Selección de fútbol de Argentina

Selección de fútbol de Argentina

Bandera de Argentina

Datos generales
Código FIFAARG
AsociaciónAsociación del Fútbol Argentino (AFA)
ConfederaciónCONMEBOL
SeudónimoAlbiceleste[1]
Celeste y blanca[2]
Dir. técnicoBandera de Argentina Jorge Sampaoli (2017)
CapitánLionel Messi
Más golesLionel Messi[4](64)
Más particip.Javier Mascherano (145)
Ranking FIFASin cambios 5.º en junio de 2018
→ Mejor lugar1.º en marzo de 2007
→ Peor lugar24.º en agosto de 1996
EstadioMonumental de Buenos Aires
Primer partido internacional
Bandera de Uruguay Uruguay 2:3 Argentina Bandera de Argentina
Montevideo, Uruguay16 de mayo de 1901
Partido amistoso
Mejor resultado internacional
Bandera de Argentina Argentina 12:0 Ecuador Bandera de Ecuador
Montevideo, Uruguay22 de enero de 1942
Campeonato Sudamericano 1942
Peor resultado internacional
Flag of the Czech Republic.svg Checoslovaquia 6:1 Argentina Bandera de Argentina
Helsingborg, Suecia15 de junio de 1958
Copa Mundial de Fútbol de 1958
Bandera de Bolivia Bolivia 6:1 Argentina Bandera de Argentina
La Paz, Bolivia1 de abril de 2009
Eliminatorias Sudamericanas 2010
Bandera de España España 6:1 Argentina Bandera de Argentina
Madrid, España27 de marzo de 2018
Partido amistoso
Copa Mundial de Fútbol
Participación17 (por primera vez en 1930)
Mejor resultadoCampeón (1978 y 1986)[5]
Copa FIFA Confederaciones
Participación(por primera vez en 1992)
Mejor resultadoCampeón (1992)[6]
Copa América
Participación41 (por primera vez en 1916)
Mejor resultadoCampeón (1921, 1925, 1927, 1929, 1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, 1957, 1959, 1991 y 1993)
Copa Artemio Franchi
Participación(por primera vez en 1993)
Mejor resultadoCampeón (1993)
Campeonato Panamericano de Fútbol
Participación(por primera vez en 1956)
Mejor resultadoCampeón (1960)
Juegos Olímpicos
Participación(por primera vez en 1928)
Mejor resultadoMedalla de plata olímpica (1928)[n 1]

La selección de fútbol de Argentina es el equipo representativo de dicho país en las competiciones oficiales. Su organización está a cargo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), perteneciente a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Jugó el primer partido internacional fuera de Argentina el 16 de mayo de 1901, en Montevideo, contra la Selección de fútbol de Uruguay.

Es uno de los equipos más exitosos del fútbol mundial. Fue campeona en dos oportunidades de la Copa Mundial de Fútbol (1978 y 1986) y finalista en otras tres ocasiones (1930, 1990 y 2014). Argentina es, luego de Uruguay, la segunda selección que más veces ha ganado la Copa América, lográndola en 14 ocasiones (1921, 1925, 1927, 1929, 1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, 1957, 1959-I, 1991 y 1993). Además es la selección que más subcampeonatos logró en la competición, con catorce (1916, 1917, 1920, 1923, 1924, 1926, 1935, 1942, 1959-II, 1967, 2004, 2007, 2015 y 2016). También obtuvo en 1992 la «Copa Rey Fahd» —renombrada y oficializada a partir de 1997 como Copa FIFA Confederaciones—, en tanto que en 1995 y 2005 disputó el partido definitorio de dicho torneo.[8]

Es considerada como una de las grandes potencias de la historia del fútbol internacional,[n 2]​ contándose las dos Copas Mundiales, las catorce Copas América, la Copa Confederaciones, a las que se deben sumar dos competencias interconfederativas: el Campeonato Panamericano de Fútbol de 1960 y la Copa Artemio Franchi de 1993.

En los Juegos Olímpicos la selección absoluta obtuvo su mayor logro en los Juegos Olímpicos de 1928, al conseguir la medalla de plata. Por su parte, la selección olímpica obtuvo la medalla de oro en 2004 y en 2008,[13]

Argentina y Francia son las únicas selecciones del mundo que han ganado la Copa Mundial, los Juegos Olímpicos, la Copa Confederaciones, la Copa Intercontinental de Selecciones (Copa Artemio Franchi) y su respectiva copa regional (Copa América y Eurocopa, respectivamente).

El seleccionado juvenil sub-20 es el máximo campeón de la Copa Mundial de la categoría, con 6 títulos en 1979, 1995, 1997, 2001, 2005 y 2007. Además fue finalista en la edición de 1983.[14]

Asimismo, el seleccionado juvenil sub-17 ha logrado subir al podio de la Copa Mundial al obtener los terceros lugares en los mundiales de 1991, 1995 y 2003. Aparte de llegar a instancias de semifinales terminando en la cuarta posición en 2001 y 2013.

Argentina ganó un total de 48 títulos internacionales oficiales sumando los conseguidos a nivel de selecciones mayores y de juveniles, lo que la convierte en la segunda selección más laureada en el mundo, detrás de Brasil.

Grandes jugadores de la historia futbolística han pasado por esta selección, entre los cuales destacan el volante Diego Armando Maradona (considerado como uno de los mejores jugadores de la historia, siendo elegido Mejor Jugador del Siglo XX en una votación realizada en el año 2000 en el sitio web de la FIFA), el delantero Alfredo Di Stéfano (quien fuera presidente de honor del Real Madrid desde el 5 de noviembre de 2000 hasta su fallecimiento en junio de 2014, y elegido como uno de los cinco Mejores Jugadores del Siglo XX por la IFFHS[19]​).

En marzo de 2007 alcanzó por primera vez el primer puesto en el ranking FIFA. Aquella mención le duró solo ese mes, aunque en octubre de 2007 volvió a ubicarse al tope de la clasificación hasta julio de 2008. Posteriormente, volvió a alcanzar el primer lugar entre julio y octubre de 2015, y desde abril de 2016 hasta marzo de 2017.

Historia

Primer partido

17 de mayo de 1901 Uruguay Bandera de Uruguay 2:3 (2:2) Bandera de Argentina Argentina Campo de Deportes del Albion, Montevideo
Bolívar Céspedes Anotado 26'
William C. Poole Anotado 28'
Guillermo E. Leslie Anotado 3'
Charles Edgard Dickinson Anotado 29' Anotado 90'
Asistencia: No se conoce la cantidad de espectadores
Árbitro: Horace W. Botting

Uruguay: E.Sardeson (Nacional); C. B. Poole (cap.) (Nacional), E. Cardenal (Nacional), J. López (Albion), F. A. Cutler (Nacional), M. Ortiz Garzón (Nacional), J. Sardeson (Nacional), J. A. Morton (Albion), W. L. Poole (Nacional), A. F. Lodge (Nacional) y Bolívar Céspedes (Nacional).

Argentina: R. W. Rudd (Lomas Athletic), W. Leslie (Quilmes) y A. C. Addecot (Belgrano Athletic), A. A. Mack (Alumni), H. Rattcliff (Belgrano), E. L. Duggan (Belgrano), G. E. Leslie (Lomas Athletic), J. O. Anderson (cap.) (Lomas Athletic), S. U. Leonard (Alumni), Ch. E. Dickinson (Belgrano Athletic) y G. N. Dickinson (Belgrano).

Primeras décadas (1901-1930)

El inicio

El equipo argentino antes de su segundo partido internacional vs. Uruguay, 27 de julio de 1902. Esta es la primera foto de un equipo nacional.

Argentina jugó su primer partido internacional el 16 de mayo de 1901 ante Uruguay, en Montevideo, con triunfo 3-2. En Buenos Aires jugó por primera vez el 13 de septiembre de 1903 ante el mismo rival, y perdió 2-3.

Alineación de 1908, usando la camiseta albiceleste.

Durante sus primeros años de existencia, el equipo nacional jugó sólo partidos amistosos hasta 1905, cuando se celebró la primera edición de la Copa Lipton. Fue una copa organizada por las asociaciones de fútbol argentino y uruguayo, cuya última edición fue disputada en 1992. El primer título oficial ganado por Argentina fue en 1906, derrotando a Uruguay 2–0 en Montevideo.[20]​ Ese mismo año, Argentina también jugó la Copa Newton, otra competencia organizada por ambas asociaciones, ganando el trofeo tras vencer a Uruguay 2–1 en Buenos Aires.

En los años siguientes, Argentina disputaba partidos sólo contra equipos sudamericanos ya que las demás selecciones alegaban que los viajes eran largos y el desarrollo de la primera guerra mundial.[21]

Argentina ganaría cuatro Copas Newton consecutivas entre 1907 y 1911,[22]​ y cuatro Copas Lipton de 1906 a 1909. Después de algunas victorias uruguayas, Argentina ganó las copas Lipton 1913, 1915 y 1916 y la Copa Newton 1916.

En 1910 se realizó en la Argentina la Copa Centenario Revolución de Mayo, un torneo en conmemoración del centenario de la Revolución de Mayo. Fue el primer torneo internacional de selecciones en Sudamérica en que participaron más de dos selecciones nacionales.[24]

Las primeras Copas América (1916 - 1927)

Equipo de Argentina campeón del Sudamericano de 1921.

En 1916, Argentina celebró el primer torneo organizado por CONMEBOL, el Campeonato Sudamericano (el actual Copa América) disputado en Buenos Aires y Avellaneda y ganado por Uruguay. El anfitrión más Brasil, Chile y Uruguay fueron los únicos equipos que disputaron la competencia inaugural. Durante ese torneo Argentina jugó tres partidos, derrotando a Chile 6–0 y empatando con Brasil y Uruguay, que se convirtieron en campeones por diferencia de goles. El equipo de la final fue: Isola, Díaz, Reyes, Martínez, Olazar, Badaracco, Heissinger, Ohaco, H. Hayes, e. Hayes y Perietta.[25]

Argentina logró tres subcampeonatos de Copa América en las primeras cuatro ediciones de este torneo continental. En 1916, 1917 y 1920 fue segundo, detrás de Uruguay, mientras que en 1919 había sido tercera, quedando a tres puntos de diferencia del campeón, Brasil.

A partir de 1921 llegarían los primeros éxitos oficiales para Argentina. La Selección albiceleste ganó su primer título en la Copa América de 1921, celebrada en Buenos Aires. El equipo ganó todos los partidos en disputa, derrotando a Brasil, Paraguay y Uruguay para obtener seis puntos sin goles recibidos. Los jugadores notables de ese equipo fueron el guardameta Américo Tesoriere y el delantero Pedro Calomino. Julio Libonatti fue también el máximo goleador del torneo.[26]​ En los años siguientes, Argentina saldria cuarto en 1922 y subcampeón en 1923, 1924 y 1926.

Onzari anota el gol olímpico ante Uruguay en 1924.

En 1924, Argentina jugó un partido amistoso contra Uruguay en el estadio de Sportivo Barracas. Cuando sólo se habían jugado 15 minutos, el delantero Cesáreo Onzari anotó un gol desde un Corner, sin que ningún otro jugador tocara la pelota antes de anotar. Debido al hecho de que Uruguay era el campeón olímpico, esta obra se llamaba "gol olímpico". Esta denominación aún se sigue usando para este tipo de goles.[28]

En 1925, el Campeonato Sudamericano fue realizado por tercera vez en Argentina, y la Albiceleste ganó su segundo título. El equipo jugó cuatro partidos y permaneció invicto una vez más, derrotando a Paraguay y Brasil dos veces cada uno, incluyendo la victoria 4–1 contra Brasil con un hat-trick de Manuel Seoane.

Argentina y Uruguay en un partido del Campeonato Sudamericano 1927 que concluiría 3 a 2 para los albicelestes.

Argentina ganó otro título en 1927 obteniendo el Campeonato Sudamericano celebrado en Perú. El equipo hizo una gran campaña, terminando invicto con tres victorias sobre tres partidos jugados. El equipo nacional logró una gran victoria sobre Bolivia (7–1), luego superando a Uruguay por 3–2 y al equipo local por 5–1 en el último partido del torneo. Fue el tercer título sudamericano para Argentina.

Los Juegos Olímpicos de 1928 y la Copa América de 1929

El equipo que disputó la final de los Juegos Olímpicos de 1928.

Tras ganar 2 de las últimas 3 Copas América, Argentina llegaba a los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 como una de las selecciones favoritas para alzarse con el oro olímpico. El comienzo fue una goleada 11 a 2 ante Estados Unidos. Posteriormente, eliminó a Bélgica con un 6 a 3, y en semifinales derrotó a Egipto con un contundente 6 a 0. La final debía ser ante Uruguay, que venía de ser campeona en los en los Juegos Olímpicos de París 1924. Luego de empatar 1–1, se disputó otro partido desempate. Finalmente, los uruguayos derrotaron a la albiceleste 2 a 1 y Argentina obtuvo la medalla de plata con jugadores como Juan Evaristo, Luis Monti, Roberto Cherro, Domingo Tarasconi y Adolfo Zumelzú.

Equipo de Argentina ganador del Campeonato Sudamericano 1929.

Al equipo olímpico se sumaron Mario Evaristo y Manuel Ferreira y en 1929, Argentina ganó su cuarta Copa América. Los albicelestes acogieron una nueva edición del Campeonato Sudamericano terminando invicto una vez más, derrotando a todos sus rivales: Perú (3–0), Paraguay (4–1) y Uruguay (2–0) en el último partido jugado en el Viejo Gasómetro de Buenos Aires. La mayoría de los jugadores que participaron en el equipo jugarían para Argentina en la primera Copa Mundial organizada por la FIFA un año más tarde.

Primer Mundial de Fútbol de 1930: Finalista por primera vez

Equipo argentino en el partido ante México en el Mundial de 1930.

Un año después, llegó el 1º Campeonato Mundial de Fútbol en Uruguay, y la albiceleste iría en busca de revancha por lo ocurrido en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. Tras su debut mundialista el 15 de julio de 1930 venciendo a Francia por 1-0, Argentina fue dejando rivales en su camino para encontrarse en la tan ansiada final frente al local y buscar la venganza: 6-3 a México, 3-1 a Chile y 6-1 a Estados Unidos. Aquella final estuvo enrarecida por un clima de alta tensión, en la que los visitantes se sintieron más visitantes que nunca.[30]

Alineación de la final del Mundial de 1930, ante la anfitriona Uruguay.

Argentina llega a la final de forma invicta, a su vez, Uruguay el otro finalista, llega también de igual forma sin perder ningún duelo; el juego fue muy parejo siendo que el visitante se fue con ventaja al descanso 1-2, pero en el complemento Uruguay logró revertir la situación imponiéndose 4-2 en el marcador final. Un colmado estadio Centenario con 80 mil personas vio como Uruguay volvió a vencer en el Clásico del Río de la Plata. El argentino Guillermo Stábile fue el goleador del torneo con 8 tantos.

Éxitos y fracasos (1930-1974)

Ausencia en mundiales y claro dominio continental en la Copa América

Guillermo Stábile, máximo goleador del mundial de 1930 donde salió subcampeón, dirigió al seleccionado entre 1939 y 1958, siendo el técnico con más títulos en la historia del seleccionado argentino con 6 Copas América y un Campeonato Panamericano.

A partir de allí comenzaría un período de ausencia de Argentina en las Copas del Mundo por desacertadas políticas de manejo deportivo en las cuales intervenían los gobiernos de turno. Tras participar en la Copa Mundial de 1934 en Italia con un equipo de segunda línea y quedar rápidamente eliminada en primera fase por Suecia 3:2, Argentina recién volvería a un Mundial en Suecia’58 tras desistir de participar por decisiones políticas en 1938, 1950 y 1954. Argentina no participaría en los mundiales de Francia 1938, la última antes de la segunda guerra mundial, y Suiza 1954 argumentando que debía alternarse la organización de la copa entre sudamericanos y europeos. La primera Copa del mundo después de la guerra fue la Copa Mundial de 1950 celebrado en Brasil, pero Argentina no participó debido a un conflicto en 1948 con la Confederación Brasileña de Fútbol porque no permitió que un equipo brasilero y otro argentino disputasen un amistoso en Chile, a la que se sumó una huelga de jugadores y el éxodo de sus principales figuras como Alfredo Di Stéfano al fútbol de Colombia. Esto también provocó que Argentina no participase en la Copa América de 1949 organizada por Brasil, mientras que por problemas económicos no pudo hacerlo en 1939 y 1953[31]​ Aún así, Argentina se convirtió en una potencia regional al obtener las consagraciones en las Copas América obtenidas en 1937 (bajo la dirección técnica de Manuel Seoane), y en 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, y 1957 (bajo la conducción de Guillermo Stábile) a las que se suman dos subcampeonatos en 1935 y 1942, y el tercer puesto en 1956.

En 1951, Argentina jugó contra Inglaterra por primera vez y fueron derrotados 2–1 en el Estadio de Wembley. Un segundo partido se jugó en Buenos Aires el 14 de junio de 1953, donde Argentina ganó 3–1, aunque el partido causó grandes repercusiones en Argentina.[32]

Los carasucias de 1957 y el desastre de Suecia 1958

Los Carasucias, en la Copa América de 1957: Corbatta, Maschio, Angelillo, Sívori y Cruz.

El equipo argentino participante en la Copa América de 1957 es probablemente el más recordado de esos años debido a sus jugadores expertos y el estilo exquisito de juego demostrado en el campo. Argentina destrozó a Colombia (8–2), Ecuador (3–0), Uruguay (4– 0), Chile (6–2) y Brasil (3–0). El equipo fue derrotado por el Perú en el último partido, pero ganó el torneo debido a que acabó primero en su grupo. La línea de ataque, formada por Oreste Corbatta, Humberto Maschio, Antonio Angelillo, Omar Sívori y Osvaldo Cruz, fue ampliamente elogiado por entonces, siendo todavía recordado por los medios de comunicación y los aficionados al fútbol.[33]​ Maschio fue el máximo goleador con 9 tantos.

Argentina regresó a un mundial después de 24 años, más precisamente a la de 1958 celebrada en Suecia. El equipo sufrió la ausencia de Maschio, Angelillo y Sívori (jugando en la Serie A pero no convocado por Stábile para el torneo[34]​), que había realizado actuaciones excepcionales en Lima un año antes. Aunque el equipo se formó con jugadores valiosos, los títulos obtenidos anteriormente hicieron pensar que no sería necesaria una gran preparación para disputar el Mundial. La situación financiera de los clubes hicieron que el gran equipo que ganó la Copa América de 1957 en Lima se desarmara rápidamente, ya que los principales jugadores fueron transferidos a Europa, y en segundo lugar porque no hubo demasiados enfrentamientos con equipos europeos previo a la competencia mundial: sólo en 1956 se jugó con Checoslovaquia e Italia en Buenos Aires, mientas que el resto, fueron amistosos con los vecinos del continente. Los dirigentes y cuerpo técnico conocían poco del fútbol europeo, y la falta de experiencia frente a las selecciones europeas se evidenció una vez finalizado el torneo.

Argentina perdió ante Alemania Federal 3-1 en el primer partido y ganó ante Irlanda del norte en el segundo partido. Argentina fue finalmente golpeada por Checoslovaquia 6–1, una de las peores derrotas de un equipo nacional en una Copa del mundo y fue eliminado de la competencia. El mal desempeño se llamaba "'el desastre de Suecia'". Después de que el equipo llegó a Buenos Aires, 10.000 personas esperaban en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para insultarlos.[35]

Una pequeña revancha en 1959 y 1960

Al año siguiente de aquel fracaso mundialista, llegó una pequeña revancha: el Brasil de Pelé, Zagallo, Didí, Vavá, Nilton Santos, y otras tantas estrellas que venía de ser Campeón del Mundo en Suecia 1958 jugó el Campeonato Sudamericano de 1959 en Argentina con todos sus titulares. La última fecha definiría el título entre argentinos y brasileños, ya que ambos lideraban las posiciones con 10 y 9 puntos respectivamente. Ante unas 85 mil personas (con la capacidad desbordada) el 4 de abril en el Estadio de River Plate se jugó el último partido definitorio del torneo entre los grandes rivales sudamericanos. El partido finalizó 1-1, con gol de Pizzuti para Argentina y Pelé para Brasil. Así, con el empate final, el título quedó en manos de Argentina, que volvió a ganar una nueva Copa América ante su gente, lo cual le permitió alzarse con su duodécimo título continental. El equipo fue entrenado por un Triunvirato compuesto por Victorio Spinetto, José Della Torre y José Barreiro, sustituyendo a Guillermo Stábile tras sus 19 años de permanencia en la selección nacional. Argentina no ganaría una Copa América hasta 1991, cuando el equipo entrenado por Alfio Basile obtuvo el trofeo en Chile.

En 1959, José Manuel Moreno se convirtió en entrenador de Argentina, aunque no pasó mucho tiempo con el equipo. Bajo su coaching, Argentina disputó la Campeonato sudamericano en Ecuador, donde el equipo derrotó a Paraguay 4–2, empató con los anfitriones 1–1 y sufrió una gran derrota por 5–0 a manos de Uruguay, aunque el equipo logró una gran victoria de 4–1 contra Brasil con tres goles de José Sanfilippo en el último partido. Una vez finalizado el torneo extra, Moreno dejó su lugar y Guillermo Stábile comenzó su 2º período como entrenador del equipo nacional de Argentina.

Argentina consiguió su primer título interconfederativo al conquistar el Campeonato Panamericano de Fútbol de 1960, un torneo organizado por la CONMEBOL y la Concacaf, en un intento por unificar las dos confederaciones. Y aunque en los siguientes años no ganó la Copa América, siguió demostrando supremacía a nivel continental, pero no encontraba una adecuada organización interna como para plasmar ese potencial futbolístico en Copas del Mundo. Ese mismo año el equipo sufrió tres derrotas en Brasil: dos de ellas en la Copa Roca y la siguiente en la Copa atlántica. Ese fue el último partido donde Argentina fue entrenada por Stábile en su segundo mandato, siendo sustituido por Victorio Spinetto.

En 1961, Argentina inició una gira por Europa, jugando contra Portugal (2:0), España (0:2), Italia (1:4), Checoslovaquia (3:3) y la Unión Soviética (0:0). Después de un corto período de tiempo entrenado por José D'Amico, Juan Carlos Lorenzo se hizo cargo del equipo. Argentina hizo un mal desempeño en el Mundial de 1962, siendo derrotado por Inglaterra (3–1) para ser eliminado del torneo en fase de grupos.

La Copa de las Naciones y el escándalo de Rattín

En el Campeonato Sudamericano 1963, Argentina, siendo dirigido por Horacio Torres, terminó tercero en el torneo, aunque el equipo alcanzó importantes victorias sobre Brasil (3 – 0), Ecuador y Colombia, pero perdió en Bolivia y Perú. Ese mismo año, Argentina también fue derrotada por Brasil en la Copa Roca.

El equipo que ganó la Copa de las Naciones

En 1964, Argentina ganó la Copa de las Naciones, un torneo organizado por la Confederación Brasileña de Fútbol para conmemorar su 50 aniversario. Argentina participó en el campeonato con el debut de José María Minella como técnico, junto con Brasil, Inglaterra y Portugal. Luego llamada "una pequeña Copa del mundo", la Copa de las Naciones se considera "el primer gran título" ganado por la Argentina.[38]​ Argentina finalizó el torneo sin goles recibidos.

Antonio Rattín (#10) fue expulsado por el árbitro Kreitlein en el partido contra Inglaterra (1966).

Argentina, todavía entrenada por Minella, clasificó para la Copa Mundial de 1966 celebrada en Inglaterra. Tras este logro, Minella dejó el equipo, siendo sustituido interinamente por Osvaldo Zubeldía. Juan Carlos Lorenzo se hizo cargo de la escuadra, comenzando su segunda experiencia en el equipo nacional. Argentina debuta en el grupo 2 de la Copa del mundo, derrotando a España por 2–1, empatando contra Alemania Federal 0 – 0 y ganando contra Suiza por 2–1, clasificando para los cuartos de final donde el equipo fue derrotado por el equipo anfitrión 1–0.

Fue un partido polémico donde el mediocampista Antonio Rattín fue expulsado por el árbitro alemán Rudolf Kreitlein acusando insultos, a pesar de que el árbitro no hablaba español. Rattín estaba tan indignado con la decisión, creyendo que el árbitro era partidario de Inglaterra, que se negó a irse. Como una manera de mostrar su disgusto, se sentó en la alfombra roja exclusivamente destinado a la Reina de Inglaterra. Finalmente tuvo que ser escoltado del campo por dos policías y como una señal final de disgusto, arrugó el banderín británico del córner antes de ser escoltado fuera. Este incidente, y otros que rodean el mismo juego, comenzó la rivalidad duradera entre ambos equipos nacionales, aunque por otra parte, permitió la institución de tarjetas amarillas y rojas en el fútbol, una solución ideada por FIFA después de la chispa que activa el incidente. Aunque Argentina no tuvo una gran actuación, los jugadores fueron bien recibidos por la multitud en Ezeiza, en parte debido al incidente con Rattín y la alfombra de la reina, donde el mismo Rattín más tarde dice que "no sabía dónde se había sentado".[39]

La no clasificación a México '70

El siguiente paso para el equipo fue el Campeonato Sudamericano 1967, realizado por Uruguay. Argentina, dirigida por Jim Lópes, hizo una buena campaña, ganando cinco sobre seis partidos en disputa, siendo derrotado sólo por el equipo anfitrión y terminó segundo.

Durante 1967 y 1969, la Asociación del Fútbol Argentino nombró cinco entrenadores diferentes a la selección nacional: Carmelo Faraone (dirigió dos partidos), Renato Cesarini (5), José María Minella (8), Humberto Maschio (4) y Adolfo Pedernera (4). En esos años, Argentina jugó una serie de encuentros amistosos, la mayoría de ellos siendo equipos sudamericanos y unos pocos equipos europeos. En 1969, Argentina comenzó la clasificación para Copa Mundial de 1970 bajo el mando de Pedernera. El equipo nacional compartió su grupo con Bolivia y Perú, perdiendo los dos primeros juegos jugados como visitante. Aunque Argentina ganó el próximo partido (contra Bolivia, 1–0), el empate 2-2 contra Perú en el último partido (jugado en La Bombonera) permitió que el equipo peruano fuera uno de los representantes sudamericanos en la Copa del mundo, eliminando a Argentina.[41]

Mundial de Alemania de 1974

Después de la frustración de 1969, la AFA nombró a Juan José Pizzuti, que había ganado la Copa Intercontinental con Racing Club tres años antes, como entrenador de la selección nacional. Pizzuti dirigió durante tres años, en el que Argentina jugó varios juegos amistosos contra equipos sudamericanos, incluyendo el título de la Copa Roca 1971. En 1972, Argentina fue invitada a jugar la Copa Independencia de Brasil, donde el equipo no logró buenos resultados.

Roberto Perfumo con el capitán de la seleccion holandesa Johan Cruyff.

Después de la Copa Independencia, Pizzuti fue sustituido por Omar Sívori, el jugador más notable de la Copa América 1957. La clasificación para la Copa Mundial de 1974 comenzó en septiembre de 1973, donde Argentina compartió su grupo con Bolivia y Paraguay. Bolivia solía jugar en La Paz, donde los jugadores argentinos sufrieron la falta de oxígeno y otros efectos causados por el mal de altura. Para evitar complicaciones, Sívori decide preparar un equipo para jugar en altitud. Siguiendo sus instrucciones, Miguel Ignomiriello, su número 2, llevó a muchos jugadores a Tilcara para que se aclimataran a la altitud.[45]​Argentina ganó los otros juegos contra Bolivia y Paraguay (4–0 y 3–1 respectivamente, ambos en Buenos Aires), finalmente clasificando para la Copa del mundo.

Después de haber clasificado para la Copa Mundial de 1974, Sívori se fue y fue sustituido por Vladislao Cap. Con un nuevo entrenador, una vez más, Argentina hizo un mal desempeño en un mundial. Fueron derrotados por Polonia por 3 – 2, seguido por un empate 1–1 con Italia. En el último partido de la primera ronda, Argentina derrotó a Haití 4–1, logrando la clasificación a la segunda ronda, donde el equipo perdió ante los Países Bajos de Johan Cruyff por 4-0 y Brasil por 2-1, terminando con un empate 1 – 1 ante Alemania Democrática. Argentina terminó última en el grupo y octava en la tabla general.

Era Menotti (1974-1982)

César Luis Menotti, DT de la Argentina que ganó la Copa del Mundo de 1978.

En busca de nuevos talentos

El pobre desempeño en Alemania 74 y la designación de Argentina como sede de la Copa del Mundo de 1978 obligó a la AFA a realizar cambios en el fútbol argentino. David Bracuto fue nombrado Presidente de la AFA en 1974 y le ofreció a César Luis Menotti el cargo de entrenador, que Menotti aceptó bajo varias condiciones, que los jugadores argentinos menores de 25 años no deben ser vendidos a clubes extranjeros.[46]​Menotti comenzó a recorrer y explorar todo el país, club por club, en busca de nuevos valores. Formó de esta manera un excelente plantel con figuras como Fillol, Passarella, Tarantini, Bertoni, Olguín, Luque, Valencia, Houseman, Ardiles y Kempes entre otros grandes jugadores.

Menotti debutó el 12 de octubre de 1974 en un partido amistoso contra España. Argentina comenzó una larga preparación para la Copa Mundial de 1978 que se alojaría en la tierra natal por primera vez, jugando partidos amistosos y torneos. Durante esos años, Argentina jugó un total de 33 partidos. El año 1977 fue también el debut internacional de Diego Maradona, que jugó por primera vez a los 16 años contra Hungría. El partido se celebró en Buenos Aires con una gran victoria para Argentina por 5–1.[47]

Argentina también jugó la edición de la Copa América 1975, donde por primera vez no tenía una sede fija. Todos los partidos fueron jugados en cada país a través del torneo. Argentina debutó goleando a Venezuela 5-1 y 11-0 pero perdió ante Brasil en los dos partidos (2–1 y 1–0). Brasil clasificó a la siguiente etapa y el equipo fue eliminado.

En 1978, comenzaron los preparativos finales para la Copa del Mundo, jugando varios partidos contra equipos sudamericanos y europeos. Aunque Maradona era considerado uno de los mejores jugadores del mundo, Menotti no lo incluyó en la lista definitiva para el torneo. Algunas fuentes afirman que la Junta Militar que gobernó la Argentina en ese entonces indujo a Menotti para incluir al centrocampista de River Plate, Norberto Alonso en lugar de Maradona, y que Menotti casi sin duda sabía que el prodigioso talento de 17 años de edad no sería capaz de manejar la inmensa presión y atención en el mayor evento deportivo de la historia Argentina. Sin embargo, otros periodistas afirman que había demasiados mediocampistas ofensivos.[48]

Campeón del Mundo en casa: el Mundial de Argentina de 1978

Daniel Passarella, capitán de la Selección Argentina, levantando la Copa del Mundo de 1978.
Argentina en su primer partido, ante Hungría

Argentina finalmente debutó el 2 de junio de 1978 contra Hungría, ganando 2–1. Luego derrotó a Francia por 2–1 en el segundo juego y clasificó para la segunda ronda, aunque el equipo perdió ante Italia por 1–0, terminando segundo en el grupo A. En la segunda ronda, Argentina se colocó en el grupo 1 compartiendo con Brasil, Polonia y Perú. En el primer partido, Argentina venció a Polonia 2–0, ambos goles de Mario Kempes. El siguiente juego fue contra la potencia de Brasil en la que el juego terminó con un empate 0–0.

El último partido era ante la selección peruana. Argentina y Brasil llegaban con los mismos puntos (3) aunque la verdeamarelha con mayor diferencia de gol. Brasil ganó su partido ante Polonia por 3:1. Con este resultado terminaba con 5 puntos y +5 de diferencia de gol. Argentina debía, para llegar a la final, ganar su partido con una ventaja de 4 goles más que su rival, ya que tenía una diferencia de gol de +2. Increíblemente los locales lograron imponerse a Perú por 6:0 y clasificarse así a la final. La naturaleza de la victoria de Argentina ha alimentado rumores de que el partido fue arreglado.[49]

Alineación de la final del Mundial de 1978, ante Holanda.

Esa gran victoria sobre Perú permitió a Argentina jugar la final ante Holanda. El 25 de junio de 1978, en el Estadio Monumental en Buenos Aires, Argentina jugó su segunda final de la Copa del mundo. Mario Kempes dio a Argentina la delantera en el minuto 38, pero el equipo holandés fue capaz de responder en el minuto 82 para empatar 1:1. El juego fue a tiempo suplementario y Mario Kempes una vez más dio a los argentinos la ventaja y Daniel Bertoni agregó otro gol que selló la victoria para la Argentina 3:1, que se convirtió en el segundo equipo sudamericano en ganar la Copa del mundo en su tierra natal. Kempes no sólo fue el jugador más notable del equipo, sino también el goleador del torneo con seis goles. Así, la Selección Argentina cortaba una racha de 18 años sin la obtención de un título oficial de su selección absoluta, ya que el último logro de esa índole había sido en el Campeonato Panamericano 1960.

Plantilla

Después del éxito

Después del éxito de la Copa del mundo, Menotti continuó como entrenador y Argentina jugó un partido amistoso como preparación para la Copa América 1979. Maradona anotó su primer gol en la selección mayor contra Escocia en Glasgow, donde Argentina ganó 3–1.[50]​En 1979, Argentina participó en la Copa América 1979. El equipo compartió su grupo con Brasil y Bolivia, ambos derrotaron a Argentina. Argentina ganó el segundo partido a Bolivia 3–0, pero empató con Brasil 2–2 en el último partido y fue eliminado del torneo.

El punto culminante fue la Copa Mundial de Fútbol Juvenil de 1979 obtenida por el equipo sub-20 en Tokio. El equipo, también entrenado por Menotti, ganó el torneo con Maradona y Ramón Díaz como los líderes y los jugadores más destacados de la escuadra. El torneo fue también el primer campeonato oficial que jugó Maradona en un equipo nacional.

Debido a que Argentina no necesitaba clasificarse para la próxima Copa del mundo por ser el campeón vigente, el equipo nacional jugó una serie de partidos como preparación para la competición. En 1980 no hubo torneos oficiales por lo que el equipo recorrió Europa y también organizó juegos amistosos en algunas de las ciudades más importantes de Argentina como Mar del Plata, Córdoba y Mendoza. Argentina participó en el Mundialito, un torneo auspiciado por Uruguay en conmemoración del 50 aniversario del primer torneo de la Copa del Mundo, donde el equipo derrotó a Alemania Federal y empató con Brasil para ser eliminado en la primera fase.

Mundial de España de 1982

Jugadores argentinos post derrota frente a su archirrival Brasil.

En 1982 Argentina viajó a España para participar en el Mundial 1982 mientras que Argentina luchaba en la Guerra de Malvinas con el Reino Unido después de la invasión a las Islas Malvinas, ordenado por el Presidente de facto Leopoldo Galtieri el 2 de abril.

La alineación se basó en el equipo de 1978 con la incorporación de Diego Maradona (que había ganado un título nacional jugando en un nivel alto) y Ramón Díaz. El equipo llegó a España como un gran favorito para ganar la Copa. Argentina debutó con una derrota 1–0 ante Bélgica en Barcelona. Había tensiones internas dentro del campo entre los jugadores más viejos y más jóvenes, y esto causó problemas. Sin embargo, el equipo se recuperó al derrotar a Hungría (4–1) y El Salvador (2–0) logrando la clasificación para la siguiente etapa. En la segunda ronda, Argentina compartió grupo con Italia y Brasil, siendo derrotado por ambos (3–1 y 2–1) y eliminado del campeonato. Maradona no pudo mostrar sus habilidades durante el torneo, sufriendo el duro juego de rivales (especialmente el de Claudio Gentile en el juego contra Italia). Eventualmente sería expulsado por el árbitro después de patear al jugador brasileño Batista en la ingle.[52]​Otros jugadores que estuvieron fueron Juan Barbas, Gabriel Calderón (del equipo ganador del campeonato juvenil), Patricio Hernández, Julio Olarticoechea, Enzo Trossero y Jorge Valdano.

El fracaso en la Copa del Mundo causó que Menotti dejara su puesto. A pesar de las malas actuaciones, el equipo nacional alcanzó dos títulos mundiales (mayor y sub 20) durante los nueve años con Menotti como director técnico. Esa fue la primera vez que Argentina planeó y llevó a cabo un trabajo a largo plazo con objetivos claros y serios.[54]

Era Bilardo (1982-1990)

Carlos Bilardo, el DT de la selección argentina ganadora de la Copa del Mundo de 1986.

Camino a México

Para sustituir a Menotti, la AFA elige a Carlos Salvador Bilardo, que había ganado el Metropolitano 1982 con Estudiantes de La Plata. Bilardo era famoso por su perfeccionismo y obsesión con la táctica y la estrategia del juego, que llamó la atención tanto de seguidores como críticos. La era de Bilardo comenzó en mayo de 1983 con un empate 2–2 con Chile en Santiago. Poco después Argentina jugó la Copa América 1983, el primer torneo oficial con Bilardo. El equipo fue eliminado en la primera ronda con 3 empates (2 con Ecuador y un 0–0 con Brasil), ganando su único partido 1–0 a Brasil en Buenos Aires.

El equipo fue formado por futbolistas exclusivamente de la Primera División de Argentina, siendo algunos de ellos los arqueros Ubaldo Fillol y Nery Pumpido, los defensores Néstor Clausen, José Luis Brown, Enzo Trossero, Julio Olarticoechea y Roberto Mouzo; los mediocampistas Claudio Marangoni, Jorge Burruchaga, Alejandro Sabella y José Daniel Ponce; y los delanteros Ricardo Gareca y Alberto Márcico.

Después de la Copa América, Argentina viajó a Calcuta para jugar la Copa Nehru, y luego jugó una serie de amistosos antes de las eliminatorias a la Copa Mundial de 1986 en México. El equipo hizo una gira exitosa en Europa donde ganó los tres partidos jugados, incluyendo un 3–1 contra Alemania Federal en Düsseldorf. En mayo de 1985, Argentina jugó su primer partido de clasificación contra Venezuela, ganando 3–2 de visitante. Argentina ganó tres partidos consecutivos, a Colombia (3–1 en Bogotá, 1–0 en casa) y Venezuela (3–0 de local) pero perdió ante Perú 1–0 en Lima en un partido donde el centrocampista peruano Claudio Reyna marcó a Maradona con excesiva aspereza, aunque no fue amonestado por el árbitro.[56]

Argentina jugó el último partido de las eliminatorias contra Perú en Buenos Aires. El equipo visitante ganaba por 2–1 clasificando para México, pero en los últimos minutos del partido una recordada jugada de Daniel Passarella finalizó con el tanto de Ricardo Gareca señaló el 2–2 definitivo que le permitió a Argentina ser uno de los cuatro representantes sudamericanos en México.[57]

A pesar de que dirigió al equipo a una nueva clasificación para una Copa del mundo, Bilardo fue criticado por los medios de comunicación que se centraron en el bajo nivel del equipo durante el proceso. Algunos periodistas también acusaron a Bilardo de jugar defensivamente, dejando atrás el histórico hito argentino de pases cortos y regates según su punto de vista. Clarín , el diario más popular de Argentina, fue uno de los opositores más duros del DT, y el propio Bilardo declaró que Clarín llamó al Presidente de la AFA Julio Grondona para pedirle que despidiera al entrenador.[58]

Antes de la Copa del mundo, Argentina recorrió Europa perdiendo con Francia (uno de los favoritos para ganar la Copa) y Noruega y derrotando a Israel por 7–2.[59]

Bicampeón del Mundo: el Mundial de México de 1986

Argentina antes del juego contra Corea en México 1986. Arriba: Batista, Cuciuffo, Garré, Pumpido, Brown, Ruggeri y Maradona. Abajo: Burruchaga, Giusti, Borghi y Valdano.

Argentina entró en la Mundial de 1986 con la esperanza puesta casi exclusivamente en su máxima estrella de ese momento, Diego Maradona. Argentina fue colocada en el grupo A junto a Italia, Bulgaria, y Corea del Sur. En el primer partido, Argentina pudo vencer a Corea del Sur 3–1. El segundo partido fue contra Italia, un oponente más duro. Italia tomó la delantera en el minuto 6, pero Diego Maradona respondió en el minuto 34. El juego terminó más tarde con un empate 1–1. El último partido fue contra Bulgaria, que resultó en una victoria 2–0; por lo tanto Argentina pasó a la siguiente ronda siendo la primera en el grupo.

Argentina entró en los octavos de final contra Uruguay en Puebla. El juego de temperamento caliente terminó en una victoria 1–0 para Argentina. A continuación, Argentina se trasladó a los cuartos de final, jugando ante Inglaterra en el Estadio Azteca en Ciudad de México. El juego comenzó muy uniformemente, con ambos equipos consiguiendo posibilidades de marcar. La primera mitad terminó con la Argentina teniendo la mayoría de la posesión pero incapaz de marcar por la defensa dura inglesa. Seis minutos después de la segunda mitad, Maradona anotó un polémico gol en el que usó su mano; una vez finalizado el partido, Maradona lo llamó "La mano de Dios", admitiendo explícitamente la infracción. La jugada comenzó con un error defensivo de Steve Hodge, que pasó la pelota incorrectamente de nuevo a su portero, Peter Shilton. En ese momento, Maradona continuaba con su carrera, alcanzó el balón primero y lo anotó con su puño izquierdo. Después del gol, Maradona miró al árbitro por una fracción de segundo antes de comenzar su festejo, y al verlo dubitativo animó a sus compañeros de equipo a que lo abrazaran para que el árbitro lo convalidara. Cuatro minutos después de esa jugada, Maradona anotó un gol que la gente llamó "El gol del siglo" debido al esfuerzo individual de Maradona, quien comenzó su carrera detrás de la línea de mitad de cancha, pasó cuatro mediocampistas ingleses (regateó al mediocampista Terry Butcher dos veces) y regateó alrededor de Shilton, finalmente anotando el gol que permitió a Argentina ganar el partido, 2–1. Esa victoria fue muy celebrada debido no sólo a la rivalidad entre ambos equipos, sino que Argentina había perdido la guerra de las Malvinas a manos del ejército británico cuatro años antes.[60]

Alineación de la final del Mundial de 1986, ante Alemania.
Diego Maradona alzando el trofeo en el Estadio Azteca de la Ciudad de México.

En las semifinales, Argentina derrotó a Bélgica 2–0 en el Estadio Azteca para avanzar a la final contra Alemania Federal. Luego Argentina ganó el partido final, jugado en el Azteca con lo que ganó su segundo título de la Copa Mundial. José Luis Brown abrió el marcador para Argentina, luego el equipo aumentó la diferencia con un gol de Jorge Valdano. Alemania reaccionó con los goles de Karl-Heinz Rummenigge y Rudi Völler, que igualaron el juego en 2–2. Sólo tres minutos más tarde del gol de Völler, Diego Armando Maradona recibió el balón en el medio del campo rodeado de rivales y sin casi posibilidades de juego, logró magistralmente filtrar un pase a Jorge Burruchaga quien marcó el gol ganador en el minuto 83, dando a Argentina una victoria de 3–2 sobre Alemania. Se sacaron seis tarjetas amarillas en este partido, lo que fue una cifra récord hasta la final de 2010. Otro dato curioso: este es el único partido en Mundiales en el cual Argentina le ha ganado a Alemania, el resto han sido empates o victorias para los germanos.

Argentina permaneció invicto en esta Copa, ganando cinco sobre seis partidos en disputa. Maradona jugó a un nivel superlativo,[63]​Otros jugadores importantes para el equipo eran los defensores José Luis Brown y Oscar Ruggeri, los volantes Héctor Enrique y Jorge Burruchaga y el delantero Jorge Valdano. El equipo en la final fue: Nery Pumpido, Brown, José Luis Cuciuffo, Ruggeri, Julio Olarticoechea; Ricardo Giusti, Sergio Batista, Enrique, Burruchaga; Maradona, Valdano.

Plantilla

Después de ganar la Copa del mundo, los jugadores se fueron de vacaciones y Argentina no jugó un partido hasta 1987, cuando una nueva edición de la Copa América fue disputada. El torneo cambió su formato, volviendo a un anfitrión único donde Argentina fue elegida. Argentina formó un equipo con una mezcla de jugadores de ligas europeas y locales. El equipo debutó con un empate 1–1 contra Perú, luego venció a Ecuador 3–0. En semifinales, Argentina perdió ante Uruguay (que sería el campeón) 1–0 en Buenos Aires y disputó el partido por el tercer puesto, perdiendo con Colombia 2-1 quedando en el cuarto puesto. A finales de 1987, Argentina jugó contra Alemania Federal (el rival de 1986) ganando 1–0 en el Estadio José Amalfitani. En 1988, el equipo jugó la Copa de las Cuatro Naciones, perdiendo ante la Unión Soviética (4–2) y Alemania Federal (1–0). Argentina se dirigió inmediatamente a Australia para disputar la Copa de Oro del Bicentenario de Australia, donde el equipo no tuvo un buen desempeño, con una victoria contra Arabia Saudita y una gran derrota ante el equipo local (4–1).

De regreso a Argentina, el equipo comenzó su preparación para la Copa América 1989, celebrada en Brasil. Argentina clasificó para la segunda ronda tras vencer a Chile y Uruguay (ambos 1 – 0) y dos empates con Ecuador y Bolivia (ambos 0 – 0). En la fase final, Argentina perdió ante Brasil y Uruguay (ambos 2 – 0) y sólo empató con Paraguay (0 – 0). Argentina quedó tercera sin ganar un partido y sin goles anotados en esta ronda. Algunos jugadores del equipo fueron Pumpido, Brown, Ruggeri, Clausen, Cuciuffo, Burruchaga, Maradona, Enrique, Giusti (todos ellos campeones del mundo en 1986), Claudio Caniggia, Abel Balbo, Luis Islas, Roberto Sensini, Gabriel Calderón, Néstor Gorosito y Pedro Troglio.

Finalistas otra vez: Mundial de Italia de 1990

Argentina fue a la Copa Mundial de 1990 clasificado como el campeón vigente. Antes de la Copa del mundo, el equipo jugó varios partidos sin buenos resultados: Argentina perdió con México (0–2) y Escocia (0–2), ganando sólo uno de los cinco juegos jugados (a Israel, elegido de nuevo para ser el último rival antes del torneo como en 1986). Además, Jorge Valdano (uno de los jugadores más importantes durante la Copa del mundo 1986) entrenó arduamente para estar en buenas condiciones físicas para la Copa, pero Bilardo decidió no incluirlo en la lista definitiva de jugadores. A eso, Valdano dijo, "Nadé a través del océano y me ahogué en la orilla."[64]

Argentina finalmente debutó en el partido inaugural en San Siro en Milán, siendo derrotado por Camerún (1–0). Este resultado causó una gran sorpresa en Argentina[65]​ y en el mundo, dado que los africanos eran una selección desconocida por el ambiente futbolero y Argentina era la vigente campeona del mundo.

Claudio Caniggia marcando el gol a Brasil en Turin.

Argentina ganó su segundo partido contra la Unión Soviética 2-0 (donde el arquero titular Nery Pumpido fue gravemente herido, siendo sustituido por Sergio Goycochea para el resto del torneo), y empató 1–1 con Rumania en el último partido de la primera ronda, ambos jugados en Nápoles, donde Maradona jugó para el Napoli en la Serie A. El equipo clasificó a la segunda ronda, donde se enfrentó a Brasil en el Stadio delle Alpi en Turín, en un partido donde Brasil jugó mucho mejor que Argentina, con los delanteros Müller y Careca disparando repetidamente al arco pero faltando el gol y Argentina (con Maradona en mal estado físico) oponiendose a la ofensiva brasileña durante la primera mitad que terminó 0–0, con un público marcadamente hostil (recordemos la rivalidad norte- sur en Italia). En la segunda mitad, Brasil no fue tan persistente como lo había sido durante los primeros 45 minutos, por lo que Argentina aprovechó la situación. Con nueve minutos de partido, Maradona tomó el balón en el centro del campo, regateando a tres oponentes e hizo un pase preciso, con "caño" incluído a un jugador brasileño, a Claudio Caniggia quien avanzó con el balón y marcó el gol después de regatear al portero Claudio Taffarel. Argentina ganó el partido 1–0, eliminando por primera vez a su archirrival en una Copa del mundo. Ese partido sigue siendo considerado por los medios de comunicación y los fans como uno de los momentos más notables de Argentina.[67]

Para su partido de cuartos de final en Florencia, Argentina eliminó a Yugoslavia en un excitante tanda de penaltis,[69]​ Maradona erró su tiro, una ocurrencia rara; en un punto, Argentina estaba detrás de los yugoslavos, pero el excepcional portero Goycoechea mantuvo a Argentina en el torneo.

El equipo que enfrentó en las semifinales a Italia (1990).

Argentina avanzó a semifinales donde jugó contra Italia en Nápoles. El anfitrión local era considerado el favorito para ganar el partido porque su delantero Salvatore Schillaci era el goleador del torneo (le concedieron la Bota de Oro y el Balón de Oro en el final del torneo) y la Argentina tenía muchos jugadores lesionados, Maradona entre ellos (jugó con su tobillo izquierdo infiltrado). Sin embargo, Argentina hizo su mejor actuación en la Copa del Mundo y el partido finalizó 1–1 después de 90 minutos. Con cero goles en tiempo extra, el juego fue a una tanda de penaltis donde Goycoechea fue el héroe otra vez, deteniendo los disparos de Roberto Donadoni y Aldo Serena para enviar a Argentina a su cuarta final de Copa del mundo.

Alineación de la final del Mundial de 1990, nuevamente ante Alemania.

En la final, la Argentina jugó ante Alemania Federal, entrenada por el exjugador Franz Beckenbauer. Caniggia estaba suspendido por un partido después de recibir una tarjeta amarilla en el partido contra Italia así que él no podría jugar la final. Alemania llegó a la final como el gran favorito, ya que el equipo había mostrado un estilo de juego eficaz y preciso, a diferencia de Argentina, que (con la excepción del juego con Italia) no había tenido buenas actuaciones anteriores. Además, los futbolistas alemanes estaban en buenas condiciones mientras que los jugadores argentinos llegaron a la final con varias lesiones, incluyendo a Maradona que seguía necesitando infiltraciones en su tobillo izquierdo. El juego resultó ser violento, brutal y de mal temperamento, particularmente de los argentinos. Alemania jugó mejor, pero sólo pudo anotar un gol a los 83 minutos por una falta dudosa según el árbitro mexicano Edgardo Codesal, quien adjudicó a Alemania un penalti por lo que creyó, era una falta de Roberto Sensini contra Rudi Völler. El fallo fue polémico, y fue fuertemente debatida por los jugadores argentinos. Andreas Brehme convirtió el penal para dar al equipo de Alemania Federal su tercer título mundial.[71]

El campeón 1986 no pudo repetir las altas actuaciones realizadas cuatro años antes, entre las que destaca Maradona, que jugó todo el torneo lesionado. Otros jugadores, incluyendo Ruggeri y Burruchaga, jugaron en condiciones similares debido a una lesión.[73]

Era Basile (1990-1994)

Alfio Basile, DT de la Argentina ganó las Copas América 1991 y 1993, la Copa Confederaciones 1992 y la Copa Artemio Franchi 1993.

Después de la Copa del Mundo, Bilardo renunció, teniendo en cuenta que su época había terminado, al igual que Diego Maradona, anunciando que el mundial de 1990 había sido su último torneo.[74]

Alfio Basile fue anunciado como su reemplazo. El nuevo entrenador comenzó su mandato convencido de que la nueva era llegará con jugadores jóvenes al equipo, por lo que en su mayoría llamó a futbolistas que estaban jugando en la Primera División argentina en lugar de futbolistas del extranjero, al menos por primera vez. Argentina mostró un juego vistoso y contundente. Aparecieron en el equipo jugadores jóvenes como Diego Simeone, Leonardo Rodríguez, Gabriel Batistuta. Darío Franco, y Fernando Redondo (entre otros) que se mezclaron con algunos de experiencia que continuaban de la era Bilardo, como Oscar Ruggeri, Sergio Goycochea, José Basualdo, y Claudio Caniggia, entre otros.

Argentina debutó con Basile en el banquillo en febrero de 1991, derrotando a Hungría 2–0 en Rosario. El equipo nacional jugó algunos partidos amistosos y torneos tales como la Copa Stanley Rous, donde la Argentina empató 2–2 con Inglaterra en el estadio de Wembley (después de perder 0-2 en la primera mitad). En marzo, Diego Maradona dió positivo una prueba de drogas en cocaína en Italia, siendo suspendido por 15 meses.[76]

Campeones de América luego de 32 años

Equipo de Argentina que ganó la Copa América 1991 en Chile.

1991 fue también el año en que Argentina jugó su primer campeonato oficial con Basile, la Copa América celebrada en Chile. Argentina ganó su 13ª copa después de 32 años, con una gran actuación en el campo. El equipo debutó con un 3–0 frente a Venezuela, luego derrotó al local Chile 1–0, después tuvo una actuación sobresaliente con un 4–1 sobre Paraguay en Concepción, y cerró su grupo con una victoria 3-2 ante Perú.

En la fase final, la albiceleste alcanzó un gran 3–2 sobre Brasil, luego empató 0–0 con Chile y derrotó a Colombia 2–1 en el juego final, ganando la Copa debido a los 5 puntos que conquistó. Argentina ganó el torneo invicto, ganando seis de siete partidos. Gabriel Batistuta fue el goleador de la Copa con seis goles. Aparte de Batistuta, Sergio Goycochea, Leonardo Astrada, Claudio Caniggia, Diego Simeone (que llevaba la camiseta número 10), Dario Franco y Leo Rodríguez fueron algunos de los jugadores más destacados de la Argentina.[74]

Campeones de la primera Copa Confederaciones

En 1992, Argentina ganó el torneo amistoso Copa Kirin (derrotando a Japón y Gales).

En octubre, el equipo el equipo se ganó el derecho de participar en lo que fue la primera Copa Confederaciones por haber sido campeones de América. Los equipos que integrarían el torneo fueron Arabia Saudíta, la cual era la vigente campeona asiática además de ser el país anfitrión, Argentina, triunfadora en la Copa América 1991; Estados Unidos, campeón de la Copa de Oro de la Concacaf 1991, y Costa de Marfil, ganadora de la Copa Africana de Naciones 1992.[80]​ La Argentina ganó la Copa con tranquilidad. Así, en la Copa Rey Fahd 1992 (que posteriormente sería la Copa Confederaciones), el conjunto albiceleste derrotó fácilmente a Costa de Marfil 4–0 en la semifinal y a Arabia Saudíta 3–1 en la final.

Campeones de la Copa Artemio Franchi y un nuevo título en la Copa América

El 24 de febrero de 1993, Maradona regresó al equipo cuando Argentina jugó la Copa Artemio Franchi contra Dinamarca en Mar del Plata. Argentina ganó 5–4 en tanda de penaltis después de un 1–1.[81]​ Ese mismo año, el equipo nacional también jugó la Copa América realizada en Ecuador, ganando su segundo título sudamericano consecutivo. Maradona había vuelto al fútbol después de ser suspendido pero Basile no lo llamó para la competencia, así que Simeone usó el emblemático 10 otra vez.

Argentina empató los partidos contra México y Colombia (ambos 1–1) y derrotó a Bolivia 1–0 para pasar a la siguiente etapa. Argentina primero eliminó a Brasil por segunda vez consecutiva, (6–5 a través de penales después de un empate 1–1), luego Colombia de la misma manera (6–5 en penales), llegando a la final contra México, que el equipo ganó 2–1, con dos goles de Batistuta. Argentina alcanzó su decimocuarto título, ganando sólo dos partidos en los 90 minutos, el resto en tiempo extra o penales.[83]​Algunos de los jugadores que participaron en el equipo fueron Goycochea, Ruggeri, Batistuta, Franco, Simeone, Fernando Redondo y Luis Islas.

Mundial de Estados Unidos de 1994

Inmediatamente después de la Copa América, Argentina tuvo que jugar las eliminatorias para la Copa Mundial de 1994, celebrada en los Estados Unidos. El equipo compartió grupo con Colombia, Paraguay y Perú. Argentina ganó los dos primeros partidos como visitante a Perú (1–0 en Lima) y Paraguay (3–1 en Asunción) pero perdió ante Colombia 2–1 en Barranquilla. Así la Selección perdió la racha que se mantuvo en 33 partidos invicta,[86]

La revista deportiva más importante de Argentina, El Gráfico, entró en "luto" con una portada completamente negra con la única leyenda: "Vergüenza" que expresó la bronca y la humillación después de la derrota.[88]

Argentina tuvo que jugar dos partidos contra Australia para ganar un lugar en la Copa del Mundo. Basile le pidió a Maradona que volviera porque el equipo lo necesitaría para clasificar para la Copa. Fue una negociación complicada por la "lucha de egos" entre el astro y otros integrantes del equipo, Maradona aceptó y voló a Sydney con el resto del equipo.[90]

Argentina jugó varios partidos amistosos como preparación. El equipo perdió ante Brasil 0–2 pero venció a Marruecos 3–1 en Salta e Israel 3–0 en Ramat Gan. Argentina debutó en el campeonato con una paliza a Grecia 4–0 en Boston, con un Hat-trick de Batistuta. Maradona también marcó el tercer gol de Argentina, que sería su último gol en una Copa del mundo. El equipo jugó su segundo partido contra Nigeria otra vez en Boston, que derrotó por 2–1 (2 goles de Caniggia). Al final del partido, Argentina se convirtió en una de las favoritas para ganar el torneo, debido al estilo de juego de ataque mostrado por el escuadrón (jugando con cuatro delanteros), la cantidad de goles anotados y las buenas actuaciones de algunos de sus jugadores como Redondo, Caniggia, Batistuta, e incluso el envejecido Maradona, que se veía en gran forma y marcó una joya de gol.

Al final del partido contra Nigeria, Maradona fue llamado a un control antidoping, que dio resultados positivos para Efedrina, una sustancia prohibida. El impacto y la repercusión de las noticias fueron inmediatos, y Maradona fue expulsado del torneo y suspendido por 15 meses por la FIFA[91]​, en el famoso incidente donde "le cortaron las piernas"

Con el equipo todavía herido después de perder a su líder, la Argentina fue derrotada por Bulgaria en el calor sofocante de Dallas, en su último partido de la fase de grupos. El equipo clasificó a la fase eliminatoria, donde fueron derrotados por Rumania 3–2 en el Rose Bowl en Pasadena con un gran gol final del rumano Gheorghe Hagi, el "Maradona de los Cárpatos". Después de los éxitos de 1986 y 1990, Argentina fue eliminada en octavos de final. Aunque fue eliminado; en una entrevista de ESPN con Quique Wolff, Maradona llamó al equipo de 1994 la mejor Argentina de todos los tiempos.

Era Passarella (1994-1998)

La llegada del capitán del equipo campeón mundial de 1978 Daniel Passarella como nuevo seleccionador y su “mano dura” para “limpiar” internas entre jugadores poco aportó a lo futbolístico, aunque sí repercutió en la prensa: Passarella obligó a sus jugadores a usar el pelo corto, y prohibió a quienes no lo acataran la participación en su formación, además de ser igualmente rígido contra la homosexualidad o el uso de aritos en las orejas.[93]​ Para afrotar la era post Maradona hacía falta sangre nueva y para eso, el "Káiser" apostó por jugadores como Marcelo Gallardo, Diego Simeone, Ariel Ortega, Pablo Aimar, Hernán Crespo, Juan Sebastián Verón, Matías Almeyda, Javier Zanetti, Roberto Ayala y Claudio López. En enero de 1995, Argentina disputó la Copa Confederaciones 1995 en calidad de campeón de la Copa América 1993. Argentina disputaría la final luego de salir primero de su grupo tras golear 5-1 a Japón y empatar 0-0 con Nigeria, pero la perdería 2-0 ante la campeona europea Dinamarca. En marzo disputaria en casa con los Juegos Panamericanos de 1995. Luego de superar de manera invicta la primera ronda, la albiceleste derrotó por 3 a 2 a Honduras y se aseguró un lugar en la final frente a México. En el partido definitorio, ninguno de los dos equipos pudo sacar ventaja sobre su rival, por lo que el certamen debió definirse desde los tiros del punto penal. El resultado fue 5 a 4 a favor del conjunto dirigido por el Kaiser que pudo colgarse la medalla dorada del primer puesto. Este torneo luego sería disputados a partir de 2003 por la selección sub-23. En 1996, se desarrollaron los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y con la inclusión de tres mayores de 23 años por primera vez, debutó con un triunfo en la fase clasificatoria ante Estados Unidos por 3-1 y luego empató con Portugal y Túnez, sendos 1-1. Luego, en cuartos de final, goleó a España por 4-0, y venció a Portugal por 2-0 en una de la semifinales; en la otra, Nigeria sorprendió al derrotar a Brasil por 4-3. En la final, Argentina estuvo dos veces arriba en el marcador y sin embargo perdió en los últimos minutos por 3-2, quedandose con la medalla de plata.

Su primera gran prueba fue la Copa América 1995 en la vecina Uruguay. Argentina pasaría la fase de grupos luego de ganar a Bolivia (2-0) y Chile (4-0), pero en el tercer partido con Estados Unidos puso suplentes y perdió 3-0. Así, Argentina acabó segundo de su grupo por diferencia de gol. En cuartos se cruzaría con Brasil pero el resultado esta vez sería diferente: Argentina ganaba 2-1 el partido cuando en el minuto 81 el brasileño Túlio Maravilha bajó con su mano izquierda un centro pasado, se acomodó y "fusiló" a Hernán Cristante. El árbitro peruano Tejada no escuchó los reclamos de los jugadores y el banco argentino. El empate llevó el partido a los penales y Brasil se impuso por 4 a 2, luego de que Taffarel atajara los remates de Diego Simeone y Néstor Fabbri. Antes de disputar el mundial de Francia habría otra Copa América, la de 1997 en Bolivia donde quedaría nuevamente eliminado en cuartos, esta vez por Perú 2-1[94]​.

Mundial de Francia de 1998

Argentina no tuvo problemas en llegar al mundial de Francia 1998, haciendo un muy buen papel en las eliminatorias, por primera vez en formato todos contra todos. Sin embargo, en su ínterin osciló entre buenas y malas actuaciones. Con Maradona retirado oficialmente, la Argentina entró en el torneo con altas expectativas por el despegue de jugadores que habían disputado el mundial anterior, con Gabriel Batistuta siendo una amenaza constante en el área chica, y Diego Simeone siendo la figura principal desde el mediocampo. Ubicado en el grupo H de la competición, sus oponentes fueron Japón, Jamaica y Croacia. Comenzaron su campaña con una victoria 1 a 0 sobre la nación asiática, siguiendo con un 5-0 a los caribeños. Su tercer juego fue contra los croatas, quienes también clasificación a la siguiente ronda y terminaron con una victoria para la albiceleste por 1–0.

Argentina entró en la fase eliminatoria con el impresionante récord de siete goles anotados, manteniendo el arco en cero en los tres juegos de grupo. Su contrincante era Inglaterra, un equipo igualmente de fuerte. Argentina tomó la delantera en apenas seis minutos jugados a través de Gabriel Batistuta desde el punto de penal, pero Alan Shearer igualó el partido de la misma manera cuatro minutos más tarde. Seis minutos después, el joven Michael Owen obtuvo la pelota tras un mal pase a Roberto Ayala para anotar un gran gol tras su esfuerzo individual, pero antes de que termine el primer tiempo un tiro libre de Javier Zanetti puso el resultado 2–2. En la segunda parte, el inglés David Beckham fue expulsado después de una patada a Simeone, con el resultado sin cambios hasta el final del tiempo normal y la prórroga. Argentina ganó 4–3 en penales, después de que Ayala anotó el punto decisivo para clasificar a los cuartos de final, donde los Países Bajos les esperaba.

El juego fue un partido igualmente peleado, con ambos lados anotando goles tempranos; Patrick Kluivert anotó sólo 12 minutos y Claudio López empatando cinco minutos más tarde, promediando el primer tiempo, Ariel Ortega estrella un tiro en el poste. La Argentina tuvo una ventaja pues los holandeses estuvieron con un hombre menos con la expulsión de Arthur Numan después de su segunda falta hacia Simeone, pese a que Batistuta reventó el poste derecho de Edwin van der Sar, quién solo atinó a quedarse parado ante el inminente gol que no fue, el conjunto argentino era incapaz de tomar la oportunidad y de romper el empate antes de que ellos también tuvieran un hombre menos; con Ariel Ortega recibiendo dos amarillas consecutivas, la primera por simular un falta en la área chica, la segunda después de un cabezazo al portero holandés Edwin van der Sar. La defensa de Argentina se mantuvo firme en el tiempo extra, hasta que una larga bola aérea del capitán holandés Frank de Boer encontró a Dennis Bergkamp, que maniobró alrededor de Ayala y venció al arquero argentino Roa para enviar a los holandeses a la semifinal, eliminando a Argentina de la competencia.

Era Bielsa (1998-2004)

En octubre de 1998, Marcelo Bielsa asumió como entrenador, en reemplazo de Daniel Pasarella.[98]​El polémico entrenador utilizaba un esquema de juego poco apto para las costumbres de los jugadores argentinos pero lograba resultados positivos y contundencia en su juego a pesar de no ser vistoso para el gusto futbolístico nacional.

La era Bielsa comenzó con la Copa América 1999 en Paraguay donde Argentina llegaría a los cuartos de final, luego de derrotar a Ecuador (3-0) y Uruguay (2-1) y perder ante Colombia 0-3 en un partido donde Martín Palermo sería el primer jugador en fallar tres penales en un mismo partido, siendo eliminados por la selección brasilera 2-1 y Roberto Ayala fallando el penal que significaria el empate. Argentina luego no participaría en la Copa América 2001 realizada en Colombia por motivos de seguridad y sería reemplazada por Honduras.[99]

Mundial de Corea-Japón de 2002

Beckham marcando el penal que le dio la victoria a Inglaterra en el Mundial 2002.

En el Mundial, Argentina quedó en el grupo F conocido como el grupo de la muerte. Argentina debutó contra Nigeria, país al cual ya había enfrentado y vencido en la Estados Unidos 1994 (con un resultado 2-1 a favor aquella vez), venciéndola con una escueta victoria 1-0 gracias a un cabezazo de Batistuta ejecutado luego de un tiro de esquina de Juan Verón. La albiceleste dominó un partido en el cual sus varias situaciones claras de gol fueron neutralizadas por el arquero nigeriano Ike Shorunmu, mientras el equipo africano tuvo una chance de anotar gracias a una buena jugada individual de su capitán Jay Jay Okocha.

El enfrentamiento más duro del conjunto argentino fue contra el seleccionado británico, que tuvo un claro dominio del partido durante el primer tiempo,con una pelota estrellada en el palo de Cavallero por su estrella Michael Owen, quien luego exageró una falta[100]​ en el área de los sudamericanos para conseguir un penal, ejecutado con precisión por el capitán David Beckham. En el segundo tiempo del encuentro, Inglaterra mantuvo su dominio y sumó nuevas chances de gol, mientras Pablo Aimar reemplazó a Verón, quien había mostrado un rendimiento muy pobre hasta el momento. Aimar le inyectó calidad personal al juego, pero no logró compensar la falta de precisión de El Burrito Ariel Ortega y del recién ingresado Piojo López, y fue luego desbordado por la eficiente y asfixiante marca inglesa. El partido fue una dura derrota para la Argentina, que no tuvo reacción ante el juego británico.

Presionado a ganar sí o sí contra Suecia para clasificar a Octavos de Final, el director técnico Marcelo Bielsa se vio presionado desde la prensa por el mal rendimiento de Verón en el partido contra Inglaterra y la posibilidad de hacer que Batistuta y Hernán Crespo jugaran juntos.[106]

Post-Mundial 2002

En julio de 2004, Bielsa condujo al equipo hasta la instancia final de la Copa América celebrada en Perú. Argentina llegaba a la final tras ganar a Perú (1-0) y Colombia (3-0), que sería frente a Brasil. Argentina estaba ganando 2-1 cuando en el último minuto (90'+3) Adriano aprovechó un mal rechace de la defensiva argentina para vencer a Abbondanzieri con un espectacular zurdazo, enviando el partido a la tanda de penaltis al finalizar con empate a dos goles. En los penales, la "Seleção" se proclamó campeona por 4-2.[109]

Luego de superar a Perú como visitante, por las eliminatorias para el Argentina se encontraba en puestos de clasificación), Bielsa sorpresivamente decidió abandonar su cargo en el seleccionado argentino por cuestiones personales.[110]​ Sumó un total de 85 partidos (incluyendo a la selección argentina olímpica): ganó 56, empató 18 y perdió 11.

Era Pékerman (2004-2006)

El sucesor de Marcelo Bielsa fue José Pekerman, quien luego de conquistar tres mundiales con el seleccionado sub 20 por fin tendría su oportunidad al frente de la selección mayor de fútbol.[111]

Su mandato comenzó en la Copa Confederaciones 2005, donde Argentina clasificó como subcampeón de la Copa América 2004 ya que Brasil había clasificado como campeón del mundo. Argentina fue ubicada en el grupo A donde le ganó a Túnez 2:1 y Australia por 4:2, empatando en el último partido con Alemania 2:2. En las semifinales, Argentina se enfrentaría a México donde luego de un 0:0 en los 90' regulares, llegaron los tiempos extra. El mexicano Carlos Salcido anotó al 104′, pero seis minutos más tarde Luciano Figueroa empató y se fueron a penales. Ricardo Osorio erró su penal ante Germán Lux y Esteban Cambiasso marcó el suyo para pasar a la final por 6:5. En la final perdería con contundencia contra Brasil por 4:1. Después de perder la final, consiguió clasificar al mundial de Alemania de 2006 como segundo con 34 puntos igual que Brasil pero con menor diferencia de gol y, de la mano de jóvenes promesas que él dirigió en juveniles –como Tévez, Saviola y Riquelme entre otros— Argentina creó grandes expectativas. Ese mismo año debutaría Lionel Messi luego de haber ganado el mundial sub-20 de 2005: frente a Hungría, el 17 de agosto de 2005, salió al campo en el minuto 63 por Lisandro López y tan solo 47 segundos después fue expulsado por el árbitro Markus Merk tras unos agarrones con el defensor Vilmos Vanczák.[112]

Mundial de Alemania de 2006

El sorteo puso a Argentina en el Grupo C, llamado el Grupo de la muerte porque allí estaban incluidas las selecciones de los Países Bajos, Serbia y Montenegro[113]​ y Costa de Marfil.

En el debut, el seleccionado argentino debió enfrentarse con Costa de Marfil, que contaba entre sus jugadores a Didier Drogba. El partido no fue sencillo para la Albiceleste,[118]​ el partido finalizó en un empate sin goles. Gracias a ello, Argentina se clasificó en el primer puesto del grupo, relegando a los Países Bajos a la segunda posición.

Riquelme antes de patear un tiro libre en un partido del Mundial 2006.

La Argentina llegaba al partido contra la selección de México consiguiendo mejores resultados en el torneo que su rival. Conscientes de que habían hecho una excelente fase de grupos, el combinado argentino salió bastante confiado al encuentro. Sin embargo, México realizó un buen planteo táctico, siendo este quizá el partido más difícil que tuvo la Argentina en este torneo. [120]​ y le permitió a la Argentina obtener el pase a los cuartos de final tras vencer a México por 2:1.

Por los cuartos de final Argentina debía enfrentarse al anfitrión, Alemania. Argentina comenzó dominando la posesión del balón durante todo el primer tiempo, como en buena parte del partido.[125]

Segunda era Basile (2008)

Tras conseguir cuatro títulos en forma consecutiva con Boca Juniors, Alfio Basile fue convocado a dirigir la selección por segunda vez. El «Coco» inició su segunda época dirigiendo en la Copa América 2007. Argentina ganó los tres partidos en la fase de grupos, venciendo a Estados Unidos, Colombia y Paraguay. Después de las victorias sobre Perú y México en cuartos de final y semifinales, respectivamente, fueron favoritos para vencer a Brasil en la final, pero fueron derrotados 3–0. Pero en 2008 la derrota ante Chile por 1-0 y la distancia de 7 puntos con Paraguay, el líder de las eliminatorias 2010, hicieron que renunciara.

Era Maradona (2008-2010)

Maradona fue director técnico de la selección argentina entre 2008 y 2010.

En octubre de 2008, tras la renuncia de Alfio Basile, Maradona fue presentado como nuevo director técnico en conferencia de prensa, acompañado de Carlos Bilardo como Coordinador de Selecciones Nacionales.[126]

Su debut se produjo el 19 de noviembre de 2008 en el mismo estadio (Hampden Park), y ante el mismo rival (Escocia), al cual le marcó su primer tanto en la selección.[128]

Su segundo partido en las eliminatorias se jugó frente a la selección boliviana, en La Paz. El resultado fue 6 a 1 para los locales, siendo la mayor goleada que recibió la selección albiceleste, igualando el 6-1 ante Checoslovaquia en el Mundial de 1958.[131]

Mundial de Sudáfrica de 2010

El partido inaugural para Argentina en el mundial fue ante Nigeria.[135]

La Albiceleste afronto el tercer encuentro ante Grecia. Por primera vez, Lionel Messi fue el capitán del equipo ya que el técnico Diego Maradona decidió darle descanso a Javier Mascherano.[138]

Por 3º vez en la historia y por segunda vez consecutiva en octavos de final la Selección de fútbol de Argentina debía enfrentar al combinado mexicano.[141]​ En el segundo tiempo Carlos Tévez con un remate impresionante de afuera del área hizo nula la estirada del portero Oscar Pérez marcando el tercer tanto. Tras este gol México pudo controlar durante más tiempo la pelota y consiguió descontar a través del "chicharito" Hernández. Con el correr de los minutos la diferencia se mantuvo y Argentina pasó de ronda.

Lionel Messi corre la pelota siendo marcado por Lukas Podolski en los cuartos de final de Sudáfrica 2010.

En cuartos, Argentina enfrentó nuevamente a Alemania.[144]

Era Batista (2010-2011)

Jugadores argentinos en Beijing, celebrando la medalla de oro.

Con la no renovación del contrato con Maradona, asume Sergio Batista, quien había dirigido en 2008 la Selección olímpica que consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín. Con él al mando, la selección le gana 1 a 0 a la selección de Irlanda en Dublín y consigue un recordado triunfo con la selección Española de 4 a 1 con goles de Messi, Higuaín, Tévez y Agüero. Así comienza una era en donde Argentina no logró malos resultados (1 a 0 a Brasil en Qatar, 2 a 1 en Ginebra con Portugal, un 4 a 2 a Paraguay entre otros) pero nunca logró encontrar un juego característico. Argentina inicia la Copa América 2011 con un empate ante Bolivia 1-1, empate en cero ante Colombia y una victoria 3-0 ante Costa Rica, para llegar a cuartos de final donde se enfrentó a Uruguay, siendo eliminada en penales 5:4.

Era Sabella (2011-2014)

Subcampeones del mundo tras 24 años: Mundial de Brasil de 2014

Alejandro Sabella dirigió a la selección entre 2011 y 2014, llevándola a disputar una final de un mundial desde 1990.

Batista es destituido y asume Alejandro Sabella. Argentina consiguió finalizar en el primer puesto de las eliminatorias 2014 (con 32 puntos) pese a que arrancó titubeante su andadura hacia el Mundial 2014 (victoria ante Chile por 4-1, derrota ante Venezuela 1-0 y empate con Bolivia 1 a 1). El meritorio triunfo en la cuarta jornada en la complicada visita a Colombia (2 a 1) enderezó el rumbo de la Albiceleste. No volvió a perder hasta la última fecha frente a Uruguay, cuando ya estaba matemáticamente clasificada. Fue la selección más goleadora de Sudamérica, con 35 tantos en 16 duelos y la segunda con menos goles recibidos (15).

Decenas de miles de hinchas argentinos llegaron a Brasil a apoyar a su selección.

En la fase final del Mundial 2014, disputada en Brasil, quedó encuadrada en el grupo F, con Bosnia-Herzegovina (2-1), Irán (1-0) y Nigeria (3-2). Argentina clasificó como líder del Grupo F ganando sus tres partidos; sin embargo, su desempeño general generó algunas dudas.[145]​ El aspecto más destacado de los argentinos fue la actuación de Lionel Messi, considerado uno de los mejores jugadores del mundo a la fecha. En los octavos, Argentina enfrentó a Suiza. Pese a su favoritismo, Argentina no logró batir al arquero suizo Diego Benaglio, quien tuvo una buena participación. La defensa argentina, en tanto, logró neutralizar el ataque helvético, especialmente en el segundo tiempo. Sólo a pocos minutos de llegar a la definición desde el punto penal, un tiro de Ángel Di María entró al arco rival y permitió la clasificación a los cuartos de final. En el encuentro por cuartos de final ante Bélgica, el argentino Gonzalo Higuaín anotó en el minuto 8'. En el resto del partido, los belgas intentaron revertir el resultado, pero no pudieron organizar un ataque consistente que pusiera en riesgo la clasificación de Argentina a su primera semifinal desde 1990 luego de 24 años. Las semifinales fueron ante Países Bajos. El partido fue muy duro, sin que ninguna de las delanteras pudiera romper la igualdad. La defensa argentina, liderada por Javier Mascherano, logró detener los intentos de los neerlandeses, principalmente de Arjen Robben y Robin van Persie, mientras Gonzalo Higuaín y Lionel Messi fueron igualmente anulados. El portero argentino Sergio Romero tuvo una actuación destacada, especialmente durante la ronda de tiros desde el punto penal: en dicha oportunidad logró despejar los tiros de Ron Vlaar y Wesley Sneijder. Los tiros anotados por Robben y Dirk Kuyt no fueron suficientes para contrarrestar las anotaciones de Lionel Messi, Ezequiel Garay, Sergio Agüero y Maxi Rodríguez. Con anotación perfecta, Argentina logró pasar a la final del torneo.

El equipo argentino antes de disputar la final ante Alemania en Río de Janeiro, en el Mundial 2014.
Manuel Neuer despejando un balón, antes de chocar contra Gonzalo Higuaín.[146]​ Una de las jugadas más polémicas del partido.

El 13 de julio de 2014 se realizó la final en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, enfrentando a Alemania. Argentina y Alemania se habían enfretado previamente en dos finales: México 1986 e Italia 1990, con una victoria para cada equipo. El partido comenzó bastante parejo, con llegadas de ambos equipos. Gonzalo Higuaín desperdició un tiro estando solo frente al arquero Manuel Neuer a los 21', marcando el dominio albiceleste durante la primera etapa del partido. Higuaín lograría anotar minutos después, pero el árbitro italiano Nicola Rizzoli anuló correctamente el tanto por posición de adelanto. Christoph Kramer, tras un choque con Ezequiel Garay, debió ser reemplazado por André Schürrle que logró mejorar el orden del cuadro alemán. El cambio permitió una llegada más profunda del equipo germano, que logró sendos tiros de Schürrle, Toni Kroos y Benedikt Höwedes, que sin embargo no lograron convertirse en goles gracias al arquero Sergio Romero o el palo. En el segundo tiempo, Argentina movió sus piezas con la entrada de Sergio Agüero en reemplazo de Ezequiel Lavezzi y logró tener mayor presencia en el ataque. Ambos equipos continuaron intentando anotar constantemente hasta el fin del partido. Toni Kroos, André Schürrle y Mario Götze intentaron anotar sin éxito, mientras Lionel Messi logró varios destellos de buen juego, pero tampoco fue suficiente para romper el esquema defensivo del equipo rival. Tras el fin del tiempo regular, el partido inició la prórroga. Rodrigo Palacio, en los primeros minutos de la prórroga, perdió una excelente oportunidad. Tras ese tiro, Alemania comenzó a ganar más posesión del balón, mientras Argentina retrocedió. Cuando ya parecía inminente recurrir a los tiros desde el punto penal para definir al campeón, Mario Götze recibió un pase de André Schürrle y definió con gran precisión, marcando a los 113' el gol de la victoria alemana. Al finalizar el partido, se realizó la ceremonia de premiación de ambos equipos. La FIFA, conjuntamente, entregó los premios individuales a los mejores jugadores el torneo: Lionel Messi recibió el Balón de Oro como el mejor jugador de todo el certamen.

Tres técnicos en tres años (2014-2017)

Tras la final del Mundial 2014 y la decisión de no seguir de Alejandro Sabella, asume Gerardo Martino la dirección técnica del equipo. Argentina así inició su preparación hacia la Copa América 2015 con victorias ante Alemania (4-2), Croacia (2-1) y Hong Kong (7-0) y derrotas ante Brasil (2-0) y Portugal (1-0). Ya en la competición, Argentina queda primera con 7 puntos en el Grupo B de Paraguay (2-2), Uruguay (1-0) y Jamaica (1-0). En cuartos de final, se enfrentaría a Colombia al cual vence en tanda de penales por 6-5 tras igualar a cero. En semifinales, gana por un contundente 6-1 ante Paraguay, accediendo a la final ante Chile en el Estadio Nacional perdiendo en los penales por 4-1 tras empatar 0-0 en los 90 minutos reglamentarios y en los 30 minutos de la prórroga. Al año siguiente, Argentina inicio nuevamente su preparación hacia la Copa América 2016 en Estados Unidos enmarcada en el Grupo D junto a Chile (2-1), Panamá (5-0) y Bolivia (3-0) saliendo victorioso en los tres partidos. En cuartos de final, se impuso ante Venezuela con un marcador de 4-1. Ya en semifinales, vence al anfitrión Estados Unidos por un abultado 4-0, como en 2015, el rival del duelo decisivo fue Chile, y el cotejo se jugó en el MetLife Stadium. En los 90 minutos otra vez fue empate 0 a 0 y la paridad continuó en los 30 minutos de prórroga. Nuevamente, en definición por penales, los albicelestes cayeron 4-2 y así Argentina perdió su tercera final consecutiva en tres años.

Luego de dos subcampeonatos, Martino dio por concluido su ciclo dejándole el cargo a Edgardo Bauza. Dando muestras de un flojo rendimiento colectivo, en fechas de eliminatorias consiguió apenas tres victorias (Uruguay, Colombia y Chile), dos empates (Venezuela y Perú) y tres derrotas (Paraguay, Brasil y Bolivia) dejando a la Argentina en zona de repechaje.

Era Sampaoli (2017 en adelante)

Tras 251 días Edgardo Bauza fue destituido y se designó en su reemplazo a Jorge Sampaoli. Con él al mando, tuvo una seguidilla de empates con Uruguay (0-0), Venezuela (1-1) y Perú (0-0) quedando sometido a un marco muy poco favorable, teniendo que esperar hasta la última fecha para lograr la tan anhelada clasificación. En esta, visitaron a Ecuador en la altura de Quito. El seleccionado albiceleste se impuso por un marcador de 3-1 con un hat-trick de su capitán Lionel Messi, sellando así su clasificación al mundial de Rusia. Argentina, con 28 puntos, terminó en el tercer puesto detrás de Brasil y Uruguay, seguido de Colombia y Perú.

Ya clasificada a la cita mundialista, comenzó la etapa de preparación y elección de futbolistas, dándose por iniciada con una victoria frente a Rusia (1-0), una sorpresiva derrota ante Nigeria (2-4), una victoria ante Italia (2-0) y una histórica derrota ante España (1-6) en el Wanda Metropolitano, Madrid.

Mundial de Rusia de 2018

Tras el sorteo, la «Albiceleste» quedó encuadrada en el Grupo D, como cabeza de serie, junto a Islandia, Croacia y Nigeria.

En su debut disputado el 16 de junio, en el estadio Otkrytie Arena, de la ciudad de Moscú, empató con Islandia 1–1 con un gol de Sergio Agüero.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Зборная Аргентыны па футболе
oʻzbekcha/ўзбекча: Argentina milliy futbol terma jamoasi