Segunda Guerra Carlista

Segunda Guerra Carlista
Guerras Carlistas
Batalla del Pasteral.jpg
Batalla del Pasteral, 26 al 27 de enero de 1849.
Fecha 18461849
Lugar Principalmente en Cataluña
Resultado Victoria liberal
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Liberales
(Leales a Isabel II)
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Carlistas
(Leales a Carlos VI)
Comandantes
Manuel Bretón
Manuel Pavía
Fernando Fernández de Córdova
Manuel de la Concha
Ramón Cabrera
Benet Tristany
José Borges
Josep Estartús
Josep Masgoret
Fuerzas en combate
50.000[1] 10.000[1]
[ editar datos en Wikidata]

La Segunda Guerra Carlista, Guerra de los Matiners (madrugadores, en catalán) o Campaña Montemolinista fue un conflicto bélico que tuvo lugar fundamentalmente en Cataluña entre septiembre de 1846 y mayo de 1849 debido, al menos teóricamente, al fracaso de los intentos de casar a Isabel II con el pretendiente carlista, Carlos Luis de Borbón, que había sido pretendido por distintos sectores moderados de Isabel, singularmente Jaime Balmes y Juan Donoso Cortés, y del carlismo. Sin embargo, Isabel II terminó casándose con su primo Francisco de Asís de Borbón.

El conflicto, cuestionado por muchos historiadores como tal guerra, fue fundamentalmente un levantamiento popular en distintos puntos de Cataluña. Las partidas de Matiners combatieron conjuntamente con partidas de ideología republicana, en lo que vino en llamarse coalición carlo-progresista.[2]

Origen y antecedentes

En Cataluña habían persistido bandas carlistas que no se habían rendido tras el fin de la Primera Guerra Carlista, aunque actuaban más como bandoleros (trabucaires) que como guerrilleros, a lo que unió la crisis agraria e industrial de 1846, especialmente importante en Cataluña y algunas reformas impopulares de los gobiernos moderados de Ramón María Narváez como las quintas, el impuesto de consumos y la introducción de un sistema de propiedad liberal que entraba en contradicción con los usos comunales de la tierra.

La crisis de 1846 había sido importante en Cataluña. Por una parte las comarcas más pobres y dependientes de la agricultura en las zonas de montaña tenían serias dificultades de suministro de alimentos desde 1840, lo que obligó a los distintos gobiernos a enviar ayudas económicas, siempre insuficientes, para paliar el hambre. En segundo lugar, la crisis que se estaba gestando en Europa en las actividades industriales incidió especialmente en la incipiente revolución industrial catalana a partir de 1840 y hasta 1846 con una disminución de la demanda exterior y la competencia desleal que suponía el contrabando. En tercer y último lugar, la introducción del sistema de reclutamiento de quintas privaba a las familias de manos útiles en momentos especialmente difíciles.

Other Languages