Sebastián Abreu

Sebastián Abreu
Sebastian Abreu 2011.jpg
Datos personales
Nombre completo Washington Sebastián Abreu Gallo
Apodo(s) El Loco[1]
Nacimiento Minas, Lavalleja, Uruguay
17 de octubre de 1976 (40 años)
País Uruguay
Nacionalidad(es) Flag of Uruguay.svg Uruguaya
Altura 1,93 m (6 ft 4 in)
Peso 87  kg (191  lb)
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1994
( Defensor Sporting)
Club Bandera de El Salvador Santa Tecla FC
Liga Bandera de El Salvador Primera Division de El Salvador
Posición Delantero
Dorsal(es) 22
Goles en clubes 348 (628 PJ)
Carrera internacional
Selección Bandera de Uruguay  Uruguay
Part. (goles) 70 (26[2] )
Página web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Washington Sebastián Abreu ( Minas, Lavalleja, Uruguay; 17 de octubre de 1976) es un futbolista uruguayo que juega de delantero. Actualmente integra el club Santa Tecla FC.

Debutó en 1994 en Defensor Sporting. Actuó con mucho éxito en diferentes clubes del mundo, como el Club Nacional de Football, Deportivo La Coruña, San Lorenzo de Almagro, Gremio de Porto Alegre, UAG Tecos, Cruz Azul, Club América, Dorados de Sinaloa, Monterrey, Club San Luis, Tigres de la UANL, River Plate, Botafogo y Rosario Central, obteniendo campeonatos y siendo goleador en varios torneos.

Además, Abreu juegó 70 partidos con la selección uruguaya, destacando la Copa Mundial de Fútbol de 2002 y 2010, donde anotó 26 goles.

Trayectoria

Sus comienzos

Los comienzos del "Loco" en el mundo del fútbol son en el club Plaza Rivera, un equipo de niños de la ciudad de Minas. Posteriormente pasa a Filarmónica, un humilde equipo familiar, dirigido por Raúl Iribarne Márquez y su tío, Rubén Abreu. Sus primeros pasos en cancha de 11 se dan en el Club Nacional de Minas en el año 1987. En 1992 debuta para el Nacional de Minas jugando contra Olimpia de ese mismo departamento. Su primer gol lo anota contra Las Delicias. Ese mismo año Sebastián integra la Selección Juvenil de Lavalleja y en 1993 es citado por Rudi Rodríguez para integrar la Selección Uruguaya Sub 17 para jugar el Sudamericano de Colombia. En ese campeonato juega sólo 45 minutos en el último partido del campeonato contra Bolivia y convierte 2 goles.

Una vez finalizado ese torneo comienza una puja entre Nacional, Defensor, Danubio y Peñarol para tener al "Loco" en sus divisiones formativas. Finalmente, Defensor Sporting logra hacerse de sus servicios. Abreu realiza un rápido ascenso por las divisiones inferiores del club hasta llegar a Primera División. Con tan sólo un año en quinta división y medio año en cuarta a fines de julio de 1994 Abreu asciende al primer equipo. En 1996 participa en la Copa Libertadores de América y marca 6 goles. Su equipo quedó eliminado en octavos de final por la Universidad de Chile en la tanda de penales, pero la actuación de Sebastián no pasa desapercibida.

Nacional

En Nacional, club del que es hincha entusiasta, Abreu jugó por tres períodos diferentes: en 2001, 2003 y 2004- 2005. En las tres etapas conquistó títulos para el club de sus amores: la Copa Apertura en 2003, y el Campeonato de Primera División en 2001 y 2005. Su confeso fanatismo por Nacional lo llevó a ser reconocido y respetado por la hinchada antes de ponerse la camiseta alba. Ejemplo de su fervor tricolor es el hecho de que Abreu siempre jugó en Nacional por una mínima fracción del sueldo que otros clubes habrían pagado de acuerdo a su cotización internacional, llegando incluso en un período a jugar sin aceptar remuneración.[5] Dirigido por Hugo De León logra el Campeonato Uruguayo, ser el goleador del equipo, ganarle las finales del Campeonato a Danubio, ganar y anotarle a Peñarol y marcar la escalofriante cifra de 17 goles en 18 partidos. En 2003 luego de disputas administrativas, y la constante oposición del Peñarol por impedir que el "Loco" jugara en Nacional, le permiten jugar solamente 7 partidos donde anota 8 goles, incluidos 2 goles en el encuentro clásico, festejados de una manera muy particular. Su aporte en esos 8 partidos resulta fundamental para la obtención del Campeonato Apertura 2003, dirigido por Daniel Carreño.

River Plate

En enero de 2008 acordó su llegada a préstamo por 18 meses con el Club Atlético River Plate, su primer gol en River fue contra su ex equipo, San Lorenzo de Almagro por el Torneo Pentagonal de Verano 2008. El 17 de abril de 2008 a través de su conversión de tres goles a San Martín de Porres, River Plate se clasifica para la tercera fase de la Copa Libertadores 2008, quedando actualmente segundo en la tabla de goleadores del torneo con siete goles. En 2008, cuando le restaba un año de contrato y el presidente Aguilar deseaba extenderle el vínculo por una temporada más, Sebastián Abreu aceptó el ofrecimiento de Beitar Jerusalén, de Israel. La crítica relación que se generó en el plantel, tras el escándalo que protagonizó Ortega, fue una de las razones que empujaron al uruguayo a tomar la decisión. El atacante, que convirtió nueve goles en el semestre, dos en el torneo y siete en la Copa Libertadores, firmó un contrato de 1.200.000 dólares por año por 3 temporadas. "Es una baja que se va a sentir muchísimo, Abreu era fundamental para el grupo", reconoció un allegado al DT Simeone. El 20 de septiembre de ese mismo año, el Loco regresó a River Plate firmando contrato hasta diciembre de 2010. En lo que resta de dicho año solo podrá disputar la Copa Sudamericana 2008 debido a que el período de pases del fútbol argentino ya se encontraba cerrado. A partir de enero de 2009, pasaría a integrar con normalidad el plantel que disputará el torneo local, pero el 9 de enero de 2009 aceptó el ofrecimiento de la Real Sociedad, de la Segunda División de España.

Real Sociedad

Abreu llegó a la Real Sociedad apadrinado por el que había sido su entrenador en Dorados de Sinaloa, Juanma Lillo. Debutó en la última jornada de la primera vuelta de Liga con la Real Sociedad, el 24 de enero de 2009. Desde su llegada se convirtió en el referente indiscutible del equipo txuri-urdin en la delantera, jugando 18 de los 22 partidos que restaban de temporada. (se perdió algún encuentro por compromisos de su selección). Marcó 11 goles siendo el máximo goleador del equipo a pesar de haber jugado solo media temporada. Sin embargo los goles de Abreu no fueron suficientes para enganchar al club a la lucha por el ascenso, ya que la Real Sociedad quedó descolgada en el tramo final de la Liga y acabó 6.ª a 15 puntos del ascenso. En el recuerdo de su breve paso por la Real Sociedad quedó especialmente la tripleta que marcó a domicilio al Xerez Club Deportivo, equipo que a la postre quedaría campeón y lograría el ascenso. A pesar de su gran rendimiento y sus números de gran goleador, el jugador uruguayo no acabó de cuajar del todo entre la afición realista por el estilo poco combativo y parsimonioso de su juego y por la forma en la que se produjo su marcha del club, al haberse anunciado ya su fichaje por el Aris Salónica antes de finalizar la temporada.[6] .

Aris Salónica

La estancia de Abreu en el fútbol griego se prolongó por menos de medio año. Abreu jugó un total de 9 partidos oficiales con el Aris, 8 en la Liga y 1 en la Copa, marcando 5 goles (3 en Liga).

El 18 de diciembre de 2009 se anunció el abandono de Abreu del equipo griego a causa de los impagos del Aris Salónica y de no haberse cumplido las expectativas creadas.

Botafogo

Abreu firmó por uno de los grandes de Río de Janeiro, el Botafogo, por dos temporadas en enero del 2010 tras plantearse ir a la Real Sociedad[7] y el Málaga Club de Fútbol. Pero finalmente firmó por el Botafogo por dos temporadas. Rápidamente se tornó referencia del actual equipo y el gran ídolo de la afición no sólo por el buen fútbol pero también por llevar el número 13, el mismo que llevaba Zagallo, una de las leyendas (Diego Boria). Ayudó al Botafogo a ser campeón del Campeonato Carioca, siendo el 2º goleador de la competición con 12 goles y anotó el penal que dio a Botafogo el triunfo y el título en la victoria 4-1 sobre el grande rival del equipo, el Flamengo.

La directiva de Botafogo resolvió extender el contrato que Sebastián Abreu tenía con el club hasta el 31 de diciembre de 2011 y además de incluir una cláusula especial de recisión con multa de 20 millones de reales (11,3 millones de dólares al cambio). El "Loco" aseguró que fue consultado por la Universidad de Chile y la Universidad Católica de Chile, pero se siente cómodo en Río de Janeiro donde ya es ídolo de la "torcida" del club de la "Estrella Solitaria". También logró un acuerdo para recibir un porcentaje de las ventas de la camiseta "Celeste Albinegra" número 13, que homenajea su participación en el Mundial 2010.

Vuelta a Nacional

El "Loco" tras su desvinculación con Botafogo vuelve al club que es hincha e ídolo para toda la parcialidad tricolor y vuelve para jugar su cuarta etapa en Nacional. El ídolo tricolor fue recibido y presentado en el Gran Parque Central con tres mil hinchas que acudieron al estadio.[9]

Rosario Central

La etapa como jugador del Club Atlético Rosario Central se dio luego del ascenso a Primera División de Argentina en el año 2013. En el balance del primer torneo que le compete al uruguayo, jugó 9 partidos y convirtió 5 tantos (0.55%) siendo el máximo artillero de su equipo en esa Temporada Inicial. En su repertorio como goleador con la camiseta "centralista" ese torneo anotó: 3 (tres) de penal contra Godoy Cruz, Colon y Argentinos Juniors; y, 2 (dos) de jugada contra Arsenal de Sarandí y Boca Juniors. A partir del torneo final 2014, el "loco" se ganó la titularidad en el equipo, y con el cariño del público "canalla", y aunque no pudo lograr ser convocado nuevamente para la selección, logró asentarse nuevamente en un equipo de primera división.[16] en total, el uruguayo jugó en el club rosarino por 1 año y medio.

Sociedad Deportiva Aucas

Terminado su pasaje por Rosario Central el delantero de 38 años volvió a Nacional, propietario de su ficha, quien lo cedió nuevamente a préstamo, esta vez a Aucas, de Ecuador, club que se convirtió entonces en el número 20 en la carrera del futbolista. El 17 de mayo del 2015 jugó su último partido contra Barcelona Sporting Club en su despedida del Fútbol Ecuatoriano.[18]

De nuevo tricolor

Una vez que Abreu terminó su pasaje por el Aucas de Ecuador, el minuano volvió al bolso de Gustavo Munúa.

Other Languages