Selección de fútbol de España

Selección de fútbol de España

Bandera de España

Datos generales
Código FIFA ESP
Asociación Real Federación Española de Fútbol (RFEF)
Confederación Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA)
Seudónimo La Roja,[3]
Dir. técnico Bandera de España Julen Lopetegui (2016)
Más goles David Villa (59)
Más particip. Iker Casillas (167)
Ránking FIFA Crecimiento 10.º en noviembre de 2016
→ Mejor lugar 1.º en julio de 2008
→ Peor lugar 25.º en marzo de 1998
Primer partido internacional
Bandera de España España 1:0  Dinamarca Bandera de Dinamarca
Bruselas, Bélgica — 28 de agosto de 1920
Juegos Olímpicos de 1920 de Amberes
Mejor resultado internacional
Bandera de España España 13:0  Bulgaria Bandera de Bulgaria
Madrid, España — 21 de mayo de 1933
Amistoso
Peor resultado internacional
Bandera de España España 1:7  Italia Bandera de Italia
Ámsterdam, Países Bajos — 4 de junio de 1928
Juegos Olímpicos de 1928 de Ámsterdam
Bandera de Inglaterra  Inglaterra 7:1 España Bandera de España
Londres, Inglaterra — 9 de diciembre de 1931
Amistoso
Copa Mundial de Fútbol
Participación 14 (por primera vez en 1934)
Mejor resultado Gold medal icon.svg ( 2010)
Confederaciones
Participación (por primera vez en 2009)
Mejor resultado Silver medal icon.svg ( 2013)
Eurocopa
Participación 10 (por primera vez en 1964)
Mejor resultado Gold medal icon.svg ( 1964, 2008 y 2012)
Juegos Olímpicos
Participación (por primera vez en 1920)
Mejor resultado Silver medal icon.svg ( 1920)
[ editar datos en Wikidata]

La selección de fútbol de España es, desde su creación en el año 1920, el equipo formado por jugadores de nacionalidad española que representa a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en las competiciones oficiales organizadas por la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

El equipo es conocido familiarmente como «La Furia Española», rememorando el « Saqueo de Amberes» —episodio de la historia militar de España—.[1]

La selección española ha disputado catorce ediciones del Mundial y fue la anfitriona en 1982. En 2010, cosechó el mayor éxito de su historia al proclamarse campeona del mundo tras ganar en la final por 0-1 a los Países Bajos con gol de Andrés Iniesta, convirtiéndose así en la octava selección nacional en conseguirlo y en la primera de Europa en lograrlo fuera de su continente.[6] Además, fue nombrada en 2013, por sexta vez consecutiva, el « Mejor Equipo» del año por la FIFA.

Como selección afiliada a la UEFA, tiene el derecho a participar en la Eurocopa, para la cual se ha clasificado en diez ocasiones. Ha jugado cuatro finales y se ha proclamado campeona en tres ocasiones. La primera fue en 1964, jugando como anfitrión, luego de derrotar 2-1 a la Unión Soviética en el Estadio Santiago Bernabéu. Repitió éxito en 2008, después de vencer en la final a Alemania por 0-1 con gol de Fernando Torres.[9] Además, alcanzó el subcampeonato en 1984, perdiendo la final por 2-0 ante el equipo anfitrión, Francia. Ocupa en la actualidad el primer puesto en el palmarés de la competición, igualada con la selección alemana, y es la tercera en la clasificación histórica.

España ha competido también en dos ediciones de la Confederaciones. Su mejor resultado aquí fue el subcampeonato obtenido en 2013 tras caer en la final por 3-0 contra la anfitriona, Brasil. Anteriormente, en 2009, había logrado el tercer puesto del torneo luego de vencer 3-2 a la igualmente anfitriona Sudáfrica. En la clasificación histórica de la competición, ostenta ahora mismo el cuarto lugar pese a no haber alzado nunca el trofeo.

En sus participaciones —un total de tres— en los Juegos Olímpicos para selecciones absolutas, antes de modificar el COI y la FIFA las normativas referentes a las condiciones de los equipos participantes,[n 1] consiguió el subcampeonato en 1920 tras derrotar a la selección neerlandesa por 1-3 gracias al tanto de « Pichichi» y al «doblete» de Félix Sesúmaga.

Historia

Primeras décadas (1920-1950)

Inicios y primeros éxitos

Alineación frente a Bélgica en su segundo partido internacional. Juegos Olímpicos de Amberes 1920.[n 2]
Encuentro frente a Portugal en 1921.

La selección española fue creada en 1920 con el objetivo de presentar un equipo de fútbol que representase a España en los Juegos Olímpicos de ese mismo año en Amberes ( Bélgica).

La selección disputó su primer partido oficial el 28 de agosto de 1920, en Bruselas ( Bélgica), donde se enfrentó en la fase previa a la selección de Dinamarca (subcampeona en las dos anteriores ediciones). Este encuentro, que ganó por 1-0 gracias al tanto de Patricio Arabolaza —primer gol oficial de la historia del combinado español—, significaría convertirse en la selección nacional número 28 en disputar un partido internacional.[10]

Los anfitriones acabarían saliendo campeones, tras quedar descalificada la selección checoslovaca por abandonar durante la disputa de la final. Debido a ello, España pasó a incorporarse a un torneo de consolación para dilucidar las medallas de plata y bronce entre el resto de los equipos participantes. Se disputó una nueva fase previa entre los equipos que no habían alcanzado las semifinales anteriores, enfrentándose en las eliminatorias ante la selección sueca. En este partido surgió la histórica frase de José María Belauste:

«¡Sabino; a mí el pelotón, que los arrollo!»

Éste cumplió con su frase, ya que consiguió igualar el primer gol sueco para que Domingo Gómez-Acedo marcase posteriormente el 2-1 final. El siguiente enfrentamiento frente a la selección italiana fue saldado con una victoria por 2-0 gracias al «doblete» de Félix Sesúmaga,[14]

Los medallistas españoles fueron Domingo Gómez-Acedo, Patricio Arabolaza, Mariano Arrate, Juan Artola, Joaquín Vázquez, José María Belausteguigoitia « Belauste», Sabino Bilbao, Ramón Eguizábal, Ramón «Moncho» Gil, Ricardo Zamora, Silverio Izaguirre, Rafael Moreno «Pichichi», Luis Otero, Francisco Pagazaurtundua, José Samitier, Agustín Sancho, Félix Sesúmaga y Pedro Vallana junto con el seleccionador Paco Bru.[15]

La primera participación de la selección en un torneo oficial resultaba así un éxito que sin embargo tardaría en repetirse.

España jugó su primer partido en territorio nacional en el año 1921. Fue un encuentro frente a la entonces campeona olímpica. Se batiría a Bélgica por 2-0 en Bilbao,[17]

Pese a ser subcampeona olímpica, en la siguiente cita olímpica, en París en el año 1924, no consiguió clasificarse para la fase final tras caer derrotada ante Italia por 1-0 con un gol en propia puerta del español Pedro Vallana.[18]

El mismo rival les eliminaría en los Juegos Olímpicos de 1928 de Ámsterdam en los cuartos de final al perder por un contundente 7-1[19] en el partido de desempate por la igualada a un gol en el partido previo, después de haber ganado curiosamente por ese mismo resultado a la selección mexicana en los octavos de final. En este partido destacó el capitán y delantero José María Yermo Solaegui, que anotaría 3 goles. Empezaba a forjarse una rivalidad con el país transalpino.

España tuvo el privilegio de convertirse en el primer equipo no británico en vencer a la selección de Inglaterra en un partido amistoso disputado en Madrid en 1929 que finalizaría 4-3.[20] Con el fútbol internacional asentado y con la llegada de la profesionalización, se organizaría a la primera disputa mundialista, en lo que sería el primer gran evento dedicado al fútbol de selecciones, el Mundial.

Mundial de 1930 de Uruguay

En el mes de julio del año 1930, se celebró en Uruguay la primera edición del Mundial. La Real Federación Española de Fútbol, fundada durante la década anterior y pese a haber presentado su candidatura junto a Italia, Hungría, Países Bajos y Suecia, viendo que la designación podría caer del lado del país sudamericano, retiró esta junto al resto de selecciones europeas para apoyar conjuntamente a Italia. Tras su descarte y la designación de Uruguay,[23]

Tres años después de la primera cita mundialista, se sucedían los encuentros entre selecciones para potenciarse. Destacó entre ellos el jugado por los españoles el 21 de mayo de 1933, fecha en la que se dio la mayor goleada a favor de su historia tras vencer por trece goles a cero a la selección búlgara.[25]

Mundial de 1934 de Italia

Un año más tarde, en 1934, España participó por primera vez en un Mundial. En concreto, en el de 1934, de Italia. Igualmente, por primera vez, España acudía a un gran torneo futbolístico representando a la Segunda República Española. El dueño de la portería era Ricardo Zamora, la defensa la ocupaban Ramón Zabalo, Ciriaco Errasti y el líder de la zaga, Jacinto Quincoces. En el medio campo sobresalían « Lafuente», Martín Marculeta, Leonardo Cilaurren y José Muguerza. Finalmente, se contaba con unos atacantes como Martí Ventolrà, Luis Regueiro, Simón Lecue, « Chacho», Crisanto Bosch, Guillermo Gorostiza e Isidro Lángara, todo un depredador del área. Marcó un total de 17 goles en 12 encuentros.[26] Dirigidos por Amadeo García de Salazar, la selección jugaba con un 2-3-5, algo muy normal en la época. Venció en octavos de final a la selección brasileña por 3-1. En aquel partido, Zamora paró un penalti a Leônidas da Silva, la gran estrella brasileña, con lo que se convirtió en el primer portero en parar una pena máxima en la historia de los Mundiales.

El combinado nacional perdería sin embargo en cuartos de final contra la anfitriona, la selección italiana, tras un partido de desempate. La rivalidad entre Italia y España quedaba marcada ya para la posteridad.[27]

Sería la única participación española en un Mundial hasta 1950 en el campeonato de Brasil debido a la Guerra Civil Española (1936-1939), que les impidió acudir al Mundial de 1938 que se celebró en Francia, y a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en la que no se disputó la competición.

Luces y sombras (1950-1968)

Cuarto puesto en el Mundial de 1950 de Brasil

Tras los logros obtenidos hasta la fecha, como un destacado subcampeonato en los Juegos Olímpicos, un quinto puesto en su primera participación mundialista y convertirse en la primera selección no británica en vencer a la potente selección inglesa, España participó por segunda vez en un Mundial, el de 1950, celebrado en Brasil, en donde firmaría su mejor actuación hasta la cita de 2010. El equipo, entrenado por Guillermo Eizaguirre, acabaría el torneo en la cuarta posición tras jugar la liguilla final.

En la primera fase, la selección logró tres victorias. La primera, frente a la selección estadounidense, por 3-1, tras remontar el gol norteamericano en los 10 últimos minutos. Los tantos fueron marcados por Igoa, Basora y Telmo Zarra.[32]

Posteriormente, los cuatro ganadores de cada grupo jugaron una liguilla para dilucidar el campeonato. En su primer encuentro, empató a dos goles ante Uruguay, que acabó siendo la campeona del Mundial en lo que se conocería como « El Maracanazo». Posteriormente, perdería contra la selección brasileña por un claro 6-1. A pesar de encajar en ese encuentro seis goles, Antoni Ramallets se marchó del Mundial elegido como el mejor cancerbero del torneo y con el apodo de «Gato de Maracaná».[34]

Doble ausencia mundialista

España no se pudo clasificar para disputar el Mundial de 1954, celebrado en Suiza (que previamente había sido designada para organizar el campeonato anterior, pero que decidió posponerse a la siguiente edición para que así coincidiese con el 50 aniversario de la FIFA,[35] cuya sede central se encontraba en Zúrich), pero continuaría su crecimiento y pronto se convertiría en una de las mejores selecciones.

En la fase de clasificación, a España le tocó enfrentarse a la selección turca. En el partido de ida, venció en Madrid por 4-1 (con goles de Alsua, Miguel, Gaínza y Venancio). Pero en el otro encuentro, perdió en Estambul por 1-0. Se jugó un mal partido y los turcos anularon por completo a la entonces estrella del equipo, Kubala. Debido a que en esa época no existía la diferencia de goles en los partidos a doble encuentro, se disputó un partido de desempate en Roma tres días después. Antes de que comenzara este, Ottarino Barassi, el presidente de la Federación Italiana, le entregó a Sancho Dávila, su homólogo en la Española, una comunicación de la FIFA. El mensaje era: «Atención equipo español situación jugador Kubala». Debido a ese telegrama (la FIFA negó siempre haberlo enviado, lo que añade aún más misterio a dicho suceso) España no se atrevió a alinear a Kubala. El partido finalizó con empate a dos goles, por lo que la clasificación en una época en la que no se realizaban tandas de penaltis se dilucidó por sorteo. El niño italiano Franco Gemma (fue el elegido como mano inocente) sacó de un sombrero el papel con el nombre de Turquía, por lo que España quedó eliminada.[36]

Para el campeonato siguiente, el Mundial de 1958 de Suecia, España tampoco logró clasificarse para la fase final. En la ronda previa europea del año 1958, España quedó encuadrada en el grupo 9 de clasificatorio europeo junto a la selección escocesa y la selección suiza. España no comenzó bien y, tras empatar con los suizos a dos goles y perder frente a los escoceses por 4-2, debía ganar sus siguientes dos partidos y esperar que Suiza ganase a Escocia. No fue así, y pese a conseguir vencer a ambos conjuntos por sendos 4-1, sería superada por el conjunto británico por un solo punto, siendo éste el que lograse la clasificación mundialista.[37]

Nacimiento de la Eurocopa

Di Stéfano (derecha), 23 goles con la selección.

La primera edición de la Eurocopa llegaría a Francia en 1960. Fue primer torneo entre selecciones europeas de fútbol de la historia.

España jugó la fase previa a doble partido frente a la selección polaca, a la que derrotó por un parcial de 7-2 en los octavos de final que se disputaban en cada uno de los países de los contendientes.[38]

El posterior sorteo de los cuartos de final deparó un enfrentamiento entre España y la Unión Soviética, países que no tenían relaciones diplomáticas.

El 25 de mayo, cuando la expedición española dirigida por Helenio Herrera y formada por hombres como Di Stéfano (Balón de oro en 1957 y 1959), Luis Suárez o Paco Gento estaba concentrada en Madrid para viajar hacia Moscú para disputar el primer partido de la eliminatoria, vieron en la prensa el siguiente comunicado: «La Federación Española de Fútbol ha comunicado a la FIFA que quedan suspendidos los encuentros de fútbol entre las selecciones nacionales de España y de la URSS para la Copa de Europa de Naciones». La dictadura de Franco se había opuesto a que España se enfrentara a la URSS por temor a que una derrota española fuera utilizada por los soviéticos con fines políticos y, muy especialmente, porque el régimen franquista no quería recibir a una delegación del mencionado país en suelo español. El presidente de la Federación viajó de urgencia a París para buscar una solución: jugar en campo neutral, jugar los dos partidos en Moscú, renunciar a los derechos económicos... Cualquier cosa con tal de seguir adelante. Pero de nada sirvió. Los rusos rechazaron cualquier opción. El diario Pravda había aprovechado la situación para vender que «El régimen fascista español tenía miedo al equipo del proletariado soviético» y ya no iban a dar marcha atrás. Consciente de que España hubiera sido un rival muy difícil de batir, la URSS trasladó el asunto a la UEFA y esta decretó la expulsión de España de la Eurocopa y el pase automático de los soviéticos a la fase final, que se disputaría en Francia. Toda Europa conoció la noticia, lo que supuso un duro golpe al prestigio de la competición en su primera edición. Pero, sobre todo, fue un mazazo para el fútbol español, que se veía privado de un más que posible éxito por motivos ajenos a lo deportivo.[39]

Fue la primera vez que España y la URSS cruzaron sus caminos y quedó un marcado recuerdo para el futuro.

Regreso al Mundial

España volvía al Mundial tras las anteriormente mencionadas dos ausencias consecutivas. En la fase de clasificación del torneo, el conjunto español, dirigido por Pedro Escartín, tras su enfrentamiento correspondiente en la zona UEFA, debería disputar una plaza en la «repesca» frente al aspirante de la CAF o la AFC. Su enfrentamiento europeo fue contra la selección galesa a la que se derrotó por un 3-2 global en la eliminatoria, tras lo cual habría de disputarse la clasificación mundialista frente a la selección marroquí, vencedora de las eliminatorias de la CAF. En ella el combinado español vencería por un resultado total de 4-2, con lo que se logró el pase a su tercer Mundial.

La selección española de fútbol se presentó en el Mundial de 1962, celebrado en Chile, con un equipo dirigido por Helenio Herrera y en el que sobresalían jugadores como Luis Suárez, Paco Gento, Joaquín Peiró, Enrique Collar, Del Sol o el ya mencionado Ferenc Puskás, que hacía presagiar los mejores augurios. Faltó su figura, el nacionalizado Alfredo Di Stéfano, que se había lesionado en el antepenúltimo partido de preparación para el Mundial, perdiendo así su última gran oportunidad de participar en una Copa del Mundo (es el único de las grandes estrellas de todos los tiempos que no ha jugado en una cita mundialista), aunque viajó a Chile con la expedición española para estar al lado de sus compañeros de selección como así constan las actas de la FIFA.[41]

Encuadrada en el grupo C, tras perder en el primer partido frente a la selección checoslovaca por 1-0[44]

El resultado, encargado de decidir la clasificación, favorecería a los brasileños, que finalmente quedaron clasificados con 5 puntos mientras que los españoles quedarían en último lugar con 2 puntos, empatados con los mexicanos y checoslovacos.

España cerraba una discreta actuación mundialista a la que llegaba como una de las mejores selecciones existentes y se volvía a casa antes de tiempo en la que sería su peor participación mundialista hasta la fecha, sin alcanzar la fase final, un hecho que sí consiguió tras terminar en 5.ª y 4.ª posición en las ediciones anteriores. Sin duda, fue una decepción debido a los grandes futbolistas que reunía el equipo y que asombraban al mundo a nivel de clubes, donde sí conquistaban títulos importantes. De nuevo, habría que esperar otra ocasión para ver a España en lo más alto del fútbol de selecciones y esta no tardaría en llegar. La próxima gran cita se celebraría en suelo español.

Victoria en la Eurocopa de 1964 de España

En la Eurocopa de 1964 de España, el equipo dirigido por José Villalonga llegó al torneo con varios jugadores de renombre, como el capitán Luis Suárez, Paco Gento, Josep María Fusté, Amancio Amaro y José Ángel Iribar.

El combinado español se clasificó para la fase final de esta edición tras vencer en la fase preliminar a la selección rumana por un 7-3 global en la eliminatoria. Como en la Eurocopa anterior, la fase de octavos y cuartos de final se jugó a doble partido en los países de los enfrentados, para a continuación disputar las semifinales y la final en territorio español.

Los octavos se disputaron frente a la selección norirlandesa. En su primer encuentro, se empató a uno en San Mamés (Bilbao); debido a este resultado, Villalonga presentó su dimisión, pero ésta no le fue aceptada. En el partido de vuelta jugado en Belfast, el equipo logra una victoria por la cuenta mínima y se clasifica para la próxima ronda;[45] en este encuentro, el portero José Casas Gris, apodado «Pepín», sustituyó al titular Araquistaín, que se lesionó en el último entrenamiento previo al encuentro. Disputó los cuartos de final contra la selección irlandesa; en la eliminatoria, un 7-1 global dio el pase a la fase final.

España, como anfitriona, disputó el 17 de junio en el Estadio Santiago Bernabéu su partido de semifinales contra la selección húngara. Tras un empate a un gol, el resultado se decidió en la prórroga. Tras los 120 minutos reglamentarios, los españoles vencerían la eliminatoria por 2-1 gracias a los goles de Jesús Pereda y Amancio Amaro (este último fue el tanto en la prórroga que daría el pase a la final).[46]

El 21 de junio y presidida desde el palco por el entonces jefe del Estado, Francisco Franco, se disputó la final del campeonato en el Estadio Santiago Bernabéu. España se enfrentaba de nuevo a la selección soviética, actual campeona de la competición, logrando la victoria por un 2-1 con goles de Jesús Pereda y Marcelino, mientras que descontó Galimzyan Khusainov.[48]

España ganaba de esta forma su primera Eurocopa —entonces denominada «Campeonato de Europa de Naciones»— y se colocaba como mejor selección europea tras igualar el título anterior de la propia selección soviética. Fue el primer título de la selección española y tardaría 44 años en volver a conquistar otro.

Mundial de 1966 de Inglaterra

Luis Suárez, capitán de la selección y considerado uno de los mejores futbolistas de la época.

En la fase clasificatoria para este Mundial, el equipo quedó encuadrado en el Grupo 9 junto a las selecciones irlandesa y siria. A modo de protesta, el combinado asiático renunció a jugar para mostrar su apoyo a los representantes africanos por el reparto de las plazas. Así pues, la plaza mundialista se la disputaría frente a Irlanda.

Tras perder el primer encuentro por 1-0, los españoles ganaron en el partido de vuelta por 4-1 en Sevilla. El último partido se disputó en París, donde España selló su clasificación con un gol de Ufarte.[49]

España, con Villalonga al mando, llegaba al Mundial de 1966 con un combinado que no difería mucho del que venció en la final de Madrid a la URSS de Yashin. Sobresalían Iríbar, Luis Suárez, Pirri, Adelardo, Peiró, José Ufarte o Amancio.

España quedó eliminada, en la primera fase, en un grupo B donde estaban la selección alemana federal, la selección argentina y la selección suiza. Perdió el primer partido contra los sudamericanos por 2-1[52]

Período de decadencia (1968-1982)

Década de ausencia

Como vigente campeona de Europa, España disputaría la fase clasificatoria de la Eurocopa de 1968 de Italia en el Grupo 1 frente a la selección checoslovaca, la selección irlandesa y la selección turca. Desde el 3 de agosto de 1966, Domingo Balmanya fue quien tomó las riendas del conjunto nacional.[60] Balmanya, que había dimitido de su cargo, volvió a tomar las riendas del combinado español.

En los cuartos de final, habría de enfrentarse a la selección inglesa de Bobby Charlton, vigente campeona mundial, por un puesto en la fase final del torneo.

Tras perder el primer partido en tierras británicas por un gol a cero, con un tanto de Charlton en el minuto 84,[63]

Un año después, España, dirigida por Eduardo Toba, estuvo encuadrada en el Grupo 6 y tuvo como rivales en la lucha por quedar primeros para lograr una única plaza para disputar el Mundial de 1970 de México a las selecciones belga, yugoslava y finlandesa. Antes de que se empezaran a disputar los partidos de dicha fase, se preparó un partido de ensayo en Lyon ante Francia, a la cual se derrotó por 1-3. Se da la circunstancia de que España no volvería a ganarles más en suelo francés hasta 42 años después.[68]

De nuevo, con Kubala al frente, estuvo encuadrada en el grupo 4 de la fase preliminar de la Eurocopa de 1972, celebrada en Bélgica, y tuvo como rivales para lograr un único puesto que la clasificaba a la fase final de la Eurocopa a la selección soviética, a la selección norirlandesa y a la selección chipriota.

España perdió su billete a la fase final al no poder vencer a la URSS en ninguno de los dos choques en los que se enfrentaron. El jugador español más destacado en ambos partidos fue Carles Rexach. En el primer encuentro España perdió por 2-1 en Moscú, en la que significaba ser la primera vez que esta selección disputaba un encuentro en suelo soviético. En el segundo partido disputado en Sevilla se empató a cero con lo que quedaron eliminados.[70]

La siguiente cita en la que España debía de conseguir la clasificación fue para el Mundial de 1974 en la República Federal Alemana.

La selección estuvo en el grupo 7 junto a la selección yugoslava y la selección griega. España empató en los dos encuentros frente a los balcánicos (2-2 y 0-0) y se alzó con triunfos frente a los helenos (2-3 y 3-1). Tras la derrota de Grecia contra Yugoslavia por 2-4[72]

La selección superó el grupo 4 de clasificación para disputar la fase final de la Eurocopa de 1976 en Yugoslavia, donde tuvo como rivales a la selección rumana, la selección escocesa y la selección danesa.

En sus partidos en Copenhague y Glasgow, venció por 1-3[75]

En cuartos de final, se enfrentó a la selección alemana federal, vigente campeona europea y del mundo. En el partido de ida en Madrid, el equipo español empató a un gol marcado por Santillana,[77]

Vuelta a los grandes eventos

Tras los últimos años de fracasos, España participó nuevamente en una competición importante, el Mundial de 1978 de Argentina.

En la clasificación para la fase final, tuvo como rivales a Yugoslavia y a Rumanía en el Grupo 8. Consiguió el billete para Argentina tras una sola derrota, que se produjo en Bucarest ante la selección rumana por 1-0, y contando sus demás partidos por victorias confirmando la clasificación, esta vez sí de manera solvente, con el triunfo a domicilio contra la selección yugoslava por 0-1, gracias a un gol de Rubén Cano. Dicho partido, conocido como «La Batalla de Belgrado», se recuerda más por motivos extradeportivos sobre todo por la agresión que sufrió « Juanito» al alcanzarle una botella lanzada desde la grada por parte del público local.[78] La rivalidad entre España y los países balcánicos y del Este era notable.

Ya en el Mundial, España estuvo encuadrada en el Grupo C con la selección brasileña, la selección austriaca y la selección sueca. Los españoles se hospedaron en «La Martona», donde varios factores hicieron que no fuera el mejor lugar para una concentración mundialista.[79]

En su choque inaugural, en el que España jugó con brazaletes negros en memoria del recientemente fallecido presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu,[84]

La selección en su llegada a Milán para la disputa del campeonato de Europa.

Merced a la fase de clasificación, España ganó un billete para la fase final de la Eurocopa de 1980 de Italia junto a otros 6 equipos. Como novedad frente a las ediciones anteriores, que solo eran disputadas por 4 equipos, se aumentó el número de representantes a 8. Siete de ellos provenientes de la fase clasificatoria, más el equipo anfitrión que, también como novedad, se clasificaba directamente. España empezó su camino hacia la clasificación con un triunfo ante Yugoslavia por 1-2, y sumó otras dos victorias en casa ante Rumanía (1-0) y Chipre (5-0). Pero un empate a 2 ante Rumanía y una derrota ante los yugoslavos en Valencia por 0-1 pusieron en vilo la clasificación.[86] El equipo culminó esta fase de clasificación como primero de grupo por un solo punto de diferencia.

En la fase final, fue la más débil de las cuatro que formaban su grupo tras empatar a cero con Italia[89]

En la que sería la peor participación en la segunda Eurocopa de la historia española, Kubala abandonó su puesto de seleccionador tras 11 años en el cargo dados los malos resultados obtenidos.[90]

Lento resurgir (1982-1994)

Anfitriona del Mundial de 1982 de España

Sello conmemorativo del equipo español.

El 6 de julio de 1966, España fue seleccionada como anfitriona del Mundial de 1982 por la FIFA. Como novedad en esta edición, destacaría la participación de veinticuatro equipos por primera vez en el torneo, lo que obligó a un cambio de formato para encuadrar correctamente a todos los participantes.

El torneo fue dividido en tres fases. Una primera ronda conformada por seis grupos de cuatro selecciones cada uno, donde los dos primeros de cada grupo se clasificarían a la siguiente fase. Esta segunda fase estaba compuesta por cuatro grupos de tres equipos cada uno, donde el primero de cada uno pasaría a una tercera fase de eliminación directa que decidiría el título y que estaría compuesta por las semifinales y la final.

Continuando con una tradición de ediciones anteriores, la mascota del torneo fue « Naranjito».[91]

El seleccionador, tras la dimisión de Kubala, fue José Santamaría y, aún con las actuaciones anteriores, para esta edición las expectativas del equipo español eran consideradas muy buenas al jugar como equipo local, especialmente por dos razones: en el anterior gran torneo celebrado en suelo español, la Eurocopa del 64, España salió campeona y porque desde los orígenes mundialistas, las selecciones de los países organizadores siempre habían realizado un papel muy destacado. Uruguay (1930), Italia (1934), Inglaterra (1966), República Federal de Alemania (1974) y por último Argentina (1978) se proclamaron en su hogar campeones del Mundo. Brasil (1950) y Suecia (1958) fueron finalistas y Chile (1962) fue tercera. El conjunto español, presentó un grupo cuya base la formaban jugadores del campeón de Liga, la Real Sociedad, y del vencedor de la Copa del Rey, el Real Madrid. Por parte del equipo donostiarra jugaron Arconada, Zamora, Periko Alonso, López Ufarte, Satrústegui y Uralde. Por parte del conjunto merengue fueron Camacho, Gallego, «Juanito» y Santillana, y, además, el portero suplente Miguel Ángel.[92]

En la primera fase de la competición, España quedó emparejada en el Grupo 5 con la selección norirlandesa, la selección yugoslava, y la selección hondureña, y jugaría contra esos rivales en el Estadio Luis Casanova de Valencia.

En su primer partido de la competición, España se vio afectada por los nervios del debut y, con un partido muy desordenado, solo pudo empatar 1-1 frente a la débil Honduras. El tanto español fue obra de López Ufarte —de penalti— en la segunda parte, igualando el gol inicial de Zelaya.[95]

En el último partido del grupo, la selección fue derrotada por un gol a cero por la selección norirlandesa. En el minuto 48, Gerry Armstrong logró el gol irlandés tras un fallo del guardameta Arconada. España fue incapaz de empatar el encuentro a pesar de que Irlanda del Norte jugaba con inferioridad numérica desde el minuto 61 debido a la expulsión de Donaghy.[96]

A pesar de la derrota, España pasó como segunda clasificada de grupo a la siguiente fase, donde estuvo encuadrada en el Grupo B junto con la selección occidental alemana y la selección inglesa. Estos dos juegos tendrían como escenario el Estadio Santiago Bernabéu (el escenario de la gran final) de Madrid. Al haber empatado Alemania Federal e Inglaterra su primer partido, el equipo español estaba obligado a no perder el propio para continuar en el torneo. Finalmente fue eliminada tras perder 2-1 con los germanos.[98]

Debido a la gran decepción que sufrió la afición española,[99] el técnico José Santamaría fue destituido del cargo de seleccionador tras la que fue considerada la peor actuación de una selección organizadora de una Copa Mundial de Fútbol hasta ese año.

Subcampeonato en la Eurocopa de 1984 de Francia

Después del sueño roto del Mundial de España, Miguel Muñoz, que ya entrenó a España en 1969, volvió al cargo de seleccionador. España pasó el grupo de clasificación para disputar la Eurocopa de 1984 en Francia por delante de la selección neerlandesa, la selección irlandesa, la selección islandesa y la selección maltesa, con bastantes problemas y de una manera inesperada. Antes de la disputa del último partido, encabezaban la clasificación los neerlandeses con una diferencia respecto a España de 11 goles. Esto obligaba a los españoles a derrotar a Malta por ese mismo número de goles de diferencia o más para que se hiciese efectiva la remontada. El empate a puntos y goles frente a Países Bajos clasificaba a los españoles. A todas luces, era una tarea casi imposible.

Así se llegó al 21 de diciembre de 1983, fecha del encuentro que se disputaría en el Estadio Benito Villamarín, en Sevilla, entre España y Malta.

Finalmente, se llegó a la conclusión y España logró una inverosímil clasificación.[100]

España estuvo dentro del grupo B con la selección occidental alemana, la selección portuguesa y la selección rumana. En sus dos primeros partidos empató 1-1 con Rumanía y con Portugal, pero consiguió una sorprendente victoria contra Alemania Occidental por 1-0, marcando Maceda el gol del triunfo en el minuto 90.[101] España se clasificó como primera de grupo.

El 24 de junio, en el Estadio Gerland de Lyon, se disputó esa semifinal ante Dinamarca. En el minuto 7, los daneses —por mediación de Sören Lerby— se pusieron por delante en el marcador. Ya en el segundo tiempo, concretamente en el minuto 67, Maceda marcaba el tanto que valía el empate. Empatar significó que el pase a la final debía decidirse en la tanda de penaltis, que la selección española ganó por 5-4. Preben Elkjær erró su lanzamiento y Sarabia fue el encargado de marcar el suyo, lo que le daba el pase a España a su segunda final de la Eurocopa, después de 20 años. La nota más triste fue que, por acumulación de tarjetas, Maceda y Gordillo no la disputarían.[102]

Esta habría de disputarse contra los anfitriones franceses, capitaneados por Michel Platini. Se disputó el 27 de junio en el Parque de los Príncipes de París, con la presencia en el palco del entonces Presidente del Gobierno Felipe González y del Príncipe Felipe.[104]

Fue una derrota dolorosa, pero España conseguía firmar su mejor actuación de los últimos años y, lo más importante, volvía a ser una selección competitiva y que habría que tener en cuenta para próximos eventos.[105]

Mundial de 1986 de México

España participó en el Mundial de 1986 tras quedar primera del Grupo 7 de la Clasificación UEFA, en donde se enfrentó a las selecciones escocesa, galesa e islandesa. Acudió a México con una plantilla joven y como actual subcampeona de Europa. Quedó encuadrada en el difícil grupo D con la tricampeona selección brasileña, la selección norirlandesa y la selección argelina.

En la primera ronda, se clasificó como segunda tras perder frente a Brasil y vencer a Irlanda del Norte y a Argelia;[108]

Eurocopa de 1988 de Alemania Occidental

Miguel Muñoz siguió como seleccionador y clasificaría al equipo español para la Eurocopa de 1988 en la República Federal de Alemania. En la fase de clasificación, estuvo en el grupo 1, donde se enfrentó a la selección austríaca, la selección rumana, y la selección albanesa. Tras contar sus primeros tres partidos por victorias, una derrota frente a Rumanía por 3-1 en Bucarest,[110] mientras los rumanos hacían lo propio frente a Albania. A falta de un último y decisivo partido, permitía que la clasificación estuviese en manos de los españoles pese al empate a puntos.

En ese último partido de la fase, la selección española necesitaba vencer por 7 o más goles a los albanos (con ello daba igual el resultado de Rumanía por la diferencia de goles), para lograr su presencia en la Eurocopa,[112]

En su primera Eurocopa tras el subcampeonato anterior, España estuvo dentro del difícil grupo A con la anfitriona selección occidental alemana, la selección italiana y la selección danesa.

Los españoles comenzaron el torneo con una victoria por 3-2 frente a Dinamarca. Los goles españoles fueron marcados por Míchel, Butragueño y Gordillo, en el partido en el que los nórdicos no pudieron vengarse de la eliminación sufrida ante los españoles en el reciente Mundial de México.[113]

Pese al gran comienzo, la suerte de España se torció tras sufrir dos derrotas. La primera, ante Italia por 1-0, con un solitario gol de Gianluca Vialli,[115] España quedaba finalmente tercera de grupo, por lo que no se clasificaría para disputar las semifinales.

Mundial de 1990 de Italia

Después del máximo torneo europeo, Luis Suárez fue elegido nuevo seleccionador nacional. Al equipo español se unieron hombres como Fernando Gómez, Genar Andrinua, Rafael Martín Vázquez, Roberto Fernández, José Mari Bakero, Fernando Hierro o Manolo Jiménez.[118]

España se clasificó como primera del grupo 6 para el Mundial de 1990 en Italia al acabar por encima de la selección irlandesa, que se clasificaría como segunda de grupo, la selección húngara, la selección norirlandesa y la selección maltesa. Venció con autoridad todos los partidos de clasificación, salvo una derrota frente a Irlanda por 1-0 y un empate a dos goles frente a Hungría.

El equipo disputó un partido amistoso de preparación ante la selección yugoslava antes del Mundial. En él, venció 0-1 a una selección que posteriormente sería su verduga.[119]

En el sorteo, a España le tocó estar encuadrada en el torneo en el grupo E junto con la selección belga, la selección uruguaya, y la selección surcoreana. España comenzó su andadura mundialista con un empate 0-0 con Uruguay. Partido en el que el uruguayo Rubén Sosa falló un penalti, que hubiera puesto por delante en el marcador a los «charrúas»,[120] lo que obligaba a ganar los siguientes dos partidos.

Ante Corea del Sur, logró imponerse por 3-1, con un gran protagonismo de Míchel. El jugador logró un «hat-trick».[122]

Finalmente, España fue eliminada en los octavos de final por Yugoslavia tras perder por 2-1. El partido se decidió en la prórroga después de finalizar el tiempo reglamentario con empate a un gol merced al tanto de Salinas que igualaba el anterior de Dragan Stojković. Este mismo jugador eliminaría a España con un gol de falta directa en el primer tiempo de la prórroga.[123] Míchel fue duramente criticado tras la eliminación debido a ese lanzamiento de falta, ya que el jugador hizo ademán de retirar la cabeza para que no le golpease el esférico en ella, lo que posibilitó que la pelota superase la barrera y finalmente entrase en la portería.

España no pudo mejorar su actuación con respecto al Mundial de 1986 y finalizó el torneo en décima posición.

Eurocopa de 1992 de Suecia

A pesar del discreto papel que realizó España en el Mundial de Italia, Luis Suárez continuó al frente del combinado nacional. Su principal objetivo era lograr la clasificación para la Eurocopa de 1992, que se celebraría en Suecia. El equipo español estuvo encuadrado en el Grupo 1 y tuvo como rivales a la selección francesa, la selección checoslovaca, la selección albanesa y la selección islandesa.

Tras una discreta actuación hasta la mitad del clasificatorio, se llegaba al 20 de febrero de 1991, donde la selección de España cayó derrotada en París ante Francia por 3-1,[125] y Vicente Miera tomó las riendas de la selección.

Pese al cambio de seleccionador, España perdía por 2-0 frente a la selección amateur de Islandia en suelo nórdico,[127]

En el último partido de la clasificación que jugaría el equipo, este ya se encontraba sin ninguna opción de acceder al torneo. España ganó a Checoslovaquia por 2-1 y con ello Miera consiguió su primera victoria como seleccionador.[129]

Tras siete grandes citas de selecciones a las que España lograba certificar su participación, finalmente se quedaba fuera de la Eurocopa de Suecia, en detrimento de Francia y en tercer lugar, pese a ser la «cabeza de serie» de su grupo.

Posibles éxitos truncados (1994-2006)

De derrota en derrota

Javier Clemente fue designado nuevo seleccionador de España. El Mundial de 1994, que se celebró en Estados Unidos, se convirtió en su primer reto.

España estuvo integrada en el Grupo 3 de la Clasificación UEFA y tuvo como rivales a las selecciones danesa, irlandesa, norirlandesa, lituana, letona y albana.

Javier Clemente entrenando a la selección española en Puente Viesgo en mayo de 1994.

Su primer partido de dicha fase lo disputó el 22 de abril de 1992, venciendo a Albania por 3-0 en Sevilla. Éste fue el último choque que dirigió Vicente Miera.[131] Tras una igualadísima disputa con Irlanda y Dinamarca, se tuvo que esperar a la última jornada para conocer a los equipos clasificados. Dinamarca era líder de grupo con 18 puntos, seguida por Irlanda y España, ambas con 17 puntos, por lo que los hispanos debían ganar su último encuentro de la liguilla de grupos para certificar su pase al Mundial, o bien esperar un tropiezo de los irlandeses frente a sus vecinos del norte, los norirlandeses.

En el trascendental encuentro ante los nórdicos, actuales campeones de Europa y abanderados por Peter Schmeichel, y los hermanos Michael y Brian Laudrup, las cosas se complicaron al poco de comenzar el partido. En el minuto 11, Zubizarreta fue expulsado de manera justa tras un incomprensible error al despejar un balón sin presión alguna a los pies de Michael Laudrup al que tuvo que derribar cuando ya le había regateado.[132] Diecinueve puntos obtenidos en los 12 partidos serían el bagaje final. Irlanda y España accedían al torneo.

Ya en suelo estadounidense, Clemente utilizó al FC Barcelona como base de su equipo. Nueve de los 22 convocados pertenecían al club azulgrana: Zubizarreta, Ferrer, Goikoetxea, Guardiola, Bakero, Txiki Begiristain, Sergi, Nadal y Julio Salinas.[137]

En dicha ronda, España consiguió una clara victoria por 3-0 sobre la selección suiza, pese a jugar con nueve defensas en el once titular y ningún delantero puro. Fernando Hierro, Luis Enrique, y Begiristain lograban los goles.[138]

Se llegaba a cuartos de final, cruce celebrado el 9 de julio en el Foxboro Stadium (Boston) y en el que empezaría a forjarse una negra historia. La actuación española se terminó debido a una polémica derrota ante la selección italiana por 2-1. En el minuto 25, Dino Baggio marcó el primer gol transalpino, que conseguiría empatar en el minuto 57 del segundo tiempo, Caminero. Se llegaba a los últimos momentos del choque, cuando en el minuto 83, Julio Salinas se quedaba solo en un mano a mano ante el meta Gianluca Pagliuca. El portero adivinó las intenciones del español. Se fallaba una clara ocasión de gol que hubiese podido cambiar el devenir de la selección.[141]

La actuación de 1994 fue considerada como una de las mejores hasta la fecha a pesar de la eliminación polémica en los cuartos de final ante la que sería subcampeona del torneo.[142]

Francisco Narváez « Kiko» fue uno de los 22 convocados para la Eurocopa 1996.

Para la Eurocopa de 1996 celebrada en Inglaterra, España logró su clasificación en el grupo 2 de la UEFA donde tuvo como rivales a la selección danesa, actual campeona de Europa, la selección belga, y las débiles representantes selección chipriota, selección macedonia, y selección armenia.[143]

España fue la selección que más puntos acumuló, un total de 26, sin cosechar ninguna derrota, y sumar 8 victorias y dos empates, con 25 goles a favor, y tan solo 4 en contra.[144] Tras disputarle la fase a daneses y belgas, las más peligrosas en cuanto a nivel, y con posibilidades reales de conseguir una clasificación, España quedaría encuadrada en el grupo B con la selección francesa, selección búlgara y la selección rumana.

Clemente, siempre criticado por su planteamiento y su estilo de juego, supo aprovechar la estructura del equipo que se llevó al anterior Mundial de los Estados Unidos, y añadió nuevos atacantes como Alfonso Pérez, y Juan Antonio Pizzi.[150]

En los cuartos de final, tocó en suerte enfrentarse a la selección inglesa, anfitriona del torneo, teniendo como escenario el Estadio de Wembley.[154]

Nuevamente los cuartos de final, y una tanda de penaltis se cruzaban en el camino español.

Transcurrirían los estipulados dos años entre grandes citas, y de nuevo le tocaba a Europa organizar un evento de fútbol por la rotación de continentes. El elegido sería Francia que organizaba su segunda cita mundialista, el Mundial de 1998, tras el anterior, 60 años antes, del año 1938. Éste sería también el segundo en el que estaría al mando de España el seleccionador Javier Clemente. El técnico vasco conformó un combinado que aspiraba a luchar entre las mejores selecciones y que estaba liderado por jugadores en plena madurez futbolística como Hierro, Nadal, « Kiko» Narváez o Luis Enrique. Junto a ellos, se incorporó al grupo una nueva generación de futbolistas, como Raúl González, Joseba Etxeberria y Fernando Morientes. A esta mezcla, se le unió la experiencia de jugadores experimentados como Zubizarreta, Sergi o Alkorta.[155]

España se clasificó para el Mundial con facilidad como primera selección del grupo 6 de la UEFA tras no perder ningún partido, frente a la selección de Yugoslavia, a la selección checa y la selección eslovaca. Estas eran los reales competidores españoles. Aparte de estas tres selecciones, las otras 2 que formaron el grupo fueron la selección feroesa y la selección maltesa.

El combinado español fue la primera selección en ganar el billete para Francia,[156] a falta de disputar el último partido de grupo.

La selección española fue uno de los 14 equipos europeos que se clasificaron en el primer Mundial que se celebraba con 32 conjuntos nacionales, más que ningún otro, y estuvo encuadrada en el grupo D junto a la selección búlgara, la selección paraguaya, y la selección nigeriana. España, considerada favorita, perdió sorprendentemente el primer partido que se disputó en Nantes ante Nigeria, tras ir ganando 2-1 al inicio del segundo tiempo, con goles de Hierro y Raúl. El conjunto africano acabó dándole la vuelta al marcador y venció por 3-2, con la involuntaria colaboración de Zubizarreta, quien empujó un balón hacia su propia portería tras un centro raso del equipo rival que no entrañaba peligro aparente. Tras ese empate a dos, transcurridos cinco minutos después, Oliseh marcó el gol de la victoria desde fuera del área.[158]

En el segundo partido, España no pudo derrotar a Paraguay y empató 0-0, debido a una gran actuación del portero paraguayo, José Luis Chilavert.[160] Nigeria y Paraguay mandaban a casa a los españoles.

Este Mundial fue, hasta 2014, el peor de España en toda su historia al acabar en la 17.ª posición. Además, hacía 20 años que no caía en la primera fase.[163]

Las fuertes críticas y el fracaso no pudieron con el seleccionador,[164] que siguió al frente de la selección, y su principal tarea era clasificar a España para la Eurocopa conjunta del año 2000 de Bélgica y Países Bajos, la primera en la que dos países se repartían la organización del torneo. En su grupo de clasificación tuvo como rivales a la selección austríaca, la selección israelita, la selección chipriota y la selección sanmarinense. Grupo a priori muy fácil.

Sin embargo, en el primer partido del grupo, España cayó derrotada por 3-2 en Lárnaca ante Chipre,[169]

España jugó en el grupo C con la selección noruega, la selección eslovena y la selección yugoslava. De nuevo España comenzó su andadura en un gran torneo con una decepción, perdiendo 1-0 contra Noruega, debido a un gran error del portero español Molina y que le acabaría costando la titularidad en favor de Cañizares.[172]

España acabó líder del grupo C, y se cruzó en los cuartos de final con la selección francesa, vigente campeona mundial, en un partido que tuvo como escenario otra vez Brujas y que tuvo como resultado un 2-1, a favor de Francia. En el primer tiempo se sucedieron los tres goles. En el último minuto del choque, con toda una segunda parte de dominio francés, Fabien Barthez realizó un penalti a Abelardo Fernández, pero Raúl lo falló lanzándolo fuera de los tres palos y con ello se perdió la posibilidad de forzar la prórroga.[175]

Los cuartos de final eran ya una barrera maldita que se negaba a ceder ante los españoles.

«Factor anfitrión» en Corea y Portugal

España volvió a clasificarse para el Mundial de 2002 de Corea del Sur y Japón —primer Mundial organizado conjuntamente por dos países—. Encuadrada en el Grupo 7, superó a la selección austríaca, la selección israelí, la selección bosnioherzegovina y la selección liechtensteiniana.[176]

En el torneo, España estuvo durante la primera fase en el Grupo B con la selección eslovena —debutante en un Mundial— la selección paraguaya y la selección sudafricana.

Esta vez, España comenzó el campeonato con una victoria sobre Eslovenia por 3-1 con goles de Raúl, Valerón y Hierro, éste de penalti.[181]

En octavos de final, en el Estadio Mundialista de Suwon (Corea del Sur), los españoles consiguieron su clasificación a la siguiente ronda ante la selección irlandesa. El encuentro, comenzó de cara a favor de España, que consiguió adelantarse en el marcador con un tanto de Morientes en el minuto 8. En la segunda parte los irlandeses tuvieron la oportunidad de igualar el marcador al lanzar un penalti que detuvo Iker Casillas. Pese a la magnífica actuación del joven portero, en el último minuto del encuentro se señaló un nuevo penalti contra España, que esta vez «los del trébol» no desaprovecharon. Debido a ello, se tuvo que ir a la prórroga en la que España consiguió aguantar a los irlandeses durante los 30 minutos correspondientes, con diez hombres sobre el campo, ya que David Albelda se lesionó y no pudo ser sustituido por haberse hecho los tres cambios reglamentarios. En la tanda de penaltis, se venció por 3-2. En ella, Casillas detuvo dos lanzamientos convirtiéndose en el héroe del partido.[183]

No fue así en los cuartos de final donde España, que no pudo contar con Raúl por una lesión que sufrió en el anterior encuentro, cayó eliminada por la anfitriona Corea del Sur en los penaltis por 5-4 al acabar 0-0 el encuentro tras disputarse los 120 minutos reglamentarios. Joaquín Sánchez falló el penalti decisivo que clasificó a la selección asiática,[186]

Fue la primera, y hasta ahora única vez, que España se despedía de una fase final de un Mundial sin perder ningún partido.[188]

Los jugadores de «La Roja» más destacados en la cita mundialista, que se realizaba por primera vez en el continente Asiático, fueron el madridista Iker Casillas (que en principio no estaba llamado a ser el guardameta titular, pero tras la lesión doméstica justo antes de comenzar el campeonato de Santiago Cañizares al caérsele un frasco de colonia que le hirió el pie le abrieron las puertas de la titularidad)[190]

Tras acabar el Torneo, dos jugadores importantes para «La Roja» en la última década, Fernando Hierro y Luis Enrique anunciaron que no volverían a vestir más la elástica nacional.[194]

Con Iñaki Sáez como nuevo seleccionador nacional, España logró clasificarse como segunda del grupo 6 clasificatorio de la UEFA por detrás de la selección griega. La selección española tras perder ante los helenos en Zaragoza por 0-1,[198]

En la Eurocopa de 2004 celebrada en Portugal, España estuvo dentro del grupo A con la misma selección anfitriona portuguesa, la selección rusa y la selección griega con la que había disputado la fase de clasificación. Iñaki Sáez planteó una alineación de 4-2-3-1 en la que destacaban estos hombres y sus cualidades: la seguridad en la portería del madridista Iker Casillas, la eficacia defensiva del barcelonista Carles Puyol, la compenetración y su labor en el centro de campo de los valencianistas David Albelda y Baraja, la inteligencia de Valerón en el juego entre líneas y el olfato goleador del madridista Raúl González, el capitán del equipo.

A esto se le sumaron unos nuevos valores de jóvenes futbolistas como el rojiblanco Fernando Torres, el txuriurdin Xabi Alonso que ficharía ese mismo verano por el Liverpool inglés, o el valencianista Vicente Rodríguez.[201]

En el primer choque de la primera fase, España derrotó a Rusia por 1-0 con el solitario gol de Valerón.[204]

En el último encuentro, disputado en el Estadio José Alvalade de Lisboa, perdió 1-0 contra la Portugal de Luis Figo y un jovencísimo Cristiano Ronaldo merced a un gol de Nuno Gomes, en el minuto 57. Finalmente, España cayó eliminada en la primera fase de manera decepcionante. No obstante, durante los 43 primeros minutos del encuentro, a España le valía el empate a cero contra los portugueses, porque Rusia iba ganando por 2-0 a Grecia, y eso le clasificaba a cuartos. Pero el gol de Zisis Vryzas, deshizo esa posibilidad, ya que los griegos se clasificaron por tener más goles a favor.[205]

La imagen y la actitud mostrada por los jugadores durante los tres partidos del torneo fue decepcionante y muy criticada por la prensa española, que señaló principalmente a Raúl.[206]

Época dorada (2006-2014)

Sentando las bases

Después de la Eurocopa, Iñaki Sáez abandonó el banquillo de España. El técnico vasco no tenía esa idea en mente[209] Ello hizo que, finalmente, su lugar lo ocupase Luis Aragonés.

El 17 de noviembre, España disputaba su partido número 500 y se celebró dicha efeméride en el Estadio Santiago Bernabéu ante Inglaterra, a la cual ganó por 1-0 con gol de Asier del Horno en el minuto 8.[210]

España empezaba a ser cuidadosamente reestructurada en todas sus líneas por el seleccionador, quien intentó dotar de un estilo propio de juego a la selección. Jugadores de toque y de posesión de balón fueron la base gracias a la cual el equipo se clasificó para el Mundial de 2006 de Alemania tras quedar segundo en el Grupo 7 de la clasificación europea debido a su incapacidad para superar a la primera clasificada, la selección serbiomontenegrina, en un cuadro en donde también se encontraban la selección bosnioherzegovina, la selección lituana, la selección belga y la selección sanmarinense. Esto sucedió porque «La Roja», pese a no perder ningún encuentro, obtuvo cinco empates.[211] Por lo tanto, la selección tuvo que jugarse la clasificación en una eliminatoria a doble partido.

En dicha eliminatoria, también conocida como «repesca», venció a la selección eslovaca por un global de 6-2. Destacó la actuación de Luis García, pues anotó tres tantos en el partido de ida —que finalizó 5-1—.[212]

España quedó encuadrada en el Grupo H junto a la debutante selección ucraniana, la selección saudita y la selección tunecina. El conjunto español empezó fuerte al vencer por 4-0 a Ucrania con una magnífica actuación que impresionó al mundo.[217] El equipo avanzaba como primero de grupo.

En los octavos de final, cayó contra la selección francesa —capitaneada por Zidane—, la cual había logrado superar con gran dificultad la primera ronda del torneo.[219]

En ese momento, la selección española nunca había ganado a Francia en un partido oficial. Los jugadores españoles destacados fueron los delanteros Fernando Torres y David Villa, que anotaron 3 goles cada uno.[220]

España consiguió, junto con la selección brasileña, el honorífico « Premio al Juego Limpio» del torneo.[221]

Luis Aragonés siguió al frente de España, a pesar de que en su momento dijera que abandonaría su cargo si «La Roja» no superaba los cuartos de final en el Mundial; la barrera maldita.[222]

Se habían sentado unas sólidas bases en torno a la selección que pronto darían sus frutos.[223]

«Triplete» histórico y consagración como mejor selección mundial

España participó en la fase final de la Eurocopa de 2008 de Austria y Suiza tras lograr la clasificación en el Grupo F. Tuvo como rivales a las selecciones de Suecia, Dinamarca, Islandia, Irlanda del Norte, Letonia y Liechtenstein.

Su inicio estuvo marcado por la polémica entre el seleccionador Luis Aragonés y la prensa, primero por las dos derrotas cosechadas ante las selecciones de Irlanda del Norte por 3-2,[232]

En la fase final del campeonato, a la que España llegaba con casi dos años seguidos sin perder un partido, quedó encuadrada en el Grupo D junto a la selección sueca, la selección griega y la selección rusa.

En su primer partido, contra Rusia, consigue imponerse por 4-1 con tres goles de Villa y uno de Cesc.[234]

En su segundo partido, ante Suecia, ganó por 2-1 con goles de Torres y Villa; el gol de «El Guaje» fue en el último minuto del encuentro.[235]

En su tercer y último partido en la fase de grupos, frente a Grecia, venció por 1-2 con goles de Rubén de la Red y de Dani Güiza, remontando el tanto inicial de Angelos Charisteas. El conjunto español jugó con un equipo de suplentes, y con esta victoria Luis Aragonés igualó a Clemente como el seleccionador nacional con más victorias, con un total de 36. Además, «El Sabio de Hortaleza» lo logró en 51 partidos, por los 62 que necesitó el vasco.[237] Con estos resultados, terminó esta fase como campeona de grupo.

Se enfrentó en la fase eliminatoria a la selección italiana para revivir una rivalidad histórica y, para más inri, en los fatídicos cuartos de final. Dicho choque se disputó el día 22 de junio en el Estadio Ernst Happel, y tras un empate a cero en los 120 minutos de juego, se llegaría a otro punto negro en la historia de la selección: las eliminatorias decididas desde los once metros. España consiguió eliminar en la lotería de los lanzamientos por 4-2 a los italianos. En ella, Casillas detuvo dos disparos, los que tiraron Daniele De Rossi y Antonio Di Natale, convirtiéndose en el héroe de la eliminatoria, mientras que los goleadores españoles fueron David Villa, Santi Cazorla, Marcos Senna y Cesc Fàbregas, errando Dani Güiza, el cuarto lanzamiento.[238] Después de 24 años, «La Roja» volvía a disputar una semifinal en un gran torneo futbolístico, además, cabe destacar que 88 años después, España doblegó a la selección «Azurra» en un partido oficial.

En las semifinales, disputadas en el mismo escenario en el que se disputaron los cuartos de final, venció a Rusia, a la que ya se había enfrentado en la fase preliminar de grupos. Un contundente 0-3 tras un memorable segundo tiempo, en el que se consiguieron los tres goles obra de Xavi en el minuto 50, Dani Güiza en el minuto 73 y David Silva en el minuto 81.[239]

El 29 de junio, se celebró la final contra la selección alemana en el Estadio Ernst Happel de Viena. En el palco se encontraban para apoyar al conjunto español los Reyes de España, el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el cantante lírico Plácido Domingo y el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso.[241]

Celebración del título conseguido en Austria y Suiza junto a la afición por las calles de Madrid.

Fueron 44 años de espera para un momento muy perseguido. Además, España se aupaba a la segunda posición del palmarés de la competición, junto a Francia —ambas selecciones con dos títulos—.

Quizás, más importante que el ansiado título, fue la forma tan brillante de lograrlo, con un juego de gran habilidad técnica, vistoso y sobre todo con una superioridad futbolística patente muy por encima de la realizada por sus rivales.[242]

Xavi Hernández fue designado como el « Mejor Jugador» del torneo[245]

Al día siguiente, los integrantes del equipo nacional español llegaron a Madrid e hicieron un desfile con un autobús panorámico hasta la Plaza de Colón, lugar que fue el centro neurálgico de los aficionados españoles durante la celebración del torneo y donde transcurrió la celebración final.[247]

Tras la conquista de la Eurocopa, España lideró en el mes de julio de 2008 la Clasificación FIFA. Se trataba de la primera vez que lo conseguía, siendo la sexta selección, después de Alemania, Brasil, Italia, Francia y Argentina, en lograrlo.[248]

Vicente del Bosque debutó en un torneo obteniendo el tercer puesto de la Confederaciones 2009.

Vicente del Bosque tomó el relevo de Luis Aragonés, ya que éste había declarado que no seguiría en el puesto después del máximo torneo continental, hiciese el papel que hiciese España.[250]

La conquista de la Eurocopa permitía a la selección española disputar, como campeona europea, la Confederaciones de 2009 de Sudáfrica. Disputaría el título junto con la selección sudafricana, anfitriona del evento, la selección italiana, campeona mundial, la selección brasileña, campeona sudamericana, la selección estadounidense, campeona norteamericana, la selección egipcia, campeona africana, la selección iraquí, campeona asiática, y la selección neozelandesa, campeona oceánica.

España quedó integrada en el Grupo A junto a Nueva Zelanda, Irak y Sudáfrica, siendo primera de grupo tras derrotar a los oceánicos por 0-5 —partido en el que Torres marcó un «hat-trick» en los primeros 17 minutos—,[253]

El día 24 de junio, se disputó la semifinal, en la cual que se enfrentó a Estados Unidos. Contra pronóstico, perdió 0-2 y, con esta derrota, la selección española acabó con una racha de 35 partidos invicta y 15 victorias,[254] estableciendo con ambos datos los récords absolutos de selecciones, el primero compartido con la selección brasileña.

En consecuencia, hubo de disputar el partido por el tercer y cuarto puesto contra Sudáfrica el 28 de junio en el Estadio Royal Bafokeng. En el minuto 73, Katlego Mphela puso por delante a la selección anfitriona, pero en apenas un par de minutos Dani Güiza le dio la vuelta al marcador con dos goles. En minuto 93, nuevamente Mphela marcó el gol del empate y el partido se tuvo que ir a la prórroga. En ella, Xabi Alonso anotó el gol de la victoria final por 3-2.[256]

La selección finalizaba tercera en su primera participación en el torneo.[257]

Iker Casillas besa el trofeo del Mundial 2010.

España compitió en la fase final del Mundial de 2010 de Sudáfrica tras obtener la clasificación en el Grupo 5 de la UEFA de forma directa como primera de grupo con un pleno de diez victorias.[258] Los rivales que tuvo que superar fueron la selección turca, la selección belga, la selección bosnioherzegovina, la selección armenia y la selección estona.

El 20 de mayo de 2010, Del Bosque dio la lista de convocados para la cita mundialista que por primera vez se celebraba en el continente africano.[262]

En la primera fase del campeonato, quedó integrada en el Grupo H junto a la selección hondureña, la selección suiza y la selección chilena.

En su primer choque, fue derrotada contra pronóstico por 0-1 por Suiza. Los helvéticos lograron el gol por mediación de Gelson Fernandes en el minuto 52.[264]

En el segundo, ante Honduras, ganó por 2-0, donde Villa fue el autor de los dos tantos,[266]

En el último partido, el decisivo contra Chile,[268] Así, el combinado nacional acababa como campeón de grupo.

El partido de octavos de final, contra la selección portuguesa —que tenía como gran estrella a Cristiano Ronaldo—, se celebró el 29 de junio. Fue un igualado encuentro que se resolvió por un ajustado 1-0 gracias a un gol de David Villa en el minuto 62.[269]

El 3 de julio, disputó los cuartos de final en el Estadio Ellis Park contra la selección paraguaya. España ganó por 0-1 y muchos apuros,[272] El gol de Villa en el minuto 81 clasificó a la selección por primera vez en su historia para una eliminatoria de semifinales en un Mundial, si bien ya había disputado la fase final en Brasil en 1950, quedando en cuarto lugar. La maldición de los cuartos de final quedaba finalmente enterrada por el momento.

En dicha ronda eliminatoria de semifinales del 7 de julio, en el Estadio Moses Mabhida de Durban, España se encontró con la selección alemana, actual subcampeona de Europa, y un rival que llegaba en gran estado de forma tras haber derrotado a la selección inglesa y la selección argentina por unos contundentes 4-1 y 4-0.[274] y la selección se clasificaba por primera vez en su historia para disputar el título de campeón del mundo.

Su rival en la final fue la selección neerlandesa. Esta se disputó el 11 de julio en el Estadio Soccer City, con la presencia en el palco de la Reina Sofía, los Príncipes de Asturias, Rafa Nadal y Pau Gasol.[281]

Celebración del título conseguido en Sudáfrica junto a la afición por las calles de Madrid.

España se convertía en la primera selección europea en ganar un Mundial fuera de su continente (cuatro años después lo conseguiría también Alemania) y, además, en la primera que lo ganaba tras haber perdido el primer partido y siendo el equipo nacional con la menor cifra goleadora de todos los campeones.[284]

El éxito del deporte español se vio también realizado en otras secciones y así España consiguió algo jamás logrado en la historia del deporte: tener a sus selecciones absolutas de fútbol y baloncesto como vigentes campeonas de su continente (2008 y 2009) y del mundo (2010 y 2006).[285]

La actuación en Sudáfrica le valió al equipo para subir por tercera vez al número uno de la Clasificación FIFA[289]

El 12 de julio, los integrantes de la expedición campeona del mundo llegaron a Madrid donde fueron recibidos multitudinariamente por alrededor de unos dos millones de personas, según diversas fuentes.[295]

El 22 de octubre, Vicente del Bosque y diez jugadores que ganaron el Mundial recogieron en el Teatro Campoamor de Oviedo el « Premio Príncipe de Asturias de los Deportes» junto al anterior seleccionador nacional, Luis Aragonés, al que Vicente invitó a recoger el premio destacando públicamente que una parte del mérito de ese logro era también suyo.[298]

Iker Casillas alza el trofeo de la Eurocopa 2012.

España disputó la fase final de la Eurocopa de 2012 de Polonia y Ucrania tras conseguir la clasificación en el Grupo I. Tuvo como rivales a la selección checa, la selección escocesa, la selección lituana y la selección liechtensteiniana.

En dicha fase ganó todos los partidos disputados, igualando el récord de 14 victorias consecutivas en partidos oficiales que hasta en esa fecha compartían la selección neerlandesa y la selección francesa, y logrando con ello la clasificación como primera de grupo para una fase final a la que acudiría como vigente campeona.[299] Añadir que en ella, por primera vez en su historia, el conjunto español venció en tierras checas.

Durante los partidos previos a la cita europea, se lograron romper varias marcas. Villa superó a Raúl como máximo goleador de la selección española —el récord estaba en 44 tantos—.[304]

El 27 de mayo, Del Bosque dio la lista de los 23 convocados para acudir a la Eurocopa. El conjunto español perdió a dos de sus pilares más importantes en los últimos años, Puyol y Villa —ambos por lesión—, por lo que la lista presentó cuatro novedades con respecto a la que ganó el Mundial en Sudáfrica — Juanfran Torres, Álvaro Negredo, Jordi Alba y Santi Cazorla—.[307]

En la primera fase del torneo, estuvo encuadrada en el Grupo C, en donde se enfrentó en el Arena Gdansk de Gdánsk (Polonia) a la selección italiana, la selección irlandesa y la selección croata.

En su primer encuentro, el resultado fue de 1-1. Tras empatar Cesc Fábregas solo tres minutos después del gol inicial en el minuto 59 de Di Natale,[310]

En el segundo partido, ante Irlanda, venció por 4-0. La selección «del trébol» nunca ha conseguido derrotar a España en competición europea.[314]

En el último partido del grupo, España tenía la clasificación en su mano. Para ello necesitaba igualar o superar lo que hiciese Italia frente a Irlanda. Venció a Croacia por 1-0. En el minuto 58, Casillas realizó una gran parada a Ivan Rakitić, cuando el encuentro aún estaba en empate a cero. El gol de la victoria lo marcó Jesús Navas en el minuto 88. España pasaba como campeona de grupo.[315]

En los cuartos de final, que se disputaron el 23 de junio, en el Donbass Arena de la ciudad ucraniana de Donetsk, España se enfrentó a la selección francesa, última selección capaz de eliminar a los españoles en una eliminatoria directa de Mundial o Eurocopa, ocurrido en el Mundial de 2006 y a la que además España solo había sido capaz de derrotar en partidos amistosos hasta la fecha.[318]

La selección portuguesa de Cristiano Ronaldo fue el rival de España en la semifinal disputada el 27 de junio en el mismo escenario que los cuartos. Tras 120 minutos de máxima igualdad y escasas ocasiones por parte de ambos equipos, España se clasificaba para la final gracias a la lotería de los penaltis (4-2).[324]

En el partido final, disputado el 1 de julio en el Estadio Olímpico de Kiev ( Ucrania) y con la presencia en el palco de los Príncipes de Asturias, del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de Plácido Domingo, España vence por cuatro goles a cero a la selección italiana, con tantos de Silva, Alba, Torres —único jugador en marcar en dos finales del máximo torneo continental—[329] lo que le valdría para sumar su duodécimo partido consecutivo sin perder en las fases finales de la Eurocopa —el récord actualmente vigente del torneo—.

Celebración del título conseguido en Polonia y Ucrania por el césped del estadio de Kiev.

Con este nuevo éxito, la selección nacional encadenó además tres grandes competiciones seguidas (Eurocopa de 2008, Mundial de 2010 y Eurocopa de 2012) sin encajar un solo gol en la fase eliminatoria desde que Zidane perforase por tercera y última vez la portería española en los octavos de final del Mundial de 2006.[330]

Andrés Iniesta fue coronado como el « Mejor Jugador» del torneo[336]

El 2 de julio, el equipo nacional español aterrizó en Madrid y, tras ser recibido en el Palacio de la Zarzuela por varios miembros de la Familia Real y el ministro Wert,[338]

El 26 de octubre, Casillas y Xavi recogieron en el Teatro Campoamor de Oviedo, a título individual y de manos del Príncipe Felipe, el « Premio Príncipe de Asturias de los Deportes».[340]

Desolación en los rostros de varios jugadores tras perder la final de la Confederaciones 2013.

La victoria en el Mundial permitía a la selección española disputar la Confederaciones de 2013 de Brasil. España se jugaría el título, como campeona mundial, con la selección brasileña, anfitriona del torneo, la selección italiana, subcampeona europea, la selección uruguaya, campeona sudamericana, la selección mexicana, campeona norteamericana, la selección japonesa, campeona asiática, la selección nigeriana, campeona africana, y la selección tahitiana, campeona oceánica.

España estuvo encuadrada en el Grupo B y tuvo de rivales a los combinados nacionales de Uruguay, Tahití y Nigeria.

En su primer partido de la fase de grupos, venció a los sudaméricanos por 2-1, con goles de Pedro y Soldado. El equipo jugó una gran primera parte pero en la segunda los rivales recortaron distancias con un gol de falta y vendieron cara su derrota.[341]

En el segundo encuentro, se enfrentó a los oceánicos y ganó por un contundente 10-0. Cuatro goles fueron anotados por Torres, tres por Villa, dos por Silva y uno por Mata.[343]

En su último partido de grupo, venció a los africanos por 3-0 (con dos goles de Alba y otro de Torres). Pese al resultado, a España le costó mucho amarrar esta victora en un principio.[344] La selección quedaba primera de grupo.

El 27 de junio, disputó en el Estadio Aderaldo Plácido Castelo de Fortaleza la semifinal del torneo frente a Italia. El primer tiempo fue de dominio italiano, en donde Casillas realizó una gran actuación que evitó el tanto italiano.[348]

El 30 de junio, disputó la final del torneo en el Estadio Maracaná ( Río de Janeiro) ante la anfitriona brasileña, perdiendo por un resultado de 3-0. Los goles brasileños fueron obra de Fred —en dos ocasiones— (minutos 2 y 47) y Neymar (minuto 44).[356]

España cerraba con un subcampeonato su brillante racha ganadora de seis años.[357]

Fallida defensa del título mundial

España jugó en el Grupo I frente a la selección francesa, la selección bielorrusa, la selección finlandesa y la selección georgiana por una de las 13 plazas europeas de clasificación para el Mundial de 2014 de Brasil.

En sus dos primeros choques, venció a domicilio a Georgia (0-1) y a Bielorrusia (0-4). En este partido, Pedro marcó su primer «hat-trick» como jugador profesional[364]

España finalizó el año 2013, al igual que los cinco anteriores, liderando la Clasificación FIFA.[365]

El 31 de mayo, Del Bosque hizo pública su lista de los 23 convocados que irían a Brasil para la defensa del título mundial conquistado cuatro años antes. Repetirían 16 jugadores de la anterior cita en Sudáfrica (se mantenía en líneas generales el mismo bloque) y Diego Costa, Koke, Azpilicueta y De Gea vivirían su primer torneo con «La Roja».[366]

El conjunto español estuvo integrado en el Grupo B y tuvo como rivales a Países Bajos, Chile y Australia.

Debutó con una derrota frente a la selección neerlandesa por 1-5.[369]

En su crucial segundo partido, perdió por 0-2 (goles de Vargas y Aránguiz) contra los chilenos.[371]

En su intrascendente último partido, el combinado nacional se impuso a Australia por 0-3 (goles de Villa, Torres y Mata) y logró así evitar el dudoso honor de ser el peor equipo defensor de título en la historia de la competición, quedando tercero en el grupo —tras Países Bajos y Chile— con esos 3 puntos.[373]

A pesar de haber tenido una mala actuación y de no haber disputado el último choque frente a los australianos, Casillas se convirtió en el jugador español que más partidos ha disputado en la historia del torneo, con un total de 17,[375]

Así llegaban a su fin la generación de futbolistas más exitosa y la época más gloriosa en toda la historia del balompié español.[376]

Nuevo ciclo (2014-Act.)

Final de una era

Alineación titular de la selección en Kiev ante Ucrania, con Cesc Fàbregas como capitán y cumpliendo este último cien internacionalidades, el 12 de octubre de 2015.

España estuvo en el Grupo C y tuvo como rivales a Ucrania, Eslovaquia, Bielorrusia, Macedonia y Luxemburgo para acudir a la Eurocopa de 2016 de Francia —torneo que por primera vez en su historia contará con 24 equipos participantes— y defender su título. Poco antes de dar comienzo dicha fase de clasificación, anunciaron su retirada del combinado nacional dos de los hasta entonces más importantes futbolistas del equipo — Xavi Hernández y Xabi Alonso—.[380]

España inició el camino al torneo europeo venciendo por 5-1 a Macedonia, pero cayó derrotada en el siguiente encuentro, ante Eslovaquia, por 2-1. Iker Casillas falló en el primer gol eslovaco y quedó señalado por la prensa española.[384]

De los 23 jugadores convocados por Del Bosque, 13 estuvieron en el Mundial de 2014 y 10 se mantuvieron de los que formaron parte de la victoria en la Eurocopa de 2012.[385]

La selección española quedó encuadrada en el Grupo D, teniendo como oponentes a República Checa, Turquía y Croacia.

Debutó el 13 de junio ante los checos en Toulouse, con victoria por 1-0 merced a un gol de Piqué en los últimos momentos del partido —el quinto en su cuenta particular con la selección nacional— y con David de Gea en una portería que ya no abandonaría en lo que restaba de torneo —relegando a la suplencia al capitán Iker Casillas—.[387]

En el segundo partido, disputado el 17 de junio en el Allianz Riviera de Niza, España goleó 3-0 a Turquía con «doblete» de Álvaro Morata, asegurándose su clasificación para los cruces eliminatorios.[388]

El tercer y último partido del grupo fue un encuentro que marcó un punto de inflexión en el devenir de España en el campeonato y en las buenas sensaciones que daba el equipo hasta el momento.[393]

El 27 de junio, en el Stade de France de Saint-Denis, el equipo español se enfrentó en octavos de final a Italia, que se impuso por 2-0 con goles de Giorgio Chiellini en el primer tiempo y Graziano Pellè en el tiempo de descuento de la segunda parte. España se quedaba por lo tanto fuera del torneo.[394]

Renovación anunciada

Tras la eliminación en la Eurocopa, el seleccionador Vicente del Bosque confirmó que no seguiría en el cargo,[400]

España compite actualmente, en busca de la clasificación para el Mundial de 2018 de Rusia, en el Grupo G junto a Italia, Albania, Israel, Macedonia y Liechtenstein. Cabe destacar que, al inicio de dicha fase para acudir al torneo, el capitán Iker Casillas dejó de ser convocado por primera vez —estando disponible— después de 16 años.[402] El equipo comenzó venciendo a los liechtensteinianos por un abultado 8-0, pero abandonó la senda de la victoria en su importante y trascendente segundo encuentro —a domicilio— al empatar a un gol frente a la selección italiana. Tres días más tarde, derrotó a los albaneses por 0-2 y al mes siguiente, repitió triunfo ante los macedonios, esta vez por 4-0.

Competiciones futuras

En 2018, Rusia se convertirá en el primer país de Europa Oriental y en el más grande del mundo en celebrar un Mundial.

En 2020, la Eurocopa se celebrará en 13 ciudades dispares del continente para conmemorar el sexagésimo aniversario del torneo.

En 2022, el Mundial se celebrará por primera vez en un país de Oriente MedioCatar—.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Зборная Гішпаніі па футболе
srpskohrvatski / српскохрватски: Fudbalska ili nogometna reprezentacija Španije
oʻzbekcha/ўзбекча: Ispaniya milliy futbol terma jamoasi