Soledad y Yacente. Aunque también hay diferencias entre cada una de ellas, a veces importantes.
Other Languages