Segunda Batalla de Acentejo

Segunda Batalla de Acentejo
Conquista de las islas Canarias
Fecha Diciembre 1495[1]
Lugar La Victoria de Acentejo, Tenerife ( España)
Resultado Victoria castellana, fin de la resistencia contra los conquistadores.
Beligerantes
Pendón heráldico de los Reyes Catolicos de 1492-1504.svg Corona de Castilla Guanches
Comandantes
Alonso Fernández de Lugo Bentor, hijo de Bencomo
Fuerzas en combate
1.100 infantes
50 caballeros
400 guanches
6.000 - 8.000 hombres
Bajas
64 muertos
quizás 300 bajas en total[1]
1.500 muertos
[ editar datos en Wikidata]

La Segunda Batalla de Acentejo es el nombre que recibe la batalla que encarrila definitivamente la conquista de la isla Tenerife ( Canarias) por los castellanos, también llamada por el nombre de la villa que se edificó en donde se produjo la batalla, La Victoria de Acentejo.[1]

Historia

El enfrentamiento se produce unas semanas o unos meses después de la Batalla de Aguere o batalla de La Laguna, que termina con la amplia victoria de los castellanos al mando del Adelantado de Castilla, Alonso Fernández de Lugo y la muerte del más famoso mencey guanche, Bencomo.

Antecedentes

En 1493 Alonso Fernández de Lugo solicita y obtiene de los Reyes Católicos el título de Adelantado y la licencia para explorar y conquistar Tenerife.[4]

Primera Batalla de Acentejo.

En mayo de 1494 se produce la Primera Batalla de Acentejo, denominada también con el nombre de la villa que más tarde se edificó en aquel lugar, La Matanza de Acentejo, y que tuvo lugar en el fondo del barranco del mismo nombre, en el punto por donde hoy discurre el Camino de Santo Domingo,[3] cayendo todo el ejército en una emboscada del hermano de Bencomo, Tinguaro o Chimenchia (según las fuentes). Impedidos por el ganado robado que llevaban, y que los silbos de los guanches desde los riscos había puesto en movimiento, fueron finalmente masacrados por los guerreros de refresco que acompañaban a Bencomo y que cierran la salida del barranco.

Reorganización castellana

Después de la batalla de Acentejo, Alonso Fernández de Lugo regresa a Gran Canaria y prepara un nuevo ejército, asociado a Juan Guzmán, duque de Medina Sidonia,[4]

Entre mayo y noviembre de 1495, la tropa desembarca de nuevo en Tenerife, por Añaza.[5]

El ejército de Lugo, que solo sufrió algunas docenas de bajas, se apresta a asestar el golpe mortal, desembarcando en el extremo opuesto de la isla de Tenerife unos 1.100 hombres, caballería y artillería incluidos, que ascienden por el norte hacia Taoro.

La batalla

Rendición guanche ante Fernández de Lugo, tras la derrota de Acentejo

6000 guerreros guanches le esperaban en un barranco del actual municipio de La Victoria de Acentejo, muy cerca del lugar en donde se había producido la gran victoria guanche meses atrás. Pero Lugo no pensaba ahora consentir que la impedimenta y el ganado robado le estorbasen en sus movimientos: divide al ejército en dos grupos, el primero de ellos con las armas de fuego y los ballesteros, y la caballería en los flancos. Esta, perfectamente organizada, cargó tras la primera lluvia de saetas, balas de cañón y descargas de arcabuces. La victoria castellana y el hundimiento de la resistencia aborigen fue total. Bentor, hijo de Bencomo, se suicidó siguiendo el ritual guanche, despeñándose por la ladera de Tigaiga. La conquista de Tenerife se consumó, si bien la isla no se incorpora formalmente a la Corona de Castilla hasta el verano de 1496.[4]

El papel que pudo tener en la derrota la llamada "modorra guanche", nombre dado por algunos historiadores a la supuesta epidemia resultante de los miles de cadáveres insepultos en la primera Batalla de Acentejo (y eventualmente en la de Aguere), que habría dejado sin fuerzas y postrados a gran número de guerreros, no está totalmente certificado.

La fecha exacta es incierta pero la mayoría de los historiadores se decantan por el 25 de diciembre de 1495.[1]

La batalla decidió la conquista de la isla de Tenerife y el punto final de la conquista de las Islas Canarias.[4]

Other Languages