Sedición

La sedición es un alzamiento público y colectivo contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión[1]​ ni la traición. El término se usa para referirse a conductas que puedan ser estimadas por la autoridad legal como motivo de insurrección en contra del orden establecido. La sedición comprende cualquier conmoción y generalmente se presenta asistida por violencia directa[ cita requerida] en contra de la ley. Es debido a que la sedición es típicamente considerada como un acto subversivo, la posibilidad de que pueda ser perseguible como un delito varía de acuerdo al código legal de cada país. Donde los mencionados códigos legales tienen una historia fácil de examinar, es posible encontrar diferentes significados para el término "sedición", cuyo significado varía en ciertos periodos de la historia.

La diferencia entre sedición y traición consiste primariamente en un acto final y subjetivo de violación de la paz pública. La sedición no consiste enteramente en actos que apoyen la guerra en contra del gobierno ni por la adhesión a la oposición, brindando a los enemigos ayuda y confort. Tampoco consiste, ni en las democracias más representativas, en protestas pacíficas contra el gobierno.

Historia

La sedición, como término moderno, apareció en un documento de la época isabelina fechado aproximadamente en 1590 y conservado en los Archivos Nacionales del Reino Unido. Titulado An advertisement touching sedicious writings («Una advertencia sobre escritos sediciosos»), se refiere al hecho de «incitar al desafecto hacia el Estado o la autoridad constituida por medio de las palabras o escritos». En una época en la que muchos consideraban al Estado protestante como una construcción sospechosa y violenta, la doctrina de la sedición fue pensada como una herramienta gobernamental para reprimir a sus oponentes ideológicos. La sedición complementaba la traición y la ley marcial: mientras la noción de traición servía para controlar principalmente a los estamentos privilegiados, oponentes eclesiásticos, curas, jesuitas, así como a algunos 'comunes', y la ley marcial para aterrorizar al pueblo llano, la noción de sedición servía para asustar a los intelectuales.[2]

Other Languages
asturianu: Sedición
català: Sedició
čeština: Pobuřování
English: Sedition
euskara: Sedizio
français: Sédition
galego: Sedición
עברית: המרדה
日本語: 騒乱罪
한국어: 소요죄
Latina: Seditio
norsk: Oppvigleri
occitan: Sedicion
ਪੰਜਾਬੀ: ਰਾਜਧ੍ਰੋਹ
Simple English: Sedition
svenska: Uppvigling