Selenita

Selenita
Gypsum-20443.jpg
General
Categoría Minerales sulfatos
Clase 7.CD.40 (variedad de yeso)
Fórmula química Ca S O4·2H2O
Propiedades físicas
Color Incoloro
Raya Blanca
Lustre Vítreo
Transparencia Transparente
Sistema cristalino Monoclínico
Hábito cristalino Cristales transparentes
Dureza 1,5-2
Densidad 2,3 g/cm3
[ editar datos en Wikidata]

La selenita (en griego, selēnē, ' luna') es una variedad del mineral yeso ( sulfato de calcio hidratado, CaSO4·2H2O) en forma de cristales transparentes o de masas cristalinas. La denominación no proviene de su contenido de selenio, del que apenas posee trazas, sino que se debe al tipo de reflexión, parecido a la luz lunar. También existe la creencia popular de que esta piedra proviene de la luna.[1] La palabra deriva del nombre de la diosa griega de la Luna, Selene.

Etimología e historia

El nombre selenita para designar este mineral fue introducido por el químico y mineralogo sueco Johan Gottschalk Wallerius (1709-1785), quien utilizó el término como sinónimo de yeso transparente. Se supone que Wallerius, para denominarlo, se inspiró en la reflexión de luz azul pálida que posee el mineral, colorido que se asemeja a la luz de la luna.

En otros países este yeso claro recibió distintas denominaciones. En Alemania, por ejemplo, se le conoce como Marienglas (cristal de María), nombre que surgió de la utilización en lugar de vidrio, como placa transparente para el enmarcado de imágenes de María y para los recipientes de reliquias, puesto que las hojas delgadas de selenita, en contraposición con el vidrio de la época, estaban libres de burbujas y eran de un espesor más parejo. Por su uso como protección de las imágenes de María, en algunas regiones se llama también Frauenglas (cristal de las mujeres).

El mineral era conocido por los romanos, quienes lo denominaban Lapis specularis (piedra espejo o especular). Lo usaban para la fabricación de ventanas. Aunque en ese tiempo ya se conocía el vidrio, su calidad, llanura y transparencia no eran lo suficientemente buenas como para hacer ventanas. El historiador romano Plinio el Viejo (23-79) describe en su enciclopedia Naturalis historia la extracción y elaboración del Lapis specularis para confeccionar ventanas y lámparas.

En la época de los romanos los yacimientos más importantes estaban en Asia Menor y en el norte de África. Con creces, los más grandes yacimientos de aquel tiempo se hallaban en la antigua ciudad de Segóbriga (actualmente la ciudad española de Cuenca). La historia narra que Plinio visitó esas minas en el año 76. Hasta hoy se pueden encontrar allí vestigios de la actividad minera de la antigüedad. Debido a la rareza de los grandes cristales de selenita, las ventanas de este material eran objetos representativos de lujo y prestigio. Se sabe que en Roma algunos baños públicos tenían cristales de selenita. Puesto que el tamaño de los cristales es limitado, se ensamblaban planchas más grandes a partir de trozos cuadrados más pequeños, de manera similar a los vitrales. Según se ha narrado, el emperador Tiberio poseía un invernadero hecho con cristales de Lapis specularis.[3]

Cristales de yeso de la cueva de Naica. A efectos de escala, nótese la persona en la parte inferior.
Other Languages
беларуская: Селеніт
català: Selenita
Deutsch: Marienglas
eesti: Seleniit
euskara: Selenita
Gaeilge: Sparra sróil
עברית: סלניט
lietuvių: Selenitas
Nederlands: Seleniet
norsk bokmål: Selenitt
polski: Selenit
português: Selenita
русский: Селенит
svenska: Selenit
українська: Селеніт