Seguridad humana

La seguridad humana se desarrolla como concepto integral de seguridad. Mientras la noción seguridad nacional apunta a la seguridad y defensa de un estado o nación, la seguridad humana se centra en el usuario final de la seguridad, el ser humano. Por tanto, incorpora resguardos que protejan al ser humano de abusos por parte del Estado. Sería una de las facetas de la seguridad ciudadana.

Uno de los puntos de partida en la consideración de la seguridad humana fue el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ( PNUD), a través de su Informe sobre el Desarrollo humano de 1994 (que entre otras cosas estableció el índice de desarrollo humano o IDH); en él se introdujo el argumento de que la mejor forma de luchar contra la inseguridad global es garantizar las libertades o ausencias de necesidad y miedo ("freedom from want" y "freedom from fear"). De igual manera, el informe sostiene que "la seguridad humana es una categoría de carácter integrativo y que se aparta de un concepto de seguridad defensivo de carácter militar. El documento identifica siete categorías para garantizar la seguridad humana desde un punto de vista global: seguridad económica, alimentaría, de salud, ambiental, personal, comunitaria y política".[1]

Actualmente el concepto de seguridad humana ha alcanzado el nivel de estudios universitarios, asociado a los estudios sobre globalización, relaciones internacionales y derechos humanos.

Las críticas al concepto suelen poner de manifiesto su vaguedad y falta de efectividad. Esto se debe principalmente a que cada nación, dependiendo de sus agendas en materia de política exterior y seguridad, le da un significado distinto. Así, por ejemplo, para Canadá la seguridad humana es "la responsabilidad del Estado de asegurar la protección de la vida y los derechos de toda la población mediante acciones concretas dirigidas a prevenir y resolver conflictos, promover y proteger los derechos humanos, construir instituciones fuertes y transparentes, y combatir el crimen organizado y el tráfico ilícito de drogas".[3]

Es precisamente por esta razón que Jinadu señala que "el problema de la paz y la seguridad en África está ligado a la naturaleza y el carácter del estado moderno y su rol y posición en la sociedad nacional e internacional". La concepción amplia de la seguridad adoptada en este caso sitúa al estado en el rol de crear "el ambiente facilitador para la autorrealización y para el disfrute y sostenimiento del auto desarrollo y la actualización" (Jinadu, 2000:3).[3]

Con respecto a México, se puede decir que el concepto de seguridad humana se encuentra incorporado a su marco jurídico. Esto se puede observar en el capítulo primero de su Constitución política, mismo que se titula De los Derechos Humanos y sus Garantías. el cual integra una serie de artículos encaminados a garantizar el desarrollo humano.

Referencias

  1. Leal Moya, Leticia (2009-05-10). «Seguridad humana. La responsabilidad de proteger». Boletín Mexicano de Derecho Comparado (en español de España) 0 (114). ISSN 0041-8633. Consultado el 2016-11-17. 
  2. Leal Moya, Leticia (2009-05-10). «Seguridad humana. La responsabilidad de proteger». Boletín Mexicano de Derecho Comparado (en español de España) 0 (114). ISSN 0041-8633. Consultado el 2016-11-17. 
  3. a b Abutudu, Musa (2006). «Seguridad humana en África: Desafíos y perspectivas.». En Taller de Gráficas y Servicios S.R.L. Política y movimientos sociales en un mundo hegemónico. Santa María del Buen Aire 347: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. CLACSO. p. 213. ISBN  987-1183-41-0. Consultado el 16 de noviembre de 2016. 
Other Languages