Segunda batalla de Járkov

Segunda Batalla de Járkov
Frente Oriental - Segunda Guerra Mundial
Bundesarchiv Bild 169-0864, Russische Kriegsgefangene.jpg
Prisioneros de guerra soviéticos tras el final de la batalla.
Fecha12 - 28 de mayo de 1942
LugarJárkov, URSS
ResultadoVictoria alemana decisiva
Beligerantes
Bandera de la Alemania Nazi Alemania NaziBandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Comandantes
Bandera de la Alemania Nazi Fedor von Bock
Bandera de la Alemania Nazi Friedrich Paulus
Bandera de la Alemania Nazi Kurt Pflugbeil
Bandera de la Unión Soviética S. Timoshenko
Fuerzas en combate
Grupo de ejércitos Sur
• 300 000 hombres
• 1000 tanques
• 1500 aviones
Ejército Rojo
• 640 000 hombres
• 1200 tanques
• 1000 aviones
Bajas
+20 000 muertos, heridos o capturados• 153 561[1]​-207 000 muertos y heridos
• 240 000 prisioneros
• 652 tanques
• 1646 cañones
• 3278 morteros
• 57 626 caballos

La Segunda Batalla de Járkov fue una batalla librada entre el 12 y el 28 de mayo de 1942, en el Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial. Después de una exitosa contraofensiva de invierno soviética en la que se rechazaron a las tropas alemanas de Moscú, pero también agotadas las reservas del ejército Rojo, la ofensiva soviética de Járkov era un nuevo intento de ampliar su iniciativa estratégica.

El 12 de mayo de 1942, las fuerzas soviéticas bajo el mando del mariscal Semión Timoshenko lanzaron una ofensiva contra el sexto ejército alemán, desde un saliente establecido durante la contraofensiva de invierno. Después de los signos iniciales prometedores, la ofensiva soviética fue detenida por el frío. Errores críticos de varios oficiales del Estado Mayor y de Stalin y a sí mismo, de no calcular con exactitud el potencial de la Wehrmacht y sobrestimando sus fuerzas recién formadas, llevó a un ataque en pinza de las fuerzas alemanas en torno a la retaguardia de las tropas soviéticas que las dejó aisladas de sus fuerzas de choque.

Antecedentes

Situación general en el Frente Oriental

Para febrero de 1942, la contraofensiva de invierno soviética, que empujó a los alemanes de las puertas de Moscú, y devueltos a Rostov en el sur, se había agotado, dejando a ambos lados lamiéndose sus heridas. Stalin estaba convencido de que los alemanes se encontraban en su lecho de muerte, y preveía un colapso para la primavera o el verano de 1942, como dijo en su discurso del 7 de noviembre de 1941.[2]​ Así que decidió explotar esta percepción de debilidad en el seno del ejército alemán en el Frente Oriental con el lanzamiento de una nueva ofensiva durante la primavera. La decisión final de Stalin confronta la resistencia de sus principales asesores, entre ellos el Jefe del ejército Rojo, el General Boris Sháposhnikov, el General Aleksandr Vasilevsky y el General Gueorgui Zhúkov, todos ellos quienes abogan por una postura más defensiva. Vasilevsky Como se recuerda, «Sí, estábamos esperando para [agotar las reservas alemanas], pero la realidad es más dura que eso».[4]

Escogiendo la estrategia

Tras la conclusión de la ofensiva de invierno, tanto la STAVKA (el Cuartel General de las fuerzas Armadas Soviéticas) como Stalin creían que las posibles ofensivas alemanas tendrían como objetivo final Moscú, acompañadas con una gran ofensiva también en el sur, como ya había ocurrido el año anterior durante la Operación Barbarroja y la Operación Tifón. Aunque el alto mando soviético defendía que los alemanes habían sido derrotados en Moscú, las setenta divisiones alemanas enfrente de Moscú seguían siendo una amenaza en ese sector. Además, Stalin y la mayoría de sus generales y comandantes en el frente creían que el principal esfuerzo alemán se dirigiría hacia una ofensiva sobre Moscú.[6]​ Sin embargo, envalentonado por los éxitos del invierno anterior, Stalin defendió que la ejecución de ofensivas locales en la zona solo servirían para debilitar a las fuerzas alemanas, desgastando los esfuerzos alemanes por montar otra operación que tuviese como objetivo la toma de Moscú.

Aunque en un principio Stalin se había mostrado conforme en preparar al ejército Rojo para una «defensa estratégica activa», más tarde dio órdenes para planear siete ofensivas locales, que se extenderían desde el mar Báltico hasta el mar Negro. Una de las zonas implicadas era Járkov, y la acción fue ordenada inicialmente para marzo.[7]

A principios de ese mes, el alto mando soviético dio órdenes al cuartel general del sureste para un ataque en la zona, después de las victorias en Rostov y en la Cuenca Donéts. La lucha comenzó ese mes al mando del mariscal Semión Timoshenko y del teniente general Kirill Moskalenko con una penetración en las posiciones alemanas a lo largo del norte del río Donéts, en el este de Járkov. En abril continuaron los enfrentamientos con gran dureza, consiguiendo Moskalenko cruzar el río y establecer una débil cabeza de puente, mientras en el Sur el sexto ejército soviético tenía un éxito moderado ante las fuerzas alemanas, que mantenían su propia cabeza de puente en la orilla este del río.[7]

Other Languages