Seguro

Un seguro es un contrato por el que una persona (el asegurador) se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas. Así lo define el artículo primero de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro (BOE núm. 250, de 17 de octubre de 1980), que es la vigente en España. En este contrato intervienen un asegurador o compañía de seguros, que es quien vende el seguro y quien cubre el riesgo y el asegurado o tomador del seguro, que es la persona que compra la póliza de seguro y paga la prima. A veces no es la misma persona, pues uno puede ser el que haya contratado el seguro, que es el tomador y ser distinto quien esté garantizado o asegurado, como sucede por ejemplo en los seguros colectivos de accidentes que contratan las empresas en favor de sus trabajadores.

La cantidad de dinero que se cobra por una cierta cantidad de cobertura de seguro o suma asegurada, se llama prima. La prima garantiza que la suma asegurada se remunerará en caso de perdida.

La gestión del riesgo, que es la práctica de la evaluación y control del mismo, se ha desarrollado como un campo discreto de estudio y práctica.

La transacción implica que el asegurado supone una pérdida relativamente pequeña y conocida en la forma de pago de una prima a la aseguradora a cambio de la garantía de la compañía de seguros para compensar (indemnizar) al asegurado en el caso de una pérdida financiera o comercial.

El asegurado recibe un contrato, denominado la póliza de seguro, que detalla las condiciones y circunstancias en las que el asegurado será compensado económicamente.

Desde un punto de vista matemático, el seguro transforma los riesgos a los que están sometidos las personas en probabilidades soportables a través de una organización. El seguro se configura como una pieza básica de la actual estructura social.[1] La institución del seguro tiene dos grandes manifestaciones en la sociedad:

  • Seguridad social, que es un sistema obligatorio de cobertura, administrado por el Estado, dirigido a proporcionar protección y bienestar a los ciudadanos, que suele garantizar una prestación económica en caso de jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo etc.
  • Seguros privados, que cubren y protegen a las personas o entidades que contrata, pudiendo ser de suscripción obligatoria o voluntaria. Ejemplos de seguros privados son los seguros de robo o incendio de un inmueble o los seguros de automóviles o de accidentes de personas.

Historia

Sala de suscripciones de Lloyds en Londres, 1809.

La aparición y desarrollo del seguro va aparejado con la evolución de las distintas formas de organización social. En sus comienzos existía unas formas de seguro no monetarias sin bases técnicas ni jurídicas sino como un sentimiento de solidaridad ante el infortunio y como mecanismo de distribución de riesgos. Formas muy primitivas de seguro contra las malas cosechas, en la Antigüedad y la Edad Media, se daban mediante el almacenamiento de cereales en graneros de templos o de señores, ya que uno de las funciones sociales que cumplían estos excedentes era su distribución o venta en tiempos de malas cosechas o penuria. De la misma forma los miembros de los gremios medievales tenían entre sus misiones el prestarse socorro mutuo en caso de enfermedad, incapacidad o muerte de ellos.[2]

El primer sistema de aseguramiento propiamente dicho, conocido documentalmente, es el seguro marítimo que aparece en el Mediterráneo durante la Edad Media como consecuencia del desarrollo del comercio marítimo. Se trataba de una manifestación de seguro privado, con un afán de lucro de los aseguradores. En los siglos XVII y XVIII surgen las primeras compañías de seguros en Inglaterra. La moderna sociedad industrial, basada en el individualismo y la reducción del entorno familiar, obliga a busca la protección mediante fórmulas legales contra los riesgos personales y patrimoniales derivados del progreso tecnológico.[2]

Other Languages
Afrikaans: Versekering
العربية: تأمين
ܐܪܡܝܐ: ܬܫܢܝܬܐ
অসমীয়া: বীমা
azərbaycanca: Sığorta
беларуская: Страхаванне
беларуская (тарашкевіца)‎: Страхаваньне
български: Застраховане
বাংলা: বীমা
буряад: Даадхал
čeština: Pojištění
dansk: Forsikring
English: Insurance
Esperanto: Asekuro
eesti: Kindlustus
euskara: Aseguru
فارسی: بیمه
suomi: Vakuutus
føroyskt: Trygging
français: Assurance
Gaeilge: Árachas
ગુજરાતી: વીમો
עברית: ביטוח
हिन्दी: बीमा
magyar: Biztosítás
Bahasa Indonesia: Asuransi
Ido: Asekuro
íslenska: Vátrygging
italiano: Assicurazione
日本語: 保険
ქართული: დაზღვევა
қазақша: Сақтандыру
ಕನ್ನಡ: ವಿಮೆ
한국어: 보험
Lëtzebuergesch: Assurance
lietuvių: Draudimas
latviešu: Apdrošināšana
македонски: Осигурување
മലയാളം: ഇൻഷുറൻസ്
монгол: Даатгал
मराठी: विमा
Bahasa Melayu: Insurans
မြန်မာဘာသာ: အာမခံလုပ်ငန်း
Nederlands: Verzekering
norsk nynorsk: Forsikring
norsk bokmål: Forsikring
português: Seguro
română: Asigurare
русский: Страхование
srpskohrvatski / српскохрватски: Osiguranje
සිංහල: රක්‍ෂණය
Simple English: Insurance
slovenčina: Poistenie
chiShona: Tsivatsaona
српски / srpski: Осигурање
svenska: Försäkring
தமிழ்: காப்பீடு
తెలుగు: భీమా
Tagalog: Seguro
Türkçe: Sigorta
українська: Страхування
oʻzbekcha/ўзбекча: Sug'urta
Tiếng Việt: Bảo hiểm
中文: 保險
Bân-lâm-gú: Pó-hiám
粵語: 保險