Seabiscuit (caballo)

Estatua de Seabiscuit.

Seabiscuit (23 de mayo de 1933 - 17 de mayo de 1947) fue un caballo de carreras purasangre de Estados Unidos, campeón de múltiples carreras en este país. Tras unos inicios poco prometedores, se convirtió en un triunfador inesperado y en un símbolo de esperanza para muchos estadounidenses durante la Gran Depresión. La historia de Seabiscuit fue adaptada al cine, en una primera película, La historia de Seabiscut (The Story of Seabiscuit), en 1949; en 2001, Laura Hillenbrand, escribió un libro sobre Seabiscuit, Seabiscuit: An American Legend, que fue adaptado al cine en 2003, Seabiscuit, película que fue nominada para el Óscar a la mejor película ese año.

Primeros años

Seabiscut nació el 23 de mayo de 1933, hijo de Swing On y Hard Tack, que a su vez era hijo de Man O'War.[1]​ El nombre de Seabiscuit, se le impuso por su padre, Hardtack, también denominada "Sea biscuit", que es como se conocen en inglés un tipo de galletas consumidas habitualmente por los marineros. El potro creció en Claiborne Farm, Paris (Kentucky), siendo entonces propiedad de Gladys Mills Phipps, dueño de una poderosa cuadra de caballos de carreras.

Sus primeros pasos fueron titubeantes, de poca clase y escasa calidad equina. Gustaba de dormir durante largos períodos y comer sin medida. Inicialmente fue entrenado por el legendario Sunny Jim Fitzsimmons, que ya había obtenido la llamada Triple Corona de Estados Unidos. Como gran especialista, Fitzsimmons vio cierto potencial en Seabiscut, pero consideró que el caballo era excesivamente perezoso y dispuso que la mayor parte del tiempo fuera utilizado como esparrin de Omaha, ganador de la Triple Corona en 1935. Así fue como Seabiscuit se encontró relegado a un tratamiento propio de puras razas de menor entidad. No pudo conseguir ni una sola victoria en ninguna de sus primeras diez carreras, y la mayoría de veces terminó con sus huesos retozando de nuevo en el campo. Después de eso, se le utilizaba tan solo para cubrir eventualidades, lesiones, etc., de último momento y el caballo se convirtió en el blanco de pesadas bromas. Alcanzados los dos años de edad Seabiscuit corrió treinta y cinco veces, que para el momento era un duro calendario de carreras: venció por primera vez y a lo largo de cinco ocasiones, terminando segundo en otras siete. Sin embargo, al final de la temporada fue empleado para otros fines mucho menos nobles para una pura raza como Seabiscuit: caballo de escolta, entrenar a otros caballos, etc.

Durante la siguiente temporada de carreras el potro perdió cualquier atisbo de espectacularidad y sus dueños lo vendieron al empresario de automóviles Charles S. Howard. Su precio, $7.500, no fue realmente un precio de ganga para un caballo de la época y se justificaba en que Fitzsimmons todavía pensaba que Seabiscuit tenía cierto potencial. En realidad, Seabiscuit nunca fue considerado como un mal caballo por Fitzsimmons, aunque tanto en la película de 2003 como en el libro de Hillenbrand presenten al pura sangre como mal considerado por sus primeros mentores. Muchos caballos de carreras, puras sangres, nunca llegan a estrenarse y no logran ganar ni una sola carrera en toda su vida. Definitivamente, Seabiscuit aún no había mostrado todo su potencial cuando Howard lo compró.

Other Languages
čeština: Seabiscuit
English: Seabiscuit
suomi: Seabiscuit
français: Seabiscuit
Nederlands: Seabiscuit
norsk: Seabiscuit
polski: Seabiscuit
Türkçe: Seabiscuit
中文: 海洋饼干